De Montjuïc a Sitges

El MNAC cede cinco de sus obras a la colección permanente del Palau Maricel

Quien haya visitado el Cau Ferrat y el Palau Maricel de Sitges en el último año, después de reabrir sus puertas una vez remodelado, habrá tenido la sensación de pasear por un gran museo por el número de obras expuestas; una especie de pequeño MNAC junto al mar Mediterráneo, que se cuela en las salas por las múltiples ventanas de la fachada marítima. La sensación no es baladí ya que si el vínculo que une a estos dos centros viene de lejos, desde octubre de 2014 es mayor, tras la creación de la Red de Museo de Arte de Cataluña en la que el MNAC es el centro de una constelación en la que gravitan 13 museos de arte catalanes, en el que todos colaboran en la difusión de su patrimonio. Hace un año el MNAC depositó en el Museo Comarcal de Manresa 15 obras de Antoni Viladomat, el mejor pintor barroco catalán. Recientemente, ha hecho lo mismo con cinco obras que han viajado hasta Sitges, una localidad con la que tienen una relación muy cercana.

Las pinturas, que fueron presentadas el pasado día 22 por la responsable de los Museos de Sitges Vinyet Panyella, son dos oleos del novecentista Joaquim Sunyer, Les germanes Ribas (1913) y Les dues cotorres (1917); Masia Blanca, pintado en Mallorca por Santiago Rusiñol en 1902; Estudi de Sitges, pintado por Joan Roig i Soler en la localidad alrededor de 1896, y La noia del mocador blanc, pintado por Pere Pruna a comienzos de los años 30. Las cinco han abandonado los almacenes del museo de Montjuïc y se han mudado a las nuevas salas del Palau Maricel de Sitges. Durante la presentación de las nuevas pinturas estuvieron presentes la nieta de Sunyer y dos de los descendientes directos de las hermanas Ribas, protagonistas de una de las pinturas.

El acto sirvió para celebrar el año de apertura de estos dos museos después de la intensa reforma que los mantuvo cerrados durante cuatro años. Durante este periodo han visitado los museos sitgetanos más de 55.000 personas. Más de 87.000, si se suman los visitantes al Museo Romántico, el Palau Maricel y la Fundación Stämpfli. Coincidiendo con la presentación se dio a conocer que Panyella ha sido nombrada comisaria del año Ramon Casas que se celebra en 2016, para conmemorar el 150 aniversario de uno de los artistas más relevantes (junto a Santiago Rusiñol) de la pintura moderna en Cataluña y permitirá poner en valor el conjunto de su obra. Los Museos de Sitges, que conservan una de las colecciones más destacadas de dibujos y pinturas de Casas, que superan en centenar de obras, acogerán una de las exposiciones centrales de esta celebración.