Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La primera cabalgata de Carmena arranca rodeada de polémica

No hay camellos ni ocas. La zona reservada a los famosos la ocuparán discapacitados

Cabalgata de Ciudad Lineal, celebrada el lunes, en la que una mujer (en el centro) representa a Baltasar. / Luis Sevillano El País Vídeo

Los Reyes Magos entregarán este martes dos toneladas de caramelos en mano (está prohibido lanzarlos) a los niños de Madrid durante la cabalgata, que partirá a las 18.30 desde la plaza de san Juan de la Cruz. Un total de 33 carrozas (dos más que el año pasado) y 2.000 figurantes desfilarán por las calles de la capital en un cortejo en el que el Consistorio gastará 535.000 euros, 10.000 menos que en la edición de 2015. Este año, el desfile está inspirado en el largo viaje de sus majestades de Oriente. No hay previstas precipitaciones durante el desfile, que finalizará su recorrido en Cibeles a las 21.00. También se celebrarán cabalgatas en los distritos, cortejos que antes de comenzar han estado rodeados de polémica.

En esta edición, la primera de Manuela Carmena como alcaldesa, se han modificado las condiciones para acceder a la zona vip. Hasta ahora, en ella se sentaba cada año, sin guardar cola, la familia de la exalcaldesa Ana Botella (PP) y los niños y nietos de personas conocidas del mundo de las finanzas o la cultura. La asistencia de famosos ocupaba siempre espacio en la prensa rosa. Esa zona, que ocupa diferentes espacios del recorrido, se dedica en esta ocasión a los discapacitados.

El desfile dejará atrás Nuevos Ministerios para discurrir por el paseo de la Castellana, la plaza del Doctor Gregorio Marañón, la glorieta Emilio Castelar, la plaza de Colón y el paseo de Recoletos. Terminará a las 21.00 en la plaza de Cibeles, sede del Ayuntamiento, en cuyo exterior se ha instalado un escenario en el que se podrá disfrutar de actuaciones musicales como la de la orquesta de percusión ibérica COETUS, a partir de las 18.00. A lo largo del recorrido, diferentes espectáculos amenizarán la espera de grandes y pequeños, que podrán ocupar uno de los 11.000 asientos que se han colocado a lo largo del desfile. Abrirán al público a las 16.30. Mientras tanto, un dispositivo especial de seguridad velará para que el desfile transcurra sin incidencias. En ese cometido se afanarán 450 policías municipales, 300 efectivos de SAMUR-Protección Civil, 72 agentes de movilidad y 40 miembros del SAMUR social.

La principal novedad de la cabalgata estriba en que este año todos los vehículos han sido preparados de forma coordinada para que exista cierta unidad. La carroza del Ayuntamiento, que será la más corta del desfile (medirá ocho metros de larga) contará con un DJ que reproducirá música procedente de todas las partes del mundo. Está realizada con espejos y 450 bombillas para jugar con las luces, ya que se entregarán unos papelitos al público para que devuelvan los reflejos. Las tres carrozas de los reyes tendrán el mismo diseño: 12 metros de largo. Solo cambiará el color y la actividad con la que está relacionada.

Para disfrutar de este espectáculo se realizaran cortes parciales al tráfico en el centro de la ciudad desde las 9.00, aunque el corte definitivo se producirá a las 16.00. Un total de 27 líneas de autobús de la EMT deberán modificar su recorrido por el desfile. Los cambios comenzarán a las 15.00 y se prolongarán hasta las 22.30. Las calles afectadas serán el paseo de la Castellana (desde Nuevos Ministerios), la plaza de Colón, el paseo de Recoletos, la plaza de Cibeles y el Paseo del Prado. Metro de Madrid tiene previsto un refuerzo desde las 16.00 de este martes, lo que supone un aumento del servicio en un 117% durante la cabalgata. Las líneas con incremento de trenes serán las 1, 2, 4, 5, 6, 7, 8 y 10. También se aumentará el número de operarios en las estaciones (110 personas más) y las medidas de seguridad, que contarán con 91 vigilantes extra.

Polémicas en la celebración

Unas de las polémicas en esta edición de las cabalgatas de los Reyes Magos será la ausencia de animales en la cabalgata, prohibidas por el Gobierno municipal. En 2016 no estarán los tradicionales camellos ni tampoco las 70 ocas del pastor palentino Miguel Espinosa, tras 18 años ininterrumpidos participando en el desfile. En esta decisión no ha afectado el tema económico (Espinosa recibía 4.000 euros por formar parte de la comitiva), sino que se debe a una decisión del Consistorio en defensa de los animales.

Como los Reyes Magos tiene el don de la ubicuidad, también participarán en las cabalgatas de varios distritos de la capital (Barajas; Carabanchel; Hortaleza; Puente de Vallecas; Vicálvaro y Villaverde). Por primera vez, la cabalgata de Villaverde, que ha engalanado las calles del distrito este lunes, ha recibido apoyo del Consistorio en sus cinco años de existencia. También el lunes, las calles de los barrios de Chamartín, Fuencarral-El Pardo, Moratalaz, Tetuán y Villa de Vallecas han contado con la presencia de sus majestades en la vía pública. A ellos se añaden los casos de Ciudad Lineal y de San Blas, en cuyos desfiles se contó con dos mujeres que hacían el papel de Reyes Magos.

La misma situación se llevará a cabo en el distrito de Puente de Vallecas este martes. La polémica de que una reina sustituya a alguno de los Reyes Magos fue aprobada por las comisiones que han preparado la cabalgata. La alcaldesa, Manuela Carmena, afirmó que le parecía “muy bien” que las mujeres hicieran de Reyes Magos porque el disfraz “tiene eso tan bello de intentar jugar”. La medida ha sido criticada por el PP, que considera que “se quiere acabar con las tradiciones cristianas”.

Otro punto de confrontación tiene que ver con que el Ayuntamiento denegara la petición de la Asociación de Madres y Padres (AMPA) del colegio Arenales para participar en la cabalgata de su distrito, Carabanchel, al entender que vulnera el principio de no discriminación. El punto de la igualdad se trata de un requisito indispensable para la participación en este evento, según la comisión organizadora, en el que participa por primera vez el Consistorio. El colegio, vinculado al Opus Dei, es un centro concertado de educación que cuenta con 800 alumnos segregados en diferentes aulas por su sexo.

Más información