Cifuentes quiere reducir diputados, eliminar aforamientos y listas abiertas

La presidenta madrileña acuerda con Ciudadanos un cambio en el Estatuto de Autonomía y en la Ley Electoral, pero el partido de Rivera rechaza modificar las circunscripciones

ampliar foto

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha decidido modificar el Estatuto de Autonomía, la Ley Electoral y la Ley de Gobierno, lo que supone eliminar los aforamientos, limitar los mandatos a dos legislaturas, reducir diputados, variar la circunscripción electoral, establecer listas abiertas, y evitar la acumulación de cargos públicos mediante un sistema de incompatibilidades.

Estos cambios legislativos requieren en muchos casos mayorías cualificadas, por lo que el PP empezará a buscar un consenso permanente con el resto de grupos parlamentarios. Algunos de estos cambios ya fueron planteados por los dos presidentes regionales anteriores, Esperanza Aguirre e Ignacio González, pero nunca encontraron el consenso necesario para llevarlos a buen puerto. Cifuentes deja entender que lo volverá a intentar de nuevo.

El PP ya lo intentó dos veces

En noviembre de 2011, la entonces presidenta Esperanza Aguirre ideó dividir la Comunidad en 43 circunscripciones electorales e introducir un sistema de “doble urna” inspirado en el modelo alemán. Un tercio de los escaños saldrían de esas circunscripciones y los dos tercios restantes (86 de los 129 actuales) a través de listas cerradas. Hubo un rechazo frontal. Solo UPyD se mostró dispuesto a estudiar la propuesta.

El Partido Popular, bajo mandato de Ignacio González, propuso en 2014 de nuevo elegir a un tercio de los diputados regionales mediante 43 circunscripciones. PSOE e IU amenazaron entonces con presentar sendos recursos ante el Tribunal Constitucional.

El PP rechazó en abril de 2015 la convocatoria de un pleno extraordinario solicitado por UPyD en la Asamblea para que se votara sobre su propuesta que pretendía poner fin al aforamiento.

Las modificaciones requieren de la aprobación de medidas legislativas que se van a agrupar en dos normas, teniendo en cuenta los requisitos necesarios para su aprobación, y los tiempos necesarios para ello: una Ley de modificación de la Ley Orgánica de Estatuto de Autonomía, y una Ley de modificación de diversas leyes autonómicas de carácter ordinario.

El Estatuto de Autonomía se cambiará en los artículos 10.2, 11.6 y 25.1 para suprimir el aforamiento de los diputados regionales y de los miembros del Gobierno de la Comunidad de Madrid, incluida su presidenta; en segundo lugar, reducción del número de diputados; en tercer lugar, limitación del mandato del presidente y de los consejeros a dos legislaturas, y en cuarto lugar, modificación de la circunscripción electoral de la provincia. El cambio en los límites de las circunscripciones (en vez de una serían 43) ya fue planteado en la anterior legislatura por los Ejecutivos de Esperanza Aguirre e Ignacio González, ambos del PP, pero nunca se llegó a un acuerdo con los grupos de la oposición, ya que para llevarlos a cabo es necesario cambiar el Estatuto de Autonomía, que requiere una mayoría cualificada de dos tercios en la Asamblea de Madrid.

Además, los planes de Cifuentes quieren evitar que el desempeño de los cargos públicos del máximo nivel se convierta "en una profesión", fijando para ello un horizonte temporal máximo de dos legislaturas. Los diputados no podrán ser alcaldes, concejales o viceconsejeros.

Cifuentes no contempla forzar, según ha dicho en rueda de prensa, a los actuales diputados regionales con otro cargo a renunciar a su acta parlamentaria. “Las leyes no tienen carácter retroactivo. De manera voluntaria podrían hacerlo [renunciar]. Pero cuando un alcalde o concejal se presenta a las elecciones, tiene el mandato de los ciudadanos que lo han votado, y hay que respetarlo”. Todos los viceconsejeros del Gobierno de Cifuentes han renunciado a sus actas de diputado regional. Antes de cerrar el acuerdo, Ciudadanos intentó sin éxito que estos políticos con doble cargo abandonasen la cámara.

Cifuentes propondrá en el próximo congreso nacional –para el cual no hay fecha- que se cambien los estatutos internos del PP y se facilite la celebración de primarias para la configuración de las listas electorales, y así “dar más participación a la militancia”. Cifuentes intentó sin éxito que el PP se comprometiese a ello en el acuerdo de Gobierno.

El plan ha sido consensuado con Ciudadanos, según el PP. Ignacio Aguado, portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, ha confirmado esta mañana que el pasado jueves se reunió con Cifuentes y le exigió que pusiese en marcha el Plan de Regeneración Democrática, que incluye las medidas que ha anunciado hoy la presidenta de la Comunidad. "Todo está incluido en el acuerdo de investidura", afirma el líder de Ciudadanos. No obstante, Aguado rechaza que ellos vayan a apoyar una modificación de las circunscripciones electorales, tal y como pretende Cifuentes. "No queremos cambiarlas. En eso estamos totalmente en desacuerdo", afirma.

Por su parte, el PSOE ha mostrado esta mañana su estupor por "haberse enterado por la prensa" de las medidas que quiere tomar Cifuentes. "Nadie nos ha llamado. Ya nos ha pasado varias veces. Es la política que sigue Cifuentes: grandes anuncios en medios. No es una manera de hacer las cosas", indican las fuentes consultadas. No obstante, el PSOE se muestra favorable a "la regeneración democrática, aunque esto no son formas".  José Manuel Franco, coportavoz de los socialistas, fue más allá: “Se han sacado este conejo de la chistera para tapar los déficits en la gestión, como las listas de espera, la desigualdad social o los problemas educativos". Franco tacha incluso la división de Madrid en circunscripciones de "pucherazo de calculadora".

 Tampoco tenía idea del plan Podemos, que ha mostrado su disgusto de enterarse por la prensa:   "No parece demasiado democrático". La formación cree que el Gpbierno "debería haberlo hablado antes con el resto de grupos parlamentarios", porque en su opinión el PP "no tiene ninguna legitimidad para hablar de regeneración democrática, al haberse demostrado que es el epicentro de la corrupción en la Comunidad de Madrid". Podemos está a favor del fin de los aforamientos, pero no comarten la reduccción del número de diputados. "A Cifuentes le gustaría que fuese como el Senado [listas abiertas], que el PP con un 29% de los votos tiene mayoría absoluta en la cámara. Quieren limitar la pluralidad de la sociedad mediante leyes electorales que distorsionen la voluntad popular".

Cifuentes ha decidido así adelantarse a los planes del PP nacional que también había planteado cambios en la legislación electoral nacional, aunque hasta ahora no había dado nunca el paso de exigir listas abiertas o establecer un máximo de permanencia para los presidentes de Gobierno. Cifuentes, además, da este volantazo político antes de la renovación del presidencia del PP regional, un cargo que actualmente desempeña Esperanza Aguirre, la portavoz popular en el Ayuntamiento.

Más información