Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Marea Blanca exige un cambio del modelo sanitario

La plataforma propone “elaborar una lista de urgencia” sobre los temas que corre más prisa solucionar

Protesta de sanitarios en un hospital catalán Ampliar foto
Protesta de sanitarios en un hospital catalán

Ni pactos sanitarios ni acuerdos concretos entre partidos. La Marea Blanca, la plataforma que aglutina unas 60 entidades en defensa de la sanidad pública, dejó claro ayer que no aceptará medias tintas a la hora de abordar la situación de la sanidad catalana, menguada por los recortes a los que ha sido sometida durante la última legislatura (unos 1.000 millones menos de presupuesto). “No nos dejemos enredar con pactos sanitarios”, advirtió Pep Martí, miembro de la Marea Blanca, durante una reunión con el grupo parlamentario de Catalunya Sí Que Es Pot. La plataforma abogó por una transformación total del modelo sanitario catalán.

“No nos dejemos enredar con pactos sanitarios”, advierte la Marea Blanca

Con la vista puesta en la próxima legislatura, la Marea Blanca ha empezado a apretar a los grupos parlamentarios sobre la situación de la sanidad catalana. Hace una semana, la plataforma advertía de que no estaba dispuesta a tolerar “más decisiones que sean una hipoteca para la sanidad del futuro” y alertaba de que el Gobierno en funciones, liberado del control parlamentario habitual, estaba “tomando decisiones que afectaban al sistema sanitario público”. El grupo parlamentario que encabeza Lluís Rabell se reunió ayer con la plataforma para “coordinar una respuesta conjunta a esta situación”.

“Es el momento de trabajar por un nuevo modelo sanitario”, alentó Martí. El controvertido modelo catalán se caracteriza por dar asistencia pública a través de centros de titularidad pública y privada (modelo mixto). Para sus detractores, este sistema, que pervivió durante 20 años con la connivencia de los grandes partidos, es el culpable de los grandes males actuales de la sanidad catalana.

La plataforma apuesta por "ofrecer resistencia técnica con el objetivo final de poder cambiar el modelo sanitario”

”El modelo no ha cambiado, simplemente se ha agravado la situación”, apuntó Cesca Zapater, del Foro Catalán de Atención Primaria (FoCAP). La Marea Blanca expuso ante el propio Rabell y los diputados electos Albano Dante-Fachín (Podem), Ángels Martínez Castells y Marta Ribas (ICV), su intención de “fijar las líneas rojas de cómo tiene que ser el modelo sanitario público, de calidad y universal” que quieren. En la charla también se abordaron temas controvertidos como el proyecto VISC+ de venta de datos sanitarios anónimos, la actividad privada que se hace en centros públicos y la externalización de ambulatorios y servicios hospitalarios.

Lista de urgencia

En la reunión quedó patente la intención de la plataforma de emprender las acciones de resistencia necesarias para frenar los proyectos impulsados por Salud. “Instalarse en la inercia de este Gobierno es lo peor que podemos hacer”, advirtió Toni Barbará, portavoz de Dempeus per la Salud Pública. Así, la Marea acordó con el partido “elaborar una lista de urgencia” sobre los temas que corre más prisa solucionar y “ofrecer resistencia técnica con el objetivo final de poder cambiar el modelo sanitario”.