Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La reducción de barrenderos por Navidad agrava la suciedad

Dos de las concesionarias de limpieza, Sacyr y OHL, reactivaron su ERE temporal entre los días 29 y 31 dejando a casi 300 trabajadores sin empleo durante dos días

ver fotogalería

Dos de las cuatro empresas concesionarias de limpieza, Valoriza-Sacyr y OHL-Ascan, reactivaron su ERE temporal entre los días 29 y 31 dejando a casi 300 trabajadores sin empleo en plena campaña de Navidad. Esta reducción sumada a las vacaciones y días festivos, que supuso casi un 30% menos de personal, ha agravado la crisis de suciedad que vive Madrid desde que la anterior alcaldesa, Ana Botella (PP) firmara los contratos de limpieza. El Ayuntamiento asegura que a partir del día 1 de enero no ha faltado ningún trabajador y que se están realizando “inspecciones exhaustivas” para controlar.

Las hojas se acumulan en las aceras. El buen tiempo las ha mantenido en los árboles tres meses más de lo habitual y el fuerte viento las ha descargado de golpe. Su caída, unida al aumento de basura por la celebración de las fiestas navideñas, se ha producido en un momento delicado en las plantillas de las empresas de limpieza. Además de la habitual reducción de empleados —desde la entrada en vigor del contrato licitado por Ana Botella (PP) en 2013 hay 2.000 trabajadores menos—, durante dos días 270 trabajadores de las empresas Valoriza-Sacyr y OHL-Ascan se vieron afectados por un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) que los mandaba al desempleo.

Estas dos empresas tienen los lotes 2, 3 y 4, por lo que la reducción de personal ha afectado a 11 de los 21 distritos: Arganzuela, Retiro, Salamanca, Chamartín, Fuencarral-El Pardo, Moncloa-Aravaca (menos Argüelles), Ciudad Lineal, Hortaleza, Latina, San Blas-Canillejas y Barajas.

11 distritos afectados por el ERTE

La reactivación del ERTE durante dos días por parte de dos de las cuatro concesionarias, Valoriza-Sacyr y OHL-Ascam, afectó a 11 distritos, los lotes 2, 3 y 4 del contrato.

El lote 2 corresponde a Arganzuela, Retiro, Salamanca y Chamartín. Lo obtuvo Sacyr y redujo un 33,8% el número inicial de trabajadores: de 1.308 a 866. Además, el ERTE resta 107 empleados, dejando una plantilla de 759.

El lote 3 cubre Fuencarral-El Pardo, Moncloa-Aravaca (menos el barrio de Argüelles) y Latina. Lo ganó Sacyr. Ha pasado de 1.013 trabajadores a 638 (un 37% menos). El ERTE afecta a 77, por lo que quedan 561.

El lote 4 incluye Ciudad Lineal, Hortaleza, San Blas-Canillejas y Barajas. Lo Ganó OHL y pasó de 1.015 trabajadores a 707 (un 30,3% menos). Al aplicar el ERTE se reduce en 87 empleados: quedan 620.

El resto de lotes fueron ganados por otras dos empresas. El lote 1 (Centro, Tetuán, Chamberí y Argüelles) por Ferrovial —que nunca llevó a cabo ningún ERTE—, y los lotes 5 y 6 (Puente de Vallecas, Moratalaz, Villa de Vallecas, Vicálvaro, Carabanchel, Usera y Villaverde) por FCC, que retiró el ERTE en septiembre.

Ha sido en estas zonas donde han coincidido el ERTE y la habitual reducción de personal por las fechas navideñas, alrededor del 30% según datos de CC OO. Esta concurrencia ha agravado el problema de suciedad que tiene Madrid desde que se redujo en 2013 su plantilla al 40%. “En Navidad hay más actividad económica, y en consecuencia se genera mucha más basura, por lo que la falta de trabajadores se ha visto reflejada en la situación de las calles”, explican fuentes de CC OO.

Las asociaciones de vecinos también han registrado una mayor acumulación de cajas y basura en los contenedores: “Estos días todos creamos más basura y hay menos gente limpiando. Es lógico que se acumule”, razona Pilar Sánchez, vicepresidenta de la asociación de la UVA de Hortaleza. Marta Reñores, portavoz de los vecinos de Moncloa-Aravaca, es de la misma opinión: “En Navidad hay más acumulación de basuras. Nosotros no tenemos contenedores particulares, sino grandes. La basura se queda ahí, pase o no el camión de recogida”.

