Selecciona Edición
Iniciar sesión
Ópera

Les Arts estrena hoy el montaje de La Fura dels Baus sobre ‘Samson et Dalila’

Roberto Abbado cederá la dirección musical de la ópera el 20 de enero a Plácido Domingo

La ópera Samson et Dalila,de Camille Saint-Saëns se estrenó el martes en el Palau de les Arts Reina Sofía en un espectáculo actualizado por La Fura dels Baus. El recinto estrena 2016 con este montaje cuya dirección musical recae en Roberto Abbado, que cederá su batuta el próximo día 20 de enero al tenor Plácido Domingo por su 75 cumpleaños.

El maestro milanés dirige su primera ópera como titular de la Orquestra de la Comunitat Valenciana, formación con la que debutó la pasada temporada en Don Pasquale, de Donizetti, y con la que ofreció un monográfico de Berlioz con las obras Sinfonía fantástica y Lélio en noviembre.

La ópera coral de inspiración bíblica Sanson et Dalila será interpretada por el tenor Gregory Kunde (Sansón) y la mezzosoprano Varduhi Abrahamyan (Dalila). Según el intendente del Palau de les Artes, Davide Livermore, "el repertorio francés regresa así al teatro valenciano con una de sus obras cumbre, una gran ópera de inspiración bíblica que nos habla de los conflictos entre pueblos y religiones envueltos en el exotismo y sensualidad de la partitura de Saint-Saëns".

La ópera supone el "reencuentro" de Les Arts con La Fura del Baus, que, según el intendente, "ha firmado momentos inolvidables en los 10 años del teatro operístico" con el Anillo del Nibelungo o la Trilogía Romana.

Según ha explicado, el grupo teatral ha "actualizado" para su estreno en Valencia esta producción, que ha sido alquilada a la Opera de Roma con vestuario de Chu Uroz y videoproducción de Marc Molinos y cuenta con "un potente elenco vocal".

Para Zamira Pasceri, de La Fura dels Baus, la idea de la puesta en escena quiere expresar el tema bíblico pero también la guerra y el conflicto, tanto entre los pueblos y las religiones como desde el punto de vista más humano, de los conflictos interiores.

Así, la ceguera de Sansón puede representar un castigo pero también "una oportunidad de introspección mística y humana", una "dualidad constante" se expresa en escena través de los colores blanco y negro.

Para el tenor estadounidense, su personaje es un "semidiós" que no puede evitar las tentaciones y refleja "la historia humana, de alguien que tiene un escollo y lo supera", como le pasó a él, que superó un cáncer.

La mezzosoprano armenia ha confesado que aspiraba a cantar algún día el papel de Dalila, en el que ahora se estrena, y ha explicado que el objetivo de su personaje es "conquistar a Sansón con su aspecto físico pero también con su sensualidad vocal".

El elenco se completa con el barítono francés André Heyboer en el papel de sumo sacerdote, Jihoon Kim como viejo hebreo, David Frucci como primer filisteo, el valenciano Javier Galán como segundo filisteo y los integrantes del Centro Plácido Domingo Alejandro López (Abimélech) y Emmanuel Faraldo como mensajero filisteo.

Orquestación exigente

Según el director musical, Roberto Abbado, la ópera más conocida de Saint-Säens ofrece una partitura de orquestación suntuosa, compleja y exigente tanto para coro y orquesta como para los cantantes solistas.

“Camille Saint-Saëns compuso una grand opéra muy del gusto de finales del siglo XIX: una historia de inspiración bíblica o religiosa como también vemos en Nabucco o Salome, en un entorno lejano y exótico, similar a otros títulos como Aida o L’Africaine.”

“En lo musical, Saint-Saëns recurre a elementos wagnerianos como los leitmotiven y a una dualidad entre judíos y filisteos, de forma que cuando se refiere a los primeros utiliza modelos musicales muy trabajados con referencias a Händel y Bach, que se contraponen a la música con la que se describe a los filisteos, más luminosa y sensual y propia de una religión pagana”, ha explicado Roberto Abbado.

Más información