Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Salellas: “Hemos enviado a Mas a la papelera de la historia”

Los anticapitalistas insisten que no apoyarán las políticas antisociales ni los recortes de Junts por el Sí

"Desde la CUP hemos enviado a Mas a la papelera de la historia". Así de contundente ha sido el diputado de la CUP, Benet Salellas, que ha salido a explicar el resultado de la reunión de la cúpula del partido. Salellas ha anunciado que los diputados Josep Manel Busqueta y Julià de Jódar serán quienes abandonen su acta tras la investidura como "gesto" hacia CDC. "La lectura de los resultados del 27-S era la correcta. Mas no tenía los apoyos suficientes y debía irse, no es un tema de vencedores ni vencidos", ha aseverado.

Salellas ha asegurado que todo el grupo parlamentario de la CUP se ofreció para dimitir y ha explicado que la decisión se ha tomado colectivamente. Esta mañana se ha reunido el consejo político, que incluye a representantes de las asambleas territoriales de la CUP y de las organizaciones como Endavant y Poble Lliure.

La CUP decidirá después del Pleno de esta tarde quiénes serán los dos diputados que se incorporen a las "dinámicas parlamentarias" de Junts pel Sí. En ningún caso se integrarán en la coalición: "Seguimos teniendo un grupo de 10 diputados con voz propia". Salellas ha insistido en que el acuerdo es "reversible", no les "liga a la hora de aceptar ninguna política antisocial ni recortes". El diputado también ha enviado "a la papelera de la historia" a los consejeros Boi Ruiz, Irene Rigau y Felip Puig, además de al todavía presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas.

La CUP ve con buenos ojos al nuevo candidato: "Carles Puigdemont tiene la ventaja de que no es el hijo político del pujolismo". Salellas ha dicho que con este acuerdo han cumplido el mandato de la asamblea que pidió "ni Mas ni marzo". Es decir, han conseguido que Mas de un paso atrás y que no haya elecciones anticipadas en marzo por quinta vez. "Hoy se ha escrito la última página del pujolismo", ha zanjado.

El exdiputado David Fernández y la diputada Anna Gabriel, que hará el discurso por la CUP en el Pleno de investidura, llegaron del País Vasco justo al final de la reunión, ayer participaron en una manifestación en Bilbao en apoyo a que acerquen a los presos de ETA a Euskadi. Gabriel se mantendrá como diputada pese a ser una de las caras visibles de la CUP más contraria a la investidura de Mas. Serán Mireia Vehí y Joan Garriga quienes entren en el Parlament por los dos diputados que dejan su acta, y Mireia Boya ocupará el escaño de Ramon Usall, el diputado por Lleida que abandona por "motivos estrictamente personales".

Benet Salellas no se ha referido a la dimisión del actual líder de la CUP, Antonio Baños, que anoche dejó en manos de la organización su escaño. El diputado ha comentado que la formación no ha tenido noticias de que haya cambiado de idea, por lo tanto, han dado por hecho su renuncia tras la investidura de Puigdemont.

La sede de la Candidatura d'Unitat Popular en Barcelona ha sido el lugar de encuentro esta mañana. Ha estado llena para tomar la última decisión antes del Pleno. El Consejo político de la CUP y el Grupo de acción parlamentaria iniciaron su reunión a las 11:00 de este domingo.

El Secretariado y algunos de los 10 diputados de la formación anticapitalista, entre ellos Eulàlia Reguant, Benet Salellas y Julià de Jódar, también han estado presentes en la deliberación para exponer cómo han ido las negociaciones con la coalición de CDC y ERC. La CUP ha comunicado el resultado de la reunión ante su sede en la calle Casp. A tiempo para llegar al Parlament para asistir a la Junta de Portavoces que ha convocado la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, para las 16:00 horas.

Más información