Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Maratón de solidaridad

La gran campaña de donación de sangre que arranca este viernes pretende lograr en diez días 7.000 reservas extra

ampliar foto

Una nube de globos rojos y autobuses tintados marcan el perímetro de la gran campaña de donación de sangre que arranca este viernes en la plaza de Cataluña de Barcelona. Los sanitarios desplazados al hospital de campaña habilitado en la céntrica plaza barcelonesa empañan sus tradicionales pijamas blancos con sudaderas bermellón mientras charlan con los primeros donantes que suben a las camillas. La solidaridad se viste de rojo durante los próximos 10 días. El objetivo: conseguir 7.000 donaciones extra para mantener las reservas de sangre durante todo el invierno.

Bajo el lema "La suerte de donar", el Banco de Sangre y Tejidos de Cataluña pone en marcha una gran maratón de solidaridad. Más de 100.000 personas necesitan sangre en Cataluña anualmente y, aunque las reservas a estas alturas del año son suficientes —hay sangre de sobra para hacer transfusiones los próximos ocho días—, los hospitales ya se adelantan a las consecuencias de la epidemia de gripe que está por venir. El año pasado, por estas fechas, sólo había sangre suficiente para cinco días. "Vuestro gesto solidario nos salva la vida", ha celebrado un portavoz de la Asociación Catalana de Hemofilia.  La maratón siempre se celebra tras las fiestas de navidad porque es el momento en el que más bajan las donaciones y, por tanto, las reservas de sangre.

Más de 100.000 personas necesitan sangre en Cataluña cada año

Durante la primera hora de campaña, ya habían donado 75 personas. Este viernes y el sábado, los autobuses y el hospital de campaña para donar estarán abiertos al público en la plaza de Cataluña y, a partir de la semana que viene, la maratón se trasladará a los hospitales catalanes.

Como agasajo a los donantes este año, y haciendo un guiño al nombre de la campaña, los donantes recibirán una galleta de la suerte. El dulce lleva dentro un mensaje escrito por algún receptor agradeciendo su acto de solidaridad. "¿Sabes que mi padre salvó su vida por una donación como la tuya? No tengo palabras de agradecimiento. Esther". Ese fue el mensaje escondido en la galleta del nuevo consejero de Salud, Toni Comín, que ha inaugurado la maratón esta mañana.

Durante la primera hora de campaña, ya habían donado 75 personas.

Comín se ha mostrado "contentísimo" con su primer acto como titular del Departamento de Salud e incluso se ha atrevido a parafrasear sobre el proceso soberanista. "Todo lo que esta haciendo, este proceso constituyento, es para hacer un país más solidario. Y si tenemos una expresión de solidaridad pura esa es la donación de sangre", ha celebrado. Por su parte, la comisionada de Salud del Ayuntamiento, Gemma Tarafa, ha elogiado el eslogan de la campaña —"es una suerte para los receptores, porque pueden recibirla y para los donantes, porque significa que son personas saludables"— y ha advertido de la necesidad de tener suficientes reservas de sangre en los hospitales. "Una de cada cinco personas necesitarán sangre a lo largo de su vida y esta no es una cifra menor", ha alertado.

El banco de sangre se ha marcado conseguir 7.000 donaciones, el mismo objetivo que se marcó el año pasado aunque, en ese caso, llegó a alcanzar las 8.000 reservas extra.