Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Cuarteto Casals toca el cielo

Por primera vez una formación española graba la integral de los cuartetos de Schubert

El Cuarteto Casals está acostumbrado a romper moldes. Nunca antes, una formación española de cámara había llegado tan alto en la escena internacional, manteniendo una presencia regular en los mejores auditorios del mundo, entre ellos el Carnegie Hall de Nueva York, el Wigmore Hall de Londres, el Musikverein de Viena o la Philharmonie de Berlín. Ahora dan un nuevo paso en su proyección mediática con el lanzamiento del primer volumen de una ambiciosa empresa, la primera grabación en directo de los 15 cuartetos de cuerda de Franz Schubert en alta definición, en una colección de cinco DVD/Blu-ray de una calidad de vídeo y sonido excepcional.

Dos años de trabajo, mucha ilusión y ese punto de audacia que acompaña a un reto mayúsculo a nivel artístico y técnico. Toda una aventura en la que los miembros del Cuarteto Casals —los violinistas Abel Tomàs y Vera Martínez Mehner, el viola Jonathan Brown y el violonchelista Arnau Tomàs— han hecho historia al convertirse en el primer cuarteto español que afronta semejante aventura discográfica.

Ambiciosa y compleja producción, a tres bandas, en la que el cotizado cuarteto catalán ha tenido como compañeros al sello discográfico independiente Neu Records y al Auditori de Barcelona; en su sala de cámara Oriol Martorell interpretaron la integral schubertiana en cinco conciertos que fueron grabados del 12 de octubre al 9 de noviembre de 2013.

Si el hecho de tocar los cuartetos de Schubert ya es uno de los grandes desafios en la carrera de un cuarteto, grabarlo en directo, rodeados de cámaras y micrófonos, añade máxima presión a los intérpretes. "Estamos acostumbrados a grabar en estudio, y a ser muy minuciosos en los detalles acústicos más delicados, pero saber que te están filmando durante el concierto añade una presión psicológica extra", comenta el violonchelista Arnau Tomás. "Aunque sabes que tienes oportunidad de hacer pequeños retoques en el proceso de postproducción, grabar en directo siempre impone respeto", añade.

Para su hermano, el violinista Abel Tomás, la grabación ofrece detalles novedosos que les han sorprendido, y eso que por su larga trayectoria discográfica en el sello Harmonia Mundi, el Cuarteto Casals posee amplia experiencia en este terreno. "Grabar esta integral en directo fue una experiencia muy intensa y estamos muy satisfechos con el resultado, porque en esta realización audiovisual la capacidad de apreciar hasta el mínimo detalle de cada versión es sorprendente", comenta el violinista Abel Tomás.

Schubert logró en su Cuarteto núm. 14 en re menor, D. 810 'La muerte y la doncella' una de las cimas absolutas de la expresión musical romántica. Por ello ha sido escogida como obra estelar del primer volumen de la edicion —ya disponible en las tiendas y portales de internet— que se presenta en triple formato con el objetivo de llegar a todos los público: Blu-ray en alta definición, DVD y formato digital de Vídeo HD reproducible en cualquier ordenador. La colección constará de cinco volúmenes que iran apareciendo en el mercado a lo largo del 2016.

"Aunque somos un sello especializado en música contemporánea y no habíamos trabajado nunca en vídeo, aceptamos el reto al contar con la realización videográfica de Igor Cortadellas para lograr una estética visual y musical diferentes a las grabaciones convencionales", comenta Santi Barguñó, del sello Neu Records, principal responsable del sonido de una produccíon innovadora.

La captación de esa atmósfera especial que se vive en un concierto en directo ha sido una de las obsesiones del equipo técnico de esta producción, que ha contado con la colaboración del experto en técnicas de grabación surround Michael Williams. "Al ser en directo, hay que captar la energía del público sin interferir la magia del concierto, y para lograrlo utilizamos un sistema surround de cinco micrófonos de alta precisión, colgados del techo y situados a una altura que permite tener el máximo control de la relación entre el sonido del cuarteto y la acústica de una sala llena de público", señala Barguñó.

"El proceso de postproducción ha sido muy largo, pero necesario para lograr el nivel técnico deseado, ya que si grabas al Cuarteto Casals estás jugando en la Champions de los cuartetos de cuerda", dice el realizador Igor Cortadellas. "Para captar la tensión y la crudeza del directo hemos trabajado con 10 cámaras fotográficas que nos permitían conseguir una estética artesanal más próxima al cine, con ángulos y puntos de vista que añaden atractivos a la filmación".

Los miembros del Cuarteto Casals también se han implicado en el proceso de postproducción para conseguir la mejor recreación de un ciclo que entusiasmó al público del Auditori. "Los conciertos fueron un éxito, con las entradas agotadas en casa sesión y un público fiel y entregado que aporta a la grabación en directo ese punto de calidez y verdad que no se puede conseguir en un estudio de grabación", explica Robert Brufau, director de programación del Auditori.