Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El juez levanta la prohibición de la mayor fiesta de Año Nuevo

El Ayuntamiento de Madrid había vetado la celebración del Festival Oro Viejo en el Palacio de Vistalegre por motivos de seguridad. El Ayuntamiento presentó a las nueve de la noche alegaciones contra la decisión del juez.

Ampliar foto
Cartel del festival anunciando el levantamiento de la prohibición.

El juez de lo contencioso-administrativo número 5 de Madrid levantó ayer la prohibición municipal de celebrar el Festival Oro Viejo, el evento más grande previsto para Año Nuevo en la capital. La promotora del espectáculo de música electrónica había presentado un recurso contra esa medida. En un comunicado, anunció: “Revisando toda la documentación aportada por la promotora, [el juez] nos ha dado la razón ya que no existe ningún riesgo para los asistentes debido a que todos los requisitos se han cumplido escrupulosamente”.

“El auto es firme e irrevocable. El evento se va a celebrar sí o sí, no hay opción a recurso”, indicó ayer en rueda de prensa Jesús Álvarez, el abogado de la organización, en contra de los criterios de falta de sectorización o de posibilidad de sobreaforo que alegó el Ayuntamiento para prohibir la macrofiesta del Palacio de Vistalegre.

El Ayuntamiento presentó alegaciones a las nueve de la noche

El Ayuntamiento presentó a las nueve de la noche alegaciones contra la decisión del juez. En un comunicado, el Consistorio explica que las razones por las que ha presentado dichas alegaciones son las mismas por las cuales desautorizó la celebración del evento: no haber presentado un plan de autoprotección ni tampoco el plan de seguridad con la suficiente antelación. El Ayuntamiento, sostiene que ha cumplido con su obligación de velar por la seguridad de los asistentes al espectáculo, y que seguirá acatando las resoluciones judiciales "como no podía ser de otra manera". "El objetivo y la obligación del Ayuntamiento es garantizar la seguridad de las personas que asistan a eventos de estas características y en ningún caso impedir o dificultar la celebración de los mismos", concluye el texto.

Por lo tanto, el Festival Oro Viejo comenzará, como estaba previsto, el día de Año Nuevo a las 12.00 y se prolongará durante más de 12 horas, hasta la madrugada del 2 de enero. Con un aforo máximo de 7.400 personas—el aforo total del Palacio es de 12.000—, es uno de los eventos más multitudinarios de los planeados para las fiestas de comienzo del año y reunirá en el Palacio de Vistalegre a muchos artistas afines a la música remember, denominación que recibe la electrónica añeja de baile.

 En la tarde del martes, la Coordinación General de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid había prohibido la celebración del espectáculo “por apreciarse que durante su desarrollo pudieran producirse situaciones de peligro para los asistentes al evento”. El escrito en el que se comunicaba la decisión también hablaba de “peligro de exceso de aforo”

Horas antes de conocerse el fallo y en declaraciones a la prensa tras presentar los nuevos coches de patrulla de la Policía Municipal, Javier Barbero, delegado de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento, explicaba que había un “riesgo importante” porque no había sido “sectorizado” el aforo. Es decir, no habían sido separadas de forma segura las distintas áreas. En su opinión, existía la posibilidad de que la gente cambiara de sector en las gradas o de que invadiera desde estas la pista central. “Los riesgos desde el punto de vista de seguridad son enormes y no tiene sentido jugárnosla”, afirmaba el edil.

Con respecto al aforo, la organización hablaba ayer de 5.200 entradas vendidas. De estas, 2.136 son de pista (se ha fijado un aforo en esa zona de 2.400 personas). En la grada, el aforo máximo permitido para este evento es de 5.000 personas. Además, el juez ha valorado que son suficientes las personas de seguridad contratadas.

En la rueda de prensa, Álvarez ha replicado que el sistema de sectorización funcionará adecuadamente y que no hay posibilidad de que se pueda colar gente de la zona de las gradas al foso. El único acceso posible, la zona VIP, estará supervisado por vigilantes informados de la situación. “Por mi experiencia, la seguridad cada vez es más exigente, algo que me parece bien. A las promotoras también les interesa”, ha apuntado.

Por otra parte, Dj Nano, el cabeza de cartel de la fiesta, ha invitado a todos los asistentes a disfrutar del festival, después de haber pasado ayer “un mal día”. “Me enteré por los medios de la prohibición y por una llamada de mi manager que me da la noticia. Imagínate el vuelco que me da el corazón. Ha sido mucho trabajo de varios meses muy duro, mucha ilusión puesta, todo hecho con mucho cariño. El mazazo fue grave”.

El abogado de la organización del festival ha manifestado que el perjuicio que ha supuesto la prohibición, a sólo dos días de la celebración, ha sido importante, por lo que cuantificarán los perjuicios y “adoptarán las medidas judiciales oportunas”.

 

 

 

 

Más información