Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Ayuntamiento de Mont-ral planea denunciar a los promotores de la ‘rave’

El alcalde anuncia demandas los organizadores del evento en una cantera del Alt Camp

Los Mossos d'Esquadra seguían vigilando este domingo la fiesta rave ilegal que desde el pasado jueves se celebra en una cantera abandonada de Mont-ral (Alt Camp). El alcalde de la población, Francesc Xavier Pagès, señaló a Efe su intención de denunciar los hechos ante la policía autonómica.

Los agentes siguen controlando los accesos por carretera a la cantera, donde unas 500 personas participan en la rave, pero no se plantean intervenir para ponerle fin porque sería contraproducente. No obstante, este control ha provocado que en las últimas horas los asistentes se desplacen desde Mont-ral caminando y recorran a pie los pocos kilómetros que separan la fiesta del centro de esta población del Alt Camp, de menos de 200 habitantes, que soportan desde entonces el alto volumen de la música electrónica. El alcalde de la población, Francesc Xavier Pagès, señaló que “el Ayuntamiento tomará medidas para evitar que vuelva a pasar” y avanzó que el consistorio interpondrá una denuncia ante los Mossos para esclarecer quiénes son los responsables de la fiesta, que tiene lugar en la cantera de Julián.

Los vecinos de Cabrera, uno de los núcleos de Mont-ral, con apenas cuatro familias, han sido los que más se han quejado por el ruido de la música y el trasiego de gente por ser la zona más cercana a la cantera. Pagès apuntó que han recibido reclamaciones de “muchos vecinos” porque no han podido dormir en las tres últimas noches, ha indicado que desconocían la celebración de la fiesta y ha mostrado su preocupación por cómo quedará la zona por la basura acumulada y el alto riesgo de incendio de “estos días”.

Es por ello por lo que Pagès aseguró que presentarán una denuncia ante los Mossos para saber quiénes son los organizadores y, si se determina, que “asuman el coste de la limpieza y las posibles responsabilidades”.

“Los primeros inconscientes son quienes organizan estas fiestas”, denunció Pagès, que no supo de su celebración —“nos ha cogido por sorpresa”, dijo— hasta que empezaron a llegar centenares de coches, autocaravanas y furgonetas, con matrículas alemanas, italianas, francesas y españolas en su mayoría, y aparcaron en la explanada de la cantera. La rave se celebra en un Espacio de Interés Natural (PEIN) que cuenta con una protección especial, y por ello los Agentes Rurales patrullan por el recinto en busca de posibles hogueras.