Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Barcelona logra la cesión de 137 pisos de particulares para alquiler social

El convenio entre el Ayuntamiento y la Fundación Hàbitat3 ha permitido darle una vivienda a 460 personas

Un total de 137 pisos de particulares fueron cedidos por sus propietarios para engrosar la bolsa de vivienda de alquiler social y de emergencia del Ayuntamiento de Barcelona y que gestiona la Fundación Hàbitat3. El Consistorio y la gestora, impulsada por la Mesa del Tercer Sector, anunciaron ayer la renovación del convenio de colaboración y esperan incorporar en un plazo de cuatro años casi un centenar más de pisos.

Carme Trilla, presidenta de la Fundación, explicó que un total de 460 personas se han visto beneficiadas por el programa que se puso en marcha en diciembre de 2014, durante el mandato convergente. Las familias que reciben los pisos proceden de las Mesas de Emergencia de Vivienda y pagan una media de alquiler de 150 euros. “Tenemos cero insolvencias. Lo novedoso de este programa es que además de la vivienda se hace un seguimiento a la familia a través de los trabajadores sociales”, explicó Trilla. Los arrendatarios además tienen que firmar un consentimiento para permitir visitas domiciliarias en las viviendas que están repartidas por casi todo el territorio de la capital catalana.

La cifra de 235 pisos puede sonar modesta con respecto a las necesidades que tiene la ciudad, pero es la suma que la Fundación puede aguantar con su presupuesto. Los 6,5 millones de euros a los que asciende el programa se dedican a compensar el precio al propietario (un máximo de 700 euros por piso), pagar gastos de gestión y el seguimiento social.

“Más que miedo a alquilar su piso a personas en situación de emergencia el temor a vencer es a que su vivienda salga al mercado del alquiler”, agrega Trilla. Las personas que deciden ceder su piso tienen varias ventajas. Por ejemplo, Hàbitat3 sufraga hasta el 20% de las obras de rehabilitación necesarias para que el piso pueda ser entregado temporalmente a una familia. “Los propietarios además tienen asegurado el cobro de la renta por 36 meses”, explica la presidenta de la Fundación.

Hàbitat3 solo se encarga de buscar y gestionar los pisos vacíos de particulares. La negociación de los que son propiedad de las entidades bancarias la hace directamente el Consistorio. En la mayoría de las ocasiones, explica Trilla, los propietarios llegan a la fundación gracias a un acuerdo con el Colegio de Administradores de Fincas de Barcelona o la red de Oficinas de la Vivienda de Barcelona. Hàbitat3 calcula que en Cataluña son necesarios 230.000 pisos de alquiler asequible para luchar contra la emergencia de vivienda derivada por la crisis.