Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
cronología

Tres años de reto independentista

El nombramiento de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat mantiene con vida el proceso soberanista catalán

Junts pel Sí y la CUP han llegado a un acuerdo para que el nuevo presidente de la Generalitat sea el alcalde de Girona, Carles Puigdemont. Con la decisión, los partidos evitan unas nuevas elecciones en Cataluña y mantienen con vida el proceso soberanista. Así se ha llegado hasta aquí. 

3 de enero de 2016. Tras tres meses de negociaciones, la CUP toma la decisión definitiva: mantener el veto a Mas y apostar por un candidato alternativo. Los dirigentes de la formación anticapitalistas lo acaban decidiendo tras una asamblea que acaba en un empate entre los partidarios y los contrarios a ceder los votos a Mas. Cataluña parece abocada a unas nuevas elecciones, pero empiezan los movimientos para encontrar una alternativa que evite las urnas.

9 de noviembre de 2016. El Parlament vota la declaración de ruptura, que marca el inicio del proceso soberanista. Una concesión de Junts pel Sí a la CUP para asegurarse la investidura de Artur Mas que no recibe nada a cambio. Los anticapitalistas aguantan el veto al presidente en funciones, que no logra la investidura ni en la primera votación, el mismo día 9, ni en la segunda, el día 12.

27 de octubre de 2015. Junts pel Sï y la CUP registran en el Parlament una propuesta de resolución que anuncia el "inicio del proceso de creación del Estado catalán independiente" que, añade, tendrá "forma de república". La intención de los grupos independentistas es que su aprobación en el Parlament sirva para empezar a negociar los términos de la independencia con el Gobierno-que no le da ninguna validez- y la UE.

21 de octubre de 2015. Si Mas quería aprovechar la declaración ante el TSJC para convencer la CUP de la investidura, el segundo registro de la Guardia Civil en la sede de la CDC (el primero había sido en agosto) da al traste con sus planes. La policía detiene al tesorero del partido por supuestas comisiones del 3% en obras públicas, un caso que también afecta a las adjudicaciones del Ejecutivo de Mas.

15 de octubre de 2015. Mas es citado a declarar ante el TSJC por la organización de la consulta como imputado. El presidente convierte su citación en una manifestación en su apoyo, que le vale el reproche del Poder Judicial, que ve cuestionada su independencia. El líder de CDC se hace acompañar por alcaldes que apoyan el proceso, y rodea el acto de simbolismo al coincidir con el 75 aniversario del fusilamiento del presidente de la Generalitat, Lluís Companys.

27 de septiembre de 2015. Junts pel Sí, la coalición de CDC y ERC, vence las elecciones, aunque no obtiene la mayoría absoluta. El independentismo gana en escaños (con la CUP suman 72 diputados, cuando la mayoría se fija en 68), pero no en votos. Pese a ello, Junts pel Sí y la CUP se ven legimitados para seguir adelante con el proceso, con un escollo: la formación anticapitalista quiere la renuncia de Mas. Ambas formaciones se ponen a negociar la hoja de ruta independentista y el plan social antes de abordar la investidura.

11 de septiembre de 2015. Por cuarto año consecutivo, la Diada se convierte en una exibición de fuerza del independentismo, que llena la Meridiana de Barcelona. Aunque menos numerosa que otros años, la marcha vuelve a superar las expectativas y refuerza las expectativas de los independentistas para las elecciones. La manifestación coincide con el primer día de la campaña electoral.

14 de julio de 2015. Tras la ruptura con Unió, CDC y las entidades soberanistas fuerzan a ERC a configurar una lista conjunta para las elecciones del 27-S. La Candidatura d'Unitat Popular, la otra formación independentista, se desmarca. El pacto entre CDC y ERC incluye que el exeurodiputado de ICV Raül Romeva lidere la lista, aunque Mas aspira a la reelección como presidente desde el cuarto puesto. El programa incluye medidas sociales y la promesa de hacer efectiva la independencia en 18 meses. La candidatura se nutre de independientes, como la expresidenta de la ANC Carme Forcadell.

18 de junio de 2015.Convergència y Unió rompen su matrimonio político tras 37 años de relación. El avance del proceso soberanista fuerza la ruptura, queconlleva la salida de los consejeros democristianos del Gobierno catalán. Mas celebra que, con la marcha de los cargos de Unió, el Ejecutivo es plenamente independentista

24 de mayo de 2015. Las elecciones municipales suponen un jarro de agua fría para CiU y Esquerra. La federación nacionalista pierde la alcaldía de Barcelona frente a Barcelona en Comú, la nueva formación de Ada Colau, y ERC se queda muy lejos de ser alternativa. El discurso social vence al soberanista en los comicios.

14 de enero de 2015. Mas convoca elecciones para el 27 de septiembre, en un nuevo adelanto electoral. Su objetivo es que los comicios se conviertan en un plebiscito sobre la independencia. Tras semanas de rifirrafe con ERC, enrarecidas por el caso Pujol, CiU y los republicanos pactan ir por separado, aunque con un programa común. El debate desgasta las opciones de Oriol Junqueras para hacer el sorpasso a Mas.

9 de noviembre de 2014. Tras semanas de incertidumbre, en el que la Generalitat renuncia a buscar amparo legal a la consulta y opta por un "proceso participativo" con ayuda de voluntarios, Cataluña celebra la votación soberanista, con una participación del 33%. De los 2,3 millones que votan, 1,8 lo hacen a favor de la independencia. La Generalitat celebra la jornada como un éxito.

