Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El PSOE apoya excluir al colegio del Opus de la cabalgata de Reyes

El Ayuntamiento mantiene el veto en el desfile infantil al centro concertado que segrega a sus alumnos por sexo

La concejal del distrito de Carabanchel, Esther Gómez (Ahora Madrid), ha explicado esta tarde los motivos por los que el colegio concertado católico Arenales no podrá participar en la cabalgata de Reyes: "Hay ciertos limites, como institución pública no podemos ni apoyar ni fomentar estos colegios de segregación, que incumplen algo que para nosotros es fundamental, una política de educación en igualdad para luego evitar casos de machismo que en un futuro pueden provocar situaciones mucho más penosas". Según la edil, todos los partidos políticos en el Ayuntamiento apoyaron a priori que no se permitiera participar en la cabalgata a asociaciones que discriminaran en función del sexo y otros motivos.

El concejal socialista Ignacio Benito ha confirmado a EL PAÍS este extremo y ha respaldado la postura del gobierno municipal, al que sostiene con sus votos: "Vemos bastante lógico que no les haya permitido participar, y lamentamos que se intenté utilizar el hecho religioso cuando no se les ha excluido por pertenecer a ningún tipo de confesión sino por incumplir los pliegos. Es una polémica artificial, resulta lamentable que el PP haga una utilización política, no acepta muy bien que ya no son ellos los que gestionan la ciudad".

El centro, con 800 alumnos y vinculado al Opus Dei, separa a niños y niñas en algunas de sus aulas. Otros colegios católicos concertados (como el centro Luz Casanova) sí participarán en la cabalgata del distrito, que por primera vez en tres años organiza el Ayuntamiento de Madrid, tras los recortes del anterior gobierno municipal (Partido Popular). En esos años, cuando el desfile fue organizado por los vecinos con aportaciones privadas, este colegio no participó. El Ayuntamiento aporta este año 18.000 euros para el desfile.

Todos los partidos, de acuerdo

Según ha contado Gómez, el 5 de noviembre se convocó a 180 asociaciones vecinales y sociales del distrito y a los cuatro partidos políticos con representación municipal (Ahora Madrid, Partido Popular, Partido Socialista y Ciudadanos) para organizar "de forma participada la cabalgata". En esa reunión, "se estableció un criterio para limitar la participación" que cerró el paso a aquellas entidades y colectivos que discriminen por razón de raza, sexo, ideología, religión, etcétera". "Eso es algo que se comenta en la reunión y que todo el mundo da por aprobado de manera unánime y nadie dice nada al respecto, ni los partidos políticos ni las asociaciones", ha explicado Gómez. "No son reuniones con acta, pero sí hay unos acuerdos que se leen al final y que de manera afirmativa la gente reconoce como acuerdos tomados", ha detallado. "Y nadie dijo nada, a todo el mundo le pareció un criterio muy razonable", ha añadido la concejal. El socialista Ignacio Benito lo confirma: "Se reunió el comité organizador, se anticipó que no se permitiría a nadie que discriminara, y nadie había visto ningún problema".

El día 16 de diciembre, según el relato de la concejal, llegó a la Junta del distrito un correo "de una persona que se presenta como del colegio" y "solicita en nombre del colegio participar en la cabalgata". La Junta respondió que valorarían su participación "pese a llegar muy tarde al proceso". "Después descubrimos que es un colegio que segrega parte de sus aulas. Les preguntamos si era cierta esa información, que tienen aulas en las que segregan a los niños por cuestión de género, y nos dijeron que sí, que tienen ciertos cursos en los que efectivamente segregan. Entonces es cuando les decimos que, como cole, no pueden participar porque no cumplen el criterio pero estamos abiertos a que los niños, sin ningún tipo de problema, puedan participar a través de otras asociaciones en la cabalgata", ha relatado Gómez.

