Cataluña logra récord de trasplantes con 954 intervenciones en 2015

La actividad crece un 5% con respecto a 2014 pero todavía hay 1.335 personas en lista de espera por un órgano.

ampliar foto

Cataluña ha vuelto a batir su propio récord histórico en trasplantes. Los hospitales catalanes realizaron 956 intervenciones en 2015, un 5,2% más que el año anterior. La tendencia al alza de los trasplantes se debe, principalmente, al incremento de donaciones, en concreto en 2015, de cadáveres. El hospital Clínic de Barcelona vuelve a ser líder, tanto en donaciones como en intervenciones.

Trasplantes en 2015

Renal: 647

Hepático: 161 

Cardíaco: 66

Pulmonar: 58

Pancreático: 22

Aunque los trasplantes más habituales son los renales (647 intervenciones en 2015), los que más han aumentado con respecto a 2014 son los cardíacos. Los trasplantes de corazón se han incrementado en torno al 18%, y los de páncreas alrededor del 16%. El Clínic también ha sido líder en todo en Estado en trasplante pancreático.

Los únicos trasplantes que se han reducido han sido los de hígado (aunque en números absolutos sólo se ha hecho una intervención menos que en 2014) y pulmón. Las operaciones pulmonares han disminuido un 13%, pero el hospital Vall d'Hebron de Barcelona se mantiene líder del Estado en este tipo de trasplantes.

En el aumento de las donaciones está la clave del nuevo récord en Cataluña. “Ésta no es una dinámica habitual. Los índices de donación son extremadamente buenos y estamos especialmente contentos porque hemos roto la tendencia a la baja de los últimos en donación de cadáver”, explicó el director de la Organización Catalana de Trasplantes (OCATT), Jaume Tort. En 2015 se redujeron un 6% las negativas familiares a donar.


Más donantes cadáver


Con el aumento de donaciones de cadáveres (256 en 2015), la tasa de donante se sitúa sobre los 34 por millón de habitantes. La cifra, aunque lejos de la que registra España (39,7 por cada millón de habitantes) es cinco puntos superior a la anotada en Cataluña en 2014.

“Hasta ahora, el récord nos lo ha permitido la donación de paciente vivo, que corregía la falta de donante cadáver”, aseguró Tort. De hecho, los donantes vivos de riñón en Cataluña, por ejemplo, suponen el 40% de todos los donantes renales del Estado.

Tort también puso muchas expectativas en el auge de la donación asistólica, esto es, de pacientes vivos pero en situación terminal a los que se les elimina el esfuerzo terapéutico. Este tipo de donación aumentó un 91,7% en 2015.

El director de la OCATT alertó, sin embargo, de que las buenas cifras del año pasado no son suficientes. Todavía hay 1.335 personas en lista de espera por un órgano.

Más información