Artur Mas: “Tengo ganas de plantar cara, aquí y en Madrid”

Convergència carga con dureza contra la CUP por el veto

Artur Mas no dará un paso atrás para evitar que haya elecciones en marzo, como le pide la CUP. El presidente en funciones de la Generalitat, que ayer fue rechazado por tercera vez por los anticapitalistas, no piensa ceder: "Tengo ganas de plantar cara en Madrid y a las fuerzas de aquí que no nos lo ponen nada fácil", ha dicho este lunes, antes de entrar a la reunión de la dirección de Convergència. 

Al acabar el encuentro, la formación ha cargado con dureza contra la CUP, a la que ha acusado de romper el proceso independentista. Josep Rull, coordinador general de CDC, ha dicho que la formación anticapitalista "no ha asumido riesgos de pactar con el diferente" y ha acusado directamente a la CUP de ser "la gran aliada de los poderes fácticos y políticos del Estado para echar al presidente de la Generalitat".

Para Rull, "un amplio sector de la CUP ha interpuesto la ideología, la revolución y el socialismo por encima de la independencia y otro sector minoritario opina que no comparte ese planteamiento". "Cuando pasa esto, quien gana es Madrid", ha remachado Rull, para insistir en que "se equivoca la caverna mediática" y el abanico de "partidos unionistas" si creen que el proceso independentista se ha acabado".

Convergència considera que ha negociado "de manera seria y honesta" durante meses con la CUP y que jamás se planteó un candidato alternativo a Mas. "¿Porqué nos han hecho perder el tiemp"; se ha preguntado Rull, visiblemente molesto por el veto de los anticapitalistas

El partido de Artur Mas ha insistido en que no presentará un candidato alternativo y acepta como inevitable la convocatoria de nuevas elecciones. Convergència, ha dicho Rull, pretende repetir la fórmula de Junts pel Sí a la que Esquerra se opondrá, con toda probabilidad.

Mas ha tenido que responder en varias ocasiones sobre una posible retirada en estos tres meses de negociaciones. El líder de CDC, que en su día aseguró que si fuera "un problema" para el proceso soberanista se iría, justifica así su resistencia:  "Yo no soy el problema, el problema es como garantizamos mejor el proceso catalán. Si damos la imagen que aquí quién lo decide todo es la CUP el proceso soberanista descarrilará", aseguró el pasado martes en una entrevista en Catalunya Ràdio. 

Las palabras de Mas frente a la sede de su partido han sido las primeras tras la decisión de la CUP. El líder catalán esperará a mañana para dar sus explicaciones largo y tendido. El presidente en funciones comparecerá tras la reunión semanal de su Ejecutivo, que se prepara para seguir en funciones, como mínimo, tres meses más.

Más información