Los recortes de Ana Botella

La cabalgata del día 5 en el distrito de Carabanchel lleva años envuelta en polémica. A finales de 2011, el gobierno municipal del Partido Popular (Alberto Ruiz-Gallardón acababa de dejar la alcaldía en manos de Ana Botella) eliminó la cabalgata en 18 de los 21 distritos de la capital tras un recorte presupuestario de hasta el 50% en las actividades culturales de las Juntas. Sólo se mantuvo en Fuencarral, Puente de Vallecas, Moratalaz y Vicálvaro. Los vecinos de varios distritos (Villaverde, Hortaleza, Latina y Carabanchel, entre ellos) organizaron su propia cabalgata, con la implicación de ciudadanos y comerciantes, y pese a las trabas del propio Ayuntamiento, que quiso incluso prohibirlas alegando falta de agentes policiales para mantener la seguridad durante el recorrido.

La cabalgata de Reyes siguió celebrándose en este distrito hasta 2015, impulsada por la Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto, las asociaciones de madres y padres de los colegios Antonio Machado, Maestro Padilla, Pinar de San José y Luz Casanova y muchas otras asociaciones de jóvenes, sociales, deportivas, musicales y de mujeres de la zona.

"Una visión cristiana del mundo"

El colegio Arenales, concertado, "ofrece un modelo educativo y de trabajo basado en una visión cristiana del hombre y del mundo". Tras conocer la negativa del Ayuntamiento, el centro se hizo eco de una nota de prensa de la asociación de madres y padres en la que transmitía su "indignación y rechazo por la discriminación" que habían sufrido en su opinión por "parte de la Junta Municipal" al "prohibirse que desfilen". Según esta nota, "la Junta, en principio, concedió el permiso, y más tarde fue anulado". La concejal del distrito lo ha negado esta tarde: "No nos consta ningún permiso previo, el proceso se lanza el 5 de noviembre y no nos llegó ninguna solicitud del colegio".

El Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero tuvo sobre la mesa en otoño de 2011 el anteproyecto de Ley de Igualdad de Trato y no Discriminación, que prohibía explícitamente que las escuelas que separan reciban dinero público. En España existían entonces 67 centros segregados concertados que hubieran perdido ese régimen. "En ningún caso los centros educativos que excluyan del ingreso en los mismos a grupos o personas individuales por razón de alguna de las causas establecidas en esta ley podrán acogerse a cualquier forma de financiación pública", decía el texto. La norma no fue aprobada, y las elecciones generales celebradas en noviembre de 2011 las ganó el Partido Popular.

La prestigiosa revista ‘Science’ publicó en 2011 un artículo titulado ‘La seudociencia de la escolarización por sexos’ que la que tiraba por tierra cualquier justificación académica para la segregación por sexos, al probar que las diferencias cerebrales entre sexos no justifican esa separación y lo único que consiguen es aumentar el sexismo y reforzar los estereotipos. Otro estudio, en la revista ‘Psicothema’, concluyó que no está demostrado que la segregación mejore las notas de los alumnos.

El PP pide un pleno extraordinario

El Partido Popular ha exigido la celebración de un pleno extraordinario en la Junta de Carabanchel para tomar la decisión última sobre la cabalgata con participación además de los vecinos del distrito. En opinión del concejal popular Álvaro González, la prohibición al centro Arenales es "unilateral y sectaria", y supone "no sólo un atentado contra la libertad sino también una falta de humanidad y sensibilidad".

Por su parte, el concejal de Ciudadanos Bosco Labrado lo considera "un ejemplo más de sectarismo" y una decisión "desafortunada e injusta, llegando a ser cruel y propia de otros tiempos, porque castiga a 800 niños y sus padres por el hecho haber escogido libremente un centro escolar o por pensar diferente". "El gobierno de Ahora Madrid sigue empeñado en dividir a los madrileños y hacer bandos", señaló Labrado, quizá en referencia a la aprobación del cambio de nombre de calles franquistas en el pleno ordinario de diciembre; Ciudadanos votó en esa ocasión a favor y junto a Ahora Madrid.