Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Neira Vilas

El escritor de 'Memorias dun neno labrego' falleció esta mañana a los 87 años

Neira Vilas lee un ejemplar de 'Memorias dun neno labrego', en 2008. Ampliar foto
Neira Vilas lee un ejemplar de 'Memorias dun neno labrego', en 2008.

El escritor gallego Xosé Neira Vilas falleció este viernes en su casa de Gres (Vila de Cruces, Pontevedra) a los 87 años en plena actividad literaria y a punto de estrenar la adaptación teatral de su obra Querido Tomás, prevista para el próximo 8 de enero en Santiago.

Su muerte pone fin a la prolífica carrera literaria de una de las principales figuras de las letras gallegas, cuya obra ha quedado eclipsada por el boom de ventas de “Memorias dun neno labrego”, una novela social, de denuncia del caciquismo de la época, editada en Argentina en 1961, que se ha convertido en el libro más leído de la literatura gallega y que ha sido traducida a numerosos idiomas (español, portugués, inglés, francés, italiano, alemán, chino, ruso y checo, entre otras) además de al esperanto y braille. El bestseller alcanzó el pasado mes de julio la edición número 35, con 600.000 ejemplares vendidos, coincidiendo con la entrega de la Medalla de Oro de Galicia a su autor.

La actividad literaria de Neira Vilas fue pareja a su activismo social. Fundador de las Mocedades Galeguistas, emigró en 1949 a Argentina, en donde se relacionó con ilustres galleguistas del momento como Dieste o Seoane y se casó con la también escritora Anisia Miranda, fallecida en 2009.

Antes de trasladarse a Cuba, en 1961, fundó la editoral Follas Novas. El matrimonio regresó a Galicia en 1992 para disfrutar de la jubilación en su pueblo natal. Allí pusieron en marcha la Fundación Xosé Neira Vilas que se convirtió en principal dinamizadora de la comarca.

Fue miembro numerario de la Real Academia Galega (RAG), Doctor Honoris Causa por las universidades de A Coruña y de La Habana, Premio de la Crítica Española (novela en gallego) y de la Crítica Gallega (ensayo). También obtuvo la Medalla Castelao y fue nombrado Hijo Predilecto del Ayuntamiento de Viladecruces, entre otros reconocimientos,

La diáspora y la infancia en el rural gallego marcaron su obra. Neira Vilas deja al niño de aldea que no comprende el mundo de los adultos en la memoria de numerosas generaciones de gallegos. Los atrapó con la lectura de la primera línea de Memorias dun neno labrego: “Yo soy Balbino. Un chico de aldea. Como quien dice, un nadie. Y, además, pobre”.

Más información