Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La CUP mantiene la división interna la víspera de decidir si inviste a Mas

La última palabra la tiene el Consejo Político que se reúne este domingo a las 10 horas

A pocas horas para que la CUP decida si hace presidente a Artur Mas o provoca la convocatoria de nuevas elecciones en Cataluña, la formación anticapitalista sigue dividida sobre qué posición tomar, por lo que resulta imprevisible aventurar qué sucederá esta mañana.  En las 13 asambleas territoriales  se han celebrado este sábado y que no tienen carácter vinculante han aflorado las dos almas de la CUP ante el dilema planteado. La decisión final la adoptarán 68 personas del consejo político y del grupo de acción parlamentaria.

Después del empate a 1.515 votos a favor y otros tantos en contra de la investidura de Artur Mas que se registró el pasado día 27 en la asamblea de la militancia celebrada en Sabadell, la dirección de la CUP ha anunciado que no se repetirá ese escenario, porque de ser así, seguirían discutiendo hasta adoptar una postura definitiva. La reunión de la que depende el rumbo que tome la política catalana en los próximos meses y que también influirá en el panorama político español ha empezado a las diez de la mañana en un local de Barcelona y una hora después de que finalice, la dirección de la CUP ofrecerá una rueda de prensa.

Desde que se celebraron las elecciones catalanas del 27 de septiembre, la CUP y Junts pel Sí han celebrado maratonianas sesiones negociadoras para acercar posiciones y ofertas de un plan de choque social, pero todo eso ha quedado en papel mojado para el día de hoy. El consejo político de la CUP y el grupo de acción parlamentaria son los dos órganos que se reúnen para decidir sobre los temas trascendentales y este domingo deberán votar sobre dos escenarios posibles.

El primero comportaría rechazar la investidura de Artur Mas y se concretaría en que cinco diputados de la CUP votasen a favor y otros cinco en contra. Si ganase esta opción la sesión parlamentaria nunca se llegaría a celebrar y se convocarían nuevas elecciones en Cataluña antes del próximo 10 de enero.

La segunda opción sobre la que decidirá la CUP es aprobar la investidura de Mas en segunda votación, que se concretaría en el voto favorable de dos diputados y la abstención de otros ocho. En previsión de este escenario, el Parlamento catalán ya ha reservado fechas. La sesión de investidura se iniciaría el lunes 4 por la tarde con el discurso del presidente catalán y finalizaría el jueves 7 por la tarde, con la segunda votación, pues Mas no obtendría la mayoría absoluta en la primera, prevista para el martes 5 por la tarde.

En el caso poco probable de que la CUP votase de forma mayoritaria en la reunión de este domingo tanto la primera de las opciones como la segunda, se iría a una tercera y definitiva votación, según explica la formación anticapitalista, en una nota hecha pública.

Mientras tanto, este sábado ha aflorado la división interna que vive la formación desde hace semanas  durante la celebración de las trece asambleas territoriales de la CUP celebradas en toda Cataluña.

Así, por ejemplo, la asamblea de Barcelona, que aglutina al sector más reacio a la investidura, ha optado de manera clara por un no a Mas con el 80% de los votos y solo un 20% a favor. Del mismo modo, en las asambleas del Penedès y del Camp de Tarragona también se acordó un no a la continuidad del presidente en funciones con el voto de un 60% de los militantes.

En otras comarcas, el resultado ha sido distinto, como en el caso del Maresme-Nord o Girona, donde la militancia de la CUP se pronunció a favor de la investidura, mientras que en la asamblea territorial de Alt Ter se produjo un empate.

El resultado de estas asambleas territoriales, así como de las 155 de asambleas locales celebradas entre el 29 y el 31 de diciembre, no es vinculante para la decisiva reunión de hoy, aunque sí se remiten las actas con las votaciones para su consideración.

Los representantes que envía cada una de las asambleas al Consejo Político de la CUP tienen el mandato de defender la postura adoptada en aquellas reuniones. Sin embargo, como cada asamblea envía entre tres y seis delegados, es imposible especular sobre cual puede ser el resultado de la votación final. Además de todo eso, a lo largo de la tarde de ayer aún se continuaban celebrando asambleas territoriales y en algún caso no estaba previsto que finalizasen hasta la medianoche.

Del resultado de la votación final depende, no solo la convocatoria de elecciones en Cataluña, que serían las cuartas desde 2010, sino también el futuro del proceso independentista en Cataluña y el equilibrio interno en la CUP.

Después del éxito de Podemos en Cataluña en las últimas elecciones generales, con la candidatura de En Comú Podem auspiciada por la alcaldesa Ada Colau, han surgido ya las voces que claman por una alianza con el sector de la CUP contrario a la investidura de Mas para formar una gran coalición en las próximas autonómicas.