Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT ‘conciencia’ al Barça sobre el trato a las empleadas de Qatar Airways

El sindicato protesta antes de la reunión de los socios del club en Barcelona

Protesta ante el Palacio de Congresos,donde se celebró la asamblea de compromisarios del Barça.
Protesta ante el Palacio de Congresos,donde se celebró la asamblea de compromisarios del Barça.

Vestido de azafatas de vuelo y con pancartas de Ayúdame, no patrocines el miedo recibió ayer un grupo de sindicalistas de UGT a los socios compromisarios del FC Barcelona que asistían a la asamblea del club en el Palau de Congressos de la capital catalana. El sindicato quiso "concienciar" así a los azulgranas, que se encuentran en negociaciones para renovar el patrocinio de la aerolíneas Qatar Airways, sobre las condiciones laborales de las mujeres que trabajan en dicha empresa y que suponen el 80% de su plantilla, compuesta por 19.000 personas.

Nos quieren mudas en Qatar Airways, rezaba un letrero sostenido por una activista vestida de azafata tras una máscara blanca con la boca sellada. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) conminó este verano a la compañía a modificar los contratos de trabajo y poner en marcha mecanismos para acabar con la discriminación que sufrían sus empleadas. La OIT condenó políticas como el despido por embarazo, obligar a las trabajadoras a pedir permiso para casarse o prohibir y controlar que no entren ni salgan de los locales de la firma acompañadas de un hombre que no sea su padre, hermano o cónyuge.

El informe de la OIT fue fruto de una denuncia interpuesta por la Federación Internacional de Trabajadores de Transporte. Su coordinadora de políticas, Sara Finke, explicó ayer que estas prohibiciones y exigencias se realizaban incluso en Europa: "Convocan procesos de selección en todo el mundo y llevan a los elegidos a Qatar para que firmen allí el contrato. Los trabajadores dicen que hasta que no llegaron ahí no conocían las condiciones de trabajo. En Doha, tienen toque de queda en los edificios donde viven y les revisan la habitación mientras viajan para ver si esconden tabaco, alcohol o preservativos. Las empleadas llevan una vida tan reglamentada que sufren una verdadera presión psicológica".

La responsable de Igualdad en la Federación Nacional de Servicios de UGT, Betty Costa, explicó que, tras el informe de la OIT, la aerolínea hizo algunos cambios como quitar la cláusula que exigía a las trabajadoras solicitar permiso para contraer matrimonio. Pero añadió que mantendrán la guardia para asegurarse de que esto se traslade a la práctica. Algo complicado al no contar con representación en la empresa, ya que solo permite sindicarse a las empleadas cataríes, pese a que el 90% del personal es extranjero.