Selecciona Edición
Iniciar sesión

El examen para conductor de Metro estaba en Internet antes de celebrarse

La empresa no repetirá la prueba a pesar de que ésta circulaba en la red desde el domingo

A las 08.41 de la mañana del domingo empezaron a circular por Internet fotografías con las preguntas y respuestas del test psicotécnico del examen para conductor de Metro, al que se presentaron 11.600 personas para 360 puestos de trabajo. Faltaban todavía dos sesiones por realizarse: a las 11.30 y a las 15.00. En las imágenes distribuidas y recogidas por las redes sociales estaba el examen completo con las 36 cuestiones contestadas. Metro rechaza repetir la prueba porque considera que “no ha habido irregularidades ni filtraciones”. Los sindicatos exigen que se realice de nuevo y se investigue lo ocurrido.

El examen para conductor de Metro Madrid se celebró este fin de semana en dos días y siete turnos entre sábado y domingo. Lo organizó la empresa Tea Cegos, una consultoría que ganó un concurso público por 277.090 euros. La prueba constaba de dos partes: un test psicotécnico de 36 preguntas, en el que se declaraba al alumno como apto o no apto, y el examen de comportamiento y personalidad, de 147 cuestiones sí puntuables.

La primera parte es la que ha sido objeto de una filtración. Las imágenes de lo que parecen ser unas fotocopias del test con las respuestas marcadas a bolígrafo azul llevan desde la mañana del domingo circulando por la red. Sin embargo, desde Metro insisten en que no ha habido irregularidades: “No procede repetir las pruebas”.

El consejero delegado de Metro, Juan Bravo, declaró ayer a EL PAÍS que “nadie pudo sacar el examen de la sala ni fotografiarlo”, por lo que no se trataría de una filtración, aunque sí reconoce que las preguntas del examen fotografiado son las mismas que las de las pruebas del fin de semana.

Sábado y domingo: mismo examen

Una de las principales quejas del sindicato UGT y opositores es que las preguntas eran las mismas para todos los modelos de examen tanto para el sábado como para el domingo. Bravo avala que las preguntas fueran las mismas para todos los modelos porque al estar en orden diferente y con el control de la sala no había peligro.

Una de las hipótesis que barajan los sindicatos y los opositores es que alguien que se examinara el sábado buscara el test del examen en uno de los cuadernillos con los que trabajan en las academias, que están disponibles en las papelerías, y lo distribuyera. “Eso sí es posible”, reconoce Metro.

Por esta causa, los representantes del comité de empresa de Metro piden la anulación del examen: “Sí hace falta repetirlo, que se repita”. Los sindicatos van a elaborar una denuncia por ser “un proceso poco transparente” en el que han encontrado “varias irregularidades”: los alumnos debían escribir el examen a lápiz, en vez de a bolígrafo, “con las consecuentes posibilidades de manipulación”, y los opositores no recibieron justificante por haber realizado el examen, por lo que “no se puede reclamar”. “Tampoco se ha respetado la confidencialidad de los exámenes oficiales: los aspirantes entregaron el test firmado con nombre y apellidos”, denuncia una fuente del sindicato UGT.

El consejero delegado de Metro no se ha pronunciado sobre estos aspectos técnicos: “El procedimiento es el que la empresa ha tenido por adecuado. Desconocemos cómo lo ha hecho”. A este respecto, Bravo ha añadido que Metro “se reserva el derecho de emprender acciones legales para defender su transparencia”.

Terminar en 10 minutos

Son muchos los opositores que dicen haberse quedado sorprendidos por algunos compañeros que terminaron el examen de 36 preguntas en menos de 10 minutos durante las pruebas de las 11.30 y las 15.00 horas del domingo. Uno de ellos es Manuel, quien realizó en esta primera sesión del día 10 de enero en el aula B. “Durante el examen me di cuenta de que una persona terminó demasiado rápido, pero en ese momento no piensas en nada raro”, explica este aspirante que dice estar incrédulo ante lo sucedido. “El examen que se ve en las fotografías de Internet es exactamente el que yo hice”.

Más de mil opositores se han reunido en un grupo de Facebook y han recogido casi 4.000 firmas en una petición en Change.org en la que exigen al Comunidad la impugnación del examen. “Vamos a luchar para que se repita el examen. No se ha respetado el principio de igualdad”, asegura un opositor que no quiere dar su nombre, “el miércoles vamos a poner una denuncia colectiva”.

Metro no repetirá el examen: “No hubo irregularidades”

El consejero delegado de Metro de Madrid, Juan Bravo, aseguró ayer que no van a repetir el examen, puesto que “no ha habido irregularidades ni anomalías”. La empresa afirma que ha contrastado las fotografías distribuidas por la Red y que no se corresponden con el examen oficial. “Lo hemos comprobado fácilmente: el formato es distinto y el documento de la imagen está grapado diferente”, explica Bravo, que, sin embargo, sí reconoce que “las preguntas sí son las del examen del fin de semana”.

“No ha habido filtraciones porque nadie pudo sacar el examen de la sala ni hacerle fotografías”, argumenta. Aunque admite que “es posible” que alguien que hubiera realizado el examen el sábado y reconociera el test en un libreto pudiera hacer fotocopias y distribuirlo. “Pero eso no es una filtración”, insiste.

La confianza de Metro en la concesionaria Tea Cegos es “máxima” pues “es difícil encontrar en España una empresa con más experiencia, calidad y transparencia”.

Más información