27 de septiembre de 2014. Mas convoca la consulta soberanista para el 9-N, firmando el decreto que da luz verde a preguntar sobre la independencia. El Parlament había aprobado días antes la ley de consultas, con el que la Generalitat quería dar amparo legal al texto. El Constitucional tarda dos días en suspender la consulta por unanimidad pero Mas, forzado por sus socios, decide seguir adelante.

11 de septiembre de 2014. Las dudas sobre la celebración de la consulta marcan la Diada, que por tercer año consecutivo se convierte en un clamor independentista. Esta vez, una manifestación en forma de V cruza las dos principales arterias de Barcelona, con centenares de miles de persnoas que reclaman a Mas que organice el 9-N diga lo que diga el Tribunal Constitucional. La demanda la resume la presidenta de la ANC, Carme Forcadell, en una frase: "President, ponga las urnas"

30 de julio de 2014. Rajoy y Mas se reúnen por última vez en La Moncloa, sin llegar a ningún acuerdo. El presidente catalán entrega un documento al jefe del Ejecutivo con 23 propuestas que resumen las quejas de Cataluña. Rajoy promete estudiarlas, pero la Generlaitat lamenta que nunca ha recibido respuesta.

25 de mayo de 2014. El descenso de CiU que anunciaban los sondeos posteriores a los comicios de 2012 se concreta en una derrota electoral:Esquerra Republicana gana las elecciones europeas en Cataluña. La victoria no cambia nada en el Gobierno catalán, que sigue liderando Mas, pero sí que da inicio a un proceso de tensión entre ambas formaciones, enfrentadas por el liderazgo del proceso soberanista.

8 de abril de 2014. El Congreso dice no a la consulta. Los diputados del Parlament Jordi Turull (CiU), Marta Rovira, (ERC), y Joan Herrera (ICV), presentan en las Cortes una petición para que el Estado ceda las competencias sobre referéndums a la Generalitat, una vía para hacer la consulta legal. El rechazo es rotundo, pero la decisión no frena las intenciones del Gobierno catalán.

12 de diciembre de 2013. Tras meses de negociaciones, CiU, Esquerra, Iniciativa y la CUP pactan que la consulta será el 9 de noviembre de 2014 con dos preguntas: ¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado? Sí o no”. A continuación, y en caso afirmativo, “¿Quiere que este Estado sea independiente? Sí o no”. El PP y el PSOE responden que la consulta no se hará porque es inconstitucional

11 de septiembre de 2013.Segunda gran manifestación independentista: una cadena humana cruza Cataluña de punta a punta, cubriendo 400 kilómetros de recorrido. La exigencia de los manifestantes es que los partidos favorables al derecho a decidir lleguen a un acuerdo para fijar una fecha y una pregunta para la consulta. Los intentos de Mas y de Rajoy para encontrar una salida al conflicto -a finales de agosto se habían reunido en secreto- quedan en agua de borrajas. Tampoco las advertencias de la UE, que avisa de que una Cataluña independiente quedaría fuera de la Unión, frenan al independentismo.

8 de mayo de 2013. El Tribunal Constitucional suspende la declaración de soberanía del Parlament, al admitir a trámite el recurso del Gobierno. Tras casi un año de deliberación, el Alto Tribunal sentencia que la proclamación de Cataluña como "sujeto soberano" es ilegal, aunque acepta que el concepto del "derecho a decidir" puede tener encaje en la Constitución.

12 de abril de 2013. Mas crea el Consejo Asesor de la Transición Nacional, encargado de diseñar el Estado catalán. El ente, presidido por el magistrado Carles Viver Pi-Sunyer, redacta 18 informes sobre cómo debe ser la Cataluña independiente.

23 de enero de 2013. El Parlamento catalán aprueba un texto en el que proclama la "soberanía jurídica y política del pueblo catalán". El texto, que marca el camino hacia la consulta sobre la independencia sin fijar su fecha, se aprueba por amplia mayoría con 85 votos a favor (CiU, Esquerra, Iniciativa y un diputado de la CUP), 41 en contra (PSC, Partido Popular, Ciutadans) y dos abstenciones (el resto de la CUP)

18 de diciembre de 2012. CiU y Esquerra llegan a un acuerdo para asegurar la investidura de Artur Mas. Los republicanos deciden quedarse en la oposición pero servirán de sustento en el Parlament. El programa fija que el Gobierno se compromete a convocar un referéndum sobre la secesión para 2014, a cambio de votar el plan económico de Mas, caracterizado por los recortes.

25 de noviembre de 2012. Las elecciones catalanas arrojan una mayoria de los partidos que defienden la consulta sobre la secesión pero suponen un varapalo para Mas. El presidente aspira a mayoría absoluta y pierde doce escaños. La mayoría de ellos van a Esquerra Republicana, con una defensa de la secesión sin tapujos.

20 de septiembre de 2012. Artur Mas y Mariano Rajoy se reúnenpara hablar de un modelo de financiación análogo al concierto vasco. El encuentro acaba sin acuerdo, y Mas decide avanzar las elecciones con la promesa de convocar un referéndum sobre la independencia. "O aceptas el pacto fiscal o te atienes a las consecuencias"; avisa Mas a Rajoy, según el relato del presidente del Gobierno.

11 de septiembre de 2012. Un millón y medio de personas, según la Guardia Urbana, marchan por Barcelona reclamando la independencia. La manifestación, organizada por una recién nacida Asamblea Nacional Catalana, desborda las previsiones. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, que gobernaba con la promesa de un pacto fiscal, proclama que es el momento de que Cataluña tenga estructuras de Estado.