Además, las hojas de los árboles han caído todas de golpe y se han convertido en el gran reto de los limpiadores. Se ha creado un equipo específico, compuesto por 410 personas y 134 barredoras, pero siguen cubriendo las aceras. “La acumulación de hojas, y más cuando están mojadas, pone nerviosa a la gente por las caídas. Es fundamental resolver ya el tema de la limpieza”, razona Purificación Causapié, portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento. Aunque el PSOE “valora los esfuerzos” de Carmena, no los ve suficientes: “Es necesario llegar a una solución estructural, no valen los parches puntuales. Hay que sentarse con las empresas. Los sindicatos pueden mediar”.

Única solución: más personal

Los sindicatos, por su parte, consideran que la única solución es poner más personal. “Sin eso Madrid nunca va a estar limpio. Hace falta renegociar las condiciones del contrato integral”, apunta CC OO. El aumento de la plantilla es la meta común de todos los partidos. El PSOE opta por pedir responsabilidades a las empresas, ya que prestan un “servicio público y fundamental”, y Ciudadanos se inclina por eliminar las multas y aplicar un sistema de bonificaciones. “Se trata de premiar a las empresas que hagan un buen trabajo y cumplan los objetivos. Las sanciones no benefician a las empresas, por su imagen, ni al Ayuntamiento”, razona Sergio Brabante, portavoz de Medio Ambiente y Movilidad. Su solución: aumentar los presupuestos de Medio Ambiente.
El PP enseña fotos

El PP, que distribuyó el viernes por redes sociales varias fotografías sobre la basura en distintos lugares del centro de Madrid, considera que “la ciudad ha tocado fondo con la suciedad. Nunca habíamos estado tan mal”, afirma Íñigo Henríquez de Luna, portavoz del grupo popular. “El Ayuntamiento tiene que ponerse en serio, hacer cumplir con los indicadores de calidad y dejarse de cuentos con los ERTES”.

Karin González, responsable de saneamiento urbano de la Comunidad de Madrid y de limpieza viaria de Comisiones Obreras, relata: “El 22 de diciembre nos avisaron de que volvía a activarse el ERTE. La mayoría del personal estuvo entre uno y tres días sin trabajar. Pero el 1 de enero volvimos todos”. El Ayuntamiento lo ratifica. “Se reactivó durante dos o tres días, pero el 1 no había ni un solo trabajador que no estuviera en su puesto. Ya hemos advertido a las empresas que no queremos ERTE”, declaran fuentes municipales.

“El plan de choque funcionó, pero falta mantenimiento”

Las asociaciones de vecinos perciben los barrios más limpios que cuando gobernaba la corporación de Ana Botella (PP). “Se nota que durante estos meses han metido más barrenderos porque vemos una mejoría, leve, aunque sea pequeña”, explica Maite Rioja, presidenta de la Asociación de Vecinos de Begoña, en Fuencarral-El Pardo.

Según Rioja, durante estos últimos meses, especialmente desde noviembre, las calles están mejor: “Durante los últimos cuatro años había tanta suciedad que nadie era capaz de quitarla”.

En el distrito de Hortaleza, Pilar Sánchez, presidenta de la asociación de vecinos de la UVA, es de la misma opinión: “Aquí estaba todo fatal y lo primero que hizo el nuevo gobierno fue una limpieza de choque que funcionó muy bien, pero ahora está empeorando otra vez por falta de mantenimiento”. Sánchez apostilla que debido al contrato de Botella pasaron de tener cuatro trabajadores a uno.

Por su parte, Ana Martínez, presidenta de la asociación de Ciudad Lineal, cree que todo está igual: “Los contratos son los que son, el nuevo Gobierno no puede hacer más”.

El Gobierno local amenazó a finales de diciembre a Sacyr y OHL con aplicarles “de forma irremediable las sanciones más altas contempladas en los contratos” sino retiraban el ERTE. Estas empresas declinaron hacer declaraciones a este periódico. Ahora, los inspectores municipales están contabilizando y supervisando en qué nivel no se cumplieron los objetivos marcados por el contrato. “No sabemos la cuantía, pero sanciones habrá seguro”, asegura la Concejalía de Medio Ambiente.

Más información