El Ayuntamiento revisa 854 edificios construidos en la posguerra

El plan se anunció en agosto después de que se desplomaran dos bloques de viviendas en solo dos semanas

Un reconocimiento inicial determinó que 990 edificios construidos en la capital durante la posguerra, concretamente entre 1940 y 1958, necesitaban una revisión. Son bloques de viviendas levantados en una época de migraciones rurales hacia la capital, realizados de forma urgente y con materiales de baja calidad. Entre octubre y diciembre se han inspeccionado 854 inmuebles, ya que no se ha conseguido localizar a los propietarios del resto. La iniciativa partió del Ayuntamiento de Madrid después de que este verano, en solo dos semanas, se desplomaran dos bloques de viviendas.

No existe expediente de inspección abierto para ninguno de los edificios antiguos registrados. No ha hecho falta porque en agosto, el Consistorio anunció un plan de revisión extraordinario ante los supuestos fallos de la Inspección Técnica de Edificación (ITE). En solo 15 días se habían desplomado dos edificios: un inmueble en la calle de la Duquesa de Tamames, en Carabanchel, y otro en Bravo Murillo, en el distrito de Tetuán. El último episodio se produjo el jueves, cuando las grietas en dos pilares de un edificio en Carabanchel obligó al desalojo de 18 personas por riesgo de derrumbe. Siete vecinos se han ido a alojamientos facilitados por el Ayuntamiento. El resto, se han instalado en casas de familiares.

La intención del plan de revisión era “detectar de forma preventiva daños estructurales o inestabilidad de elementos constructivos en edificaciones que pudieran suponer un riesgo para las personas”, explicó Ana Perpiñá, directora general de Control de Edificación del Consistorio. Lo hizo el 16 diciembre en la Comisión Permanente de Desarrollo Urbano, al ser preguntada por Ciudadanos sobre la situación del plan.

Esperando las conclusiones

Las inspecciones, que se iniciaron en octubre, terminaron el 30 de noviembre. Desde ese momento se analizan los informes realizados por arquitectos e ingenieros con el objetivo de emitir unas conclusiones sobre las necesidades que tienen los edificios inspeccionados. El resultado, que estará listo en las próximas semanas según fuentes de la Concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible, determinará que tipo de intervenciones necesitarán los inmuebles.

El plan ha contado con un presupuesto de 470.000 euros que no supone coste adicional, ya que se ha utilizado un remanente de la concejalía. Los trabajos han sido realizados por empresas externas y cualificadas que recibieron la adjudicación de estos servicios.

Más información