FRANCISCO CALETRIO Exjefe de la Policía Municipal de Madrid

“Me parece lamentable que la policía sea dirigida por un cargo político”

El exjefe de la Policía Municipal asegura que no hay motivos para su destitución y anuncia que estudiará recurrir su cese

ampliar foto

Francisco Caletrio Villa, de 48 años, ha estado al frente de la Policía Municipal de Madrid durante un año y tres meses, tras sustituir en el cargo a Emilio Monteagudo. El pasado jueves, justo tras terminar la campaña de Navidad, la Concejalía de Salud, Seguridad y Emergencias decidió prescindir de sus servicios. La excusa que puso el equipo de José Javier Barbero fue su ingreso en el curso de formación para ascender a subinspector. Caletrio se encuentra fuera de Madrid, pero ha accedido a una entrevista telefónica con EL PAÍS.

Pregunta. ¿Qué le parece su cese?

Respuesta. Mi cese, como la visión que ha dado el equipo de gobierno conforme al Reglamento de Policía Municipal, es que mi puesto era incompatible con el curso de subinspector.

P. ¿Comparte esa visión? ¿No se podría haber optado por la suspensión temporal como en otros casos?

R. Mi destitución no me ha parecido correcta. Cuando hace un mes se me dijo que me iban a cesar, pedí que me prorrogaran en mi puesto para poder dirigir la campaña de Navidad que yo había diseñado. He estado al frente de temas importantes como las preuvas, la Nochevieja o la cabalgata de Reyes. De verdad, creo que hay mejores formas de pagar estos servicios.

“Lo que quiere fomentar la concejalía ya está inventado”

P. ¿Cuál es su balance de los 15 meses al frente de la Policía Municipal?

R. En un año he cumplido más de 340 jornadas laborales. No creo que ningún miembro de la escala ejecutiva pueda decir lo mismo. Tengo diseñado un plan director y un modelo policial que he explicado a los 6.300 agentes y a los sindicatos y que seguiré defendiendo siempre. Lo que me parece lamentable es que la Policía Municipal, a fecha de hoy, no la dirige ni la organiza el inspector jefe, sino que lo hace un cargo político.

P. ¿Cómo debería ser, en su opinión?

R. No comparto esta perspectiva. Debe de haber al frente de este cuerpo un profesional, independientemente quien sea el que forme el equipo de gobierno. Así lo dice el artículo 5 de la Ley de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, precisamente para que esté ajeno a cualquier cambio político.

P. ¿Cómo se va del cargo?

R. Estoy plenamente orgulloso y satisfecho con mi trabajo. Me considero un buen profesional. Como es lógico, tengo mi ideología política, pero cuando trabajo la dejo a un lado. Cuando estoy en mi función policial, siempre la ejerzo desde un punto de vista técnico.

P. ¿Ha tenido algún problema con el equipo de gobierno de Manuela Carmena?

“Estudiaré con mis abogados

recurrir jurídicamente

mi destitución”

R. No he tenido ninguno. Siempre me he movido con vocación y con espíritu profesional.

P. ¿Ha tenido algún roce con José Javier Barbero o con Andrés Serrano, el director de la Policía Municipal?

R. Con Andrés Serrano, casi no he tenido relación. Con el concejal el trato ha sido afable, de compromiso y de relación jerárquica de concejal a inspector jefe.

P. ¿Piensa recurrir su destitución?

R. Lo estudiaré con mis abogados. El cargo de inspector jefe es un puesto legal basado en la libre designación. Eso sí, no existe ningún motivo profesional que justifique haber tomado esa medida [el cese] en mi caso. Siempre he actuado conforme a derecho. No he sido desleal a la institución y he trabajado conforme a la legislación vigente.

P. ¿Ha podido pesar su defensa férrea de las unidades centrales de seguridad el día de san Juan, el pasado 24 de junio?

R. Las UCES han existido en el pasado, lo harán en el presente y en el futuro. Son imprescindibles para reforzar las distintas funciones en los distritos y en seguridad ciudadana en colaboración con el Cuerpo Nacional de Policía.

“Por supuesto, me presentaré al proceso para elegir al nuevo jefe”

P. ¿Y su incidente con un agente de movilidad en la plaza de Cuzco?

R. Lo único que hice fue intervenir en un caso de abuso de autoridad. Le corregí un incumplimiento en su educación y en su uniformidad. Creo que ninguno de los dos casos ha tenido relación con este cese.

P. ¿Su salida puede deberse a que no entra en el futuro plan director diseñado por Barbero?

R. Lo que quiere fomentar la concejalía ya está inventado. El respeto y la defensa del ciudadano se dan en el trabajo policial todos los días. Es un principio básico de funcionamiento, desde los agentes tutor a las oficinas de atención al ciudadano o a la unidad contra el odio. Mi plan director para la Policía Municipal de Madrid coincide con el de Barbero en los pilares fundamentales y profesionales. No existe ningún motivo para cesarme.

P. Ahora se abre un proceso para la elección del nuevo jefe. ¿Piensa presentarse?

R. Por supuesto que me presentaré. Nunca en mi persona ha cabido la dimisión. Tengo capacidades legales para poder desarrollar ahora y en el futuro el cargo de inspector jefe. Entré con 21 años a la policía y he ido subiendo en la escala profesional por promoción. Me saqué mi carrera de Derecho ya dentro del cuerpo y fui elegido por mis méritos para el puesto de inspector jefe por el equipo de la anterior alcaldesa, Ana Botella [del PP], y cumpliendo la legislación vigente. Me mueve sobre todo la vocación.

Más información