OCIO

L’Ocenogràfic tendrá una entrada desde la Ciudad de las Ciencias

Calatrava trabaja con la Generalitat en las opciones para concluir el Ágora

ampliar foto

L'Oceanogràfic de Valencia estará conectado directamente con el Ágora y el Museo de las Ciencias a través de una rampa para acercarlo más a la ciudad. Ahora el acuario tiene una sola entrada por la calle de Eduardo Primo Yúfera, una zona un tanto desangelada ocupada por las vías de una línea de Metrovalencia que no se ha llegado a utilizar.

El nuevo acceso ha sido confirmado este lunes por los responsables de la Ciudad de las Artes y las Ciencias y de L'Oceanogràfic en la presentación de las novedades del acuario, que permanecerá cerrado hasta febrero para terminar varias obras.

El director general de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, Enrique Vidal, ha confirmado que el Ágora, el último de los edificios del complejo diseñado por Santiago Calatrava, será concluido este año. Vidal ha indicado que el arquitecto valenciano afincado en Suiza está colaborando en las posibles formas de culminar el inmueble. La primera consiste en instalar en la parte superior las lamas móviles previstas inicialmente en el proyecto. En la segunda se exploran otro tipo de soluciones más económicas.

Vidal ha señalado que el requisito básico es la "seguridad", pero que siendo la Ciudad de las Artes y las Ciencias un "icono mundial", en ningún caso se cerrará "con hormigón" ni se hará una "chapuza". El trencadís se mantendrá y se repararán las zonas ahora deterioradas. En febrero se cumplirán tres años de la paralización en la construcción del edificio, que ya ha costado más de 90 millones de euros y carece de una finalidad clara. Cuando las dos opciones técnicas y sus costes estén sobre la mesa, "el que paga", esto es, la Generalitat a través de la Ciudad de las Artes, elegirá la alternativa más adecuada, ha señalado Vidal.

Tiburones martillos y mariposas

L'Oceanogràfic estará cerrado varias semanas para introducir novedades. Contará con un espacio para cocodrilos sudafricanos, "en peligro de extinción", según han explicado la presidenta de Avanqua, nueva gestora del acuario, y Juan José de Torres, su director general. Se instalará también cerca de la entrada tradicional de L'Oceanogràfic un acuario con tiburones martillo, y otro que alojará a peces payaso, la subespecie a la que pertenece el personaje de Nemo, protagonista de la película de la productora de animación Pixar.

El delfinario actual será remodelado con la introducción de una pantalla de luces LED de 60 metros cuadrados y se abrirá un hábitat de tortugas terrestres gigantes. También se mejorará la visibilidad de los leones marinos de la Patagonia y se creará un nuevo espacio para los leones marinos de Steller.

El aviario, en forma de globo gigante, pasará a tener una estructura en forma de árbol de 12 metros de altura en lugar de los actuales cables para mejorar las condiciones de los pájaros, reptiles y peces que viven en él.

El lago de L'Oceanogràfic, actualmente con mucho cloro, será "menos transparente" pero más natural. Con plantas acuáticas y abierto a las aves migratorias que suelen hacer escala en la Albufera, ha indicado De Torres.

En la zona del ártico se instalará un sistema que reproducirá las luces de la aurora boreal en la cúpula de 1.600 metros cuadrados. Se construirá un mariposario de 200 metros. En él "se podrá observar todo su ciclo de vida, desde orugas a mariposas". Y volverá a haber pingüinos rey.

Todo ello implicará una inversión de nueve millones de euros este año. Hasta 2025, cuando expira la concesión ganada por Avanqua, impulsada por Aguas de Valencia, la inversión prevista asciende a 25 millones.