Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un policía nacional salva a una niña de dos años de morir ahogada

La menor se atragantó con una gominola y el agente consiguió sacársela con una maniobra de primeros auxilios

Juan Carlos Metidieri salvó la vida de una menor de dos años.
Juan Carlos Metidieri salvó la vida de una menor de dos años.

Un agente de la Policía Nacional salvó la vida el pasado martes en Barcelona a una niña de dos años que no podía respirar tras atragantarse con una gominola. Juan Carlos Metidieri, un agente de 40 años y originario de Vacarisses (Vallés Occidental), se encontraba el pasado martes vigilando el acceso del Banco de España. El policía trabajaba en el punto turístico y económico que se encuentra entre la plaza Cataluña y la avenida del portal de l'Àngel. Eran las 12.45 cuando algo inusual le llamó la atención. Un hombre estaba pidiendo auxilio desesperadamente con una niña en brazos. “Me acerqué y vi que había una menor vomitando sangre tanto por la boca como por la nariz”, recuerda.

La menor es Kyra, una niña de dos años que vive junto con sus padres en Ibiza. El martes la niña paseaba junto con su familia y su tía haciendo turismo por Barcelona. Poco antes de pasar por delante del Banco de España estaba comiéndose una gominola que se le atragantó. Según el agente, el padre de la menor intentó sacarle la golosina “con tal mala suerte que la fue introduciendo cada vez más y se le quedó estancada entre la laringe y la tráquea”. El policía nacional tiene conocimientos de primeros auxilios e intentó, mientras otros compañeros pedían urgentemente una ambulancia, aplicar la maniobra de Heimlich. “Un procedimiento que consiste en una compresión abdominal para desobstruir los conductos respiratorios”. Pese a la intervención del agente, la gominola no salía por lo que optó por aplicar otra técnica, “golpear el centro de los omoplatos y volver a la maniobra de Heimlich”. La niña, “al fin”, vomitó y la chuchería de tres centímetros que tenía entre la laringe y la tráquea “salió fuera”.

Metidieri asegura que la intervención del martes fue una de las más importantes que ha protagonizado en su vida profesional. “Además hay imágenes que no olvidaré jamás, la niña al sacar la golosina y verse a salvo se abrazó a mí”, recuerda emocionado. Kyra se fue sana y salva junto a su padre, su madre y su tía en una ambulancia y Metidieri acabó su turno con la sensación de haber hecho un buen trabajo. Al día siguiente, el cuadrante laboral le llevó de nuevo a la puerta de acceso del Banco de España. Hasta allí fueron también los padres de Kyra. No esperaban encontrarse al agente que había salvado la vida de su hija el día anterior. “Me entregaron una carta donde agradecían la intervención”, recuerda Metidieri. Iban a dársela a un superior para, de alguna manera, reconocer la labor de este agente.

Juan Carlos lleva 12 años trabajando como policía nacional. “Estaba en prácticas cuando detuve a un individuo que estaba amenazando con un cuchillo a una niña de 14 años”, recuerda. Desde entonces no había tenido otra intervención en la que salvara la vida a una persona. Gracias a sus conocimientos en primeros auxilios Kyra pudo acabar las vacaciones junto a su familia y regresar a Ibiza.