Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Barraquer coloca el primer ojo biónico de Europa a un sordo ciego

El paciente podrá distinguir siluetas tras 20 años sin visión

Hasta este martes, Carlos, de 51 años, sólo podía comunicarse con su entorno a través de una intérprete y un lenguaje de signos táctil. Sordomudo de nacimiento y ciego desde hace 20 años, el hombre se ha sometido a una intervención pionera en Europa que le permitirá recuperar algo de visión. La clínica oftalmológica Barraquer de Barcelona le implantó un ojo biónico y en unas semanas empezará a distinguir, en blanco y negro, sombras y siluetas, sabrá cuanta gente tiene delante o si una puerta está abierta o cerrada.

Es la segunda vez en el mundo y la primera vez en Europa que se somete a esta intervención a un paciente sordo ciego. “Ya se ha intervenido a un centenar de pacientes ciegos con esta técnica, pero la dificultad en este caso es que Carlos es, además de ciego, sordo y mudo, por lo que en la rehabilitación necesitaremos una intérprete que transmita táctilmente la información al paciente”, explicó este martes el doctor Jeroni Nadal, responsable de la operación y coordinador adjunto del departamento de vitreo retina del centro.

La innovadora técnica pasa por instalar un dispositivo que manda una estimulación eléctrica a la retina para aumentar la percepción visual del paciente. Una microcámara adosada a unas gafas capta las imágenes y las envía a un pequeño ordenador que lleva el paciente encima. El procesador informático traduce estas imágenes en instrucciones que se transmiten de forma inalámbrica a una antena implantada en la retina. Estos impulsos estimulan las células sanas que quedan en la retina y transmiten la información al cerebro a través del nervio óptico.

“El protocolo recoge que se pueden someter a esta intervención pacientes entre los 20 y los 70 años y tienen que haber visto alguna vez en su vida”, señaló Nadal. En su caso, Carlos sí percibe la luz. Padece el síndrome de Usher, un trastorno genético que provoca sordera y ceguera progresiva. “Este paciente sufre un aislamiento total, por lo que todo lo que pueda aparecer en el campo visual será espectacular para él”, concretó el doctor.

Una operación exitosa

El médico confirmó este martes que la intervención, que duró cuatro horas, fue un éxito y el paciente comienza a recuperarse. En unos 15 días, cuando la zona operada esté cicatrizada y curada anatómicamente, comenzarán las tareas de rehabilitación. “Con la ayuda de su intérprete, empezaremos primero con estímulos básicos para ver cómo responde”, apuntó Nadal. En unas ocho semanas, el paciente ya podrá valerse de forma autónoma con el dispositivo y, dentro de seis meses, la recuperación ya estará completada.

Nadal, uno de los únicos cirujanos en España entrenados para realizar este tipo de cirugía, reveló que tienen otras 13 personas en espera, aunque el número de personas susceptibles de beneficiarse de este ojo biónico es mucho mayor. “El problema es que estos implantes son muy caros y tendremos que pedir la colaboración de entidades vinculadas a estas dolencias para financiarlos”, dijo.

La clínica Barraquer realizó en 2014 el primer implante de un ojo biónico en España, este martes el primero en Europa a un paciente sordo ciego y mañana, el centro tiene previsto intervenir a otra persona más.

Más información