Educación prepara un título de Tauromaquia en la FP básica

El proyecto será debatido en la conferencia sectorial en la que el ministerio convoca a las comunidades autónomas

Mariano Sescossc, toreando, y Camilo Hurtado, con los cuernos, en la Escuela de tauromaquia El Batan

Realizar las suertes del toreo, conocer la historia de la lidia y preparar a los sementales para la cubrición. Estas son algunas de las competencias profesionales que adquirirán los estudiantes del título de Formación Profesional (FP) básica en Tauromaquia que el Ministerio de Educación quiere poner en marcha.

El anteproyecto de título, al que ha tenido acceso EL PAÍS, tiene que ser aún presentado en la conferencia sectorial, la reunión en la que el ministerio convoca a las comunidades autónomas. “Lo que tendríamos que hacer es ayudar a esos estudiantes a terminar los estudios básicos, pero en lugar de eso les quieren hacer banderilleros”, ironizó ayer la consejera catalana Irene Rigau en una entrevista en Catalunya Ràdio. Se trata de la única representante regional que ha hecho públicos los planes del ministerio que preside Íñigo Méndez de Vigo.

El título cuenta con 12 módulos, 2.000 horas de formación y el ministerio quiere incluirlo dentro de la familia profesional "agraria". El anteproyecto asegura que, además de banderillero, los estudiantes podrían ser matador de novillos, pastor o picador. “La tauromaquia es una manifestación artística desvinculada de ideologías que forma parte de la cultura tradicional y popular. El futuro de la tauromaquia está ligado a su consideración como parte esencial del Patrimonio Histórico, Artístico, Cultural y Etnográfico de España”, dice el borrador.

“La fiesta de los toros y los espectáculos taurinos populares están sujetos a constante evolución, sin que se puedan hacer conjeturas sobre de qué manera se adaptarán a las sensibilidades cambiantes de nuestros tiempos u otros venideros”, continúa el texto que incluye entre los temas de aprendizaje la ejecución de pases taurinos como la verónica o el natural y también la colocación de banderillas. También se centra en “los trastos de torear y la liturgia taurina” e incluye como un criterio de evaluación la “eficacia y pureza en la suerte de matar”.

La decisión de Educación llega en un momento en que los gobiernos de izquierdas de Baleares y la Comunidad Valenciana se planean seguir la senda de Cataluña y Canarias y vetar las corridas de toros. En septiembre pasado, el Ayuntamiento de Madrid también anunció que le retiraría la subvención de 61.000 euros anuales a la escuela municipal de Tauromaquia Marcial Lalanda.

Más información