Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las motos no podrán circular cuando la contaminación se dispare

Sabanés explica que las motocicletas "emiten lo mismo o más que los coches de gasolina"

Un ciclomotor circula por el centro de Madrid el pasado viernes.

El Ayuntamiento de Madrid ha incluido a las motocicletas entre los vehículos contaminantes que se verán afectados en las próximas semanas por las medidas de restricción del tráfico previstas para aliviar los episodios de alta contaminación en la ciudad. La anterior alcaldesa, Ana Botella (PP), decidió a última hora eximir a las motocicletas de la prohibición de circular en los días con peor calidad del aire. Pero la nueva concejal de Medio Ambiente, Inés Sabanés (Ahora Madrid), no considera "lógico" salvaguardar a las motocicletas de esas restricciones cuando "emiten lo mismo o más que los coches de gasolina".

En julio de 2014, Botella anunció la elaboración de un protocolo de actuación para episodios de alta contaminación. Madrid supera el máximo legal de dióxido de nitrógeno fijado por la Unión Europea en 2010, y se arriesga a una multa millonaria, que se suma a las graves repercusiones sanitarias. El dióxido de nitrógeno proviene fundamentalmente del tubo de escape de los vehículos de gasóleo.

Madrid tiene 24 estaciones de medición; la zona crítica es el interior de la M-30 (la almendra central), con 10 medidores. El protocolo anunciado en julio de 2014 establecía una serie de medidas de restricción del tráfico y los niveles a partir de los cuales se activarían. Entró en vigor finalmente el pasado 1 de marzo, pero el nuevo gobierno municipal, presidido por Manuela Carmena, decidió el mes pasado endurecerlo. Aprobó un nuevo texto, que ahora está en periodo de alegaciones y entrará en vigor en unas semanas.

Este nuevo protocolo fija un nivel de preaviso (cuando dos estaciones de la almendra central, o de otra de las cuatro zonas de la ciudad, superen dos horas consecutivas los 180 microgramos de dióxido de nitrógeno por metro cúbico) y un nivel de aviso (200 microgramos). Además, la Unión Europea ha determinado un nivel de alerta (400 microgramos durante tres horas consecutivas).

El primer día de preaviso se limita la velocidad en la M-30 y en las autovías de acceso a 70 kilómetros por hora. El segundo día de preaviso o el primero de aviso se prohíbe además aparcar en el área regulada con parquímetros a los vehículos que no sean del barrio. El segundo día de aviso, además de todo lo anterior, se prohíbe circular por la almendra central a la mitad de vehículos (matrícula par o impar) y a los taxis vacíos. Con alerta, la prohibición se amplía a la M-30.

Botella excluyó a las motos

El texto anunciado por Botella en 2014 extendía la prohibición de circular por la almendra central a todos los vehículos (excepto transporte público, escolar y comercial). Sin embargo, cuando entró en vigor en marzo, las motocicletas y ciclomotores fueron excluidos. En el texto redactado por el nuevo gobierno, las motocicletas vuelven a estar incluidas en la prohibición de circular en los episodios de alta contaminación.

Las restricciones comenzarán en semanas

Cortes de tráfico. Las restricciones de tráfico en episodios de alta contaminación no son un brindis al sol: de estar aprobado ya el protocolo (lo estará en unas semanas), se habría prohibido circular a la mitad de vehículos por la almendra central del 2 al 5 de enero de 2015.

Sin aparcar. Además, habría sido imposible aparcar en las plazas reguladas con parquímetros entre el 1 y el 10 de enero.

Tres días sin coches. En 2014, se habrían activado estas medidas en ocho ocasiones: 11 días sin aparcar y 3 días sin circular (del 28 al 30 de octubre). El peor año habría sido sin embargo 2011, con seis días de restricciones en febrero, dos en abril, nueve en septiembre, ocho en octubre y dos en diciembre.

Según los datos que maneja el Ayuntamiento, el factor de emisión de óxidos de nitrógeno de las motocicletas que más recorridos realizan habitualmente por la almendra central (las de menos de 250 centímetros cúbicos) es superior al de los turismos de gasolina (0,21 gramos por kilómetro frente a 0,10). Las motocicletas de más cilindrada tienen un factor similar a los turismos de gasolina (0,12); el de los ciclomotores es algo superior (0,16). En comparación, el factor de emisión de los turismos diésel oscila entre 0,30 (para los que cumplen la normativa Euro 6) y 0,87 (para la Euro 5).

"No parece lógico pues aplicar las restricciones de circulación a todos los turismos y no a las motocicletas, que emiten lo mismo o más que los coches de gasolina", dice el área de Medio Ambiente.

Fuentes del sector de las dos ruedas recuerdan que Botella "cometió el error de poner a coches y motos al mismo nivel" pero "rectificó". Y mencionan un informe municipal de 2014 que, analizando la almendra central, concluye que las motos suman el 8,8% de los desplazamientos y son responsables sólo del 0,2% de emisiones de dióxido de nitrógeno, frente a los turismos, que con el 72,5% de recorridos emiten el 69,7%. De hecho, ese 0,2% de emisiones se ha mantenido invariable pasando del 6% de recorridos en 2009 al mencionado 8,8% de 2013.

Además, el sector precisa que, en los datos municipales, el cálculo de emisiones de las motos toma como referencia modelos de 2008 o anteriores (es decir, de ocho o más años de antigüedad), pero se compara con modelos más recientes de turismos. Según apunta, el 80% de los recorridos en motocicleta corresponden a modelos de menos de ocho años, a los que atribuye un factor de emisión de 0,07.

¿Habrá autobuses o metro para todos los conductores sin coche?

¿Qué sucederá el día en que, por un pico de contaminación, el Ayuntamiento prohíba la circulación a la mitad de turismos y motocicletas de Madrid por la almendra central? ¿Podrá asumir el transporte público el previsible aumento de viajeros? La anterior alcaldesa, Ana Botella (PP), obtuvo el visto bueno del Consorcio Regional de Transportes a su plan de restringir el tráfico en los días con peor calidad del aire. La actual regidora, Manuela Carmena, está negociando con ese organismo (que controla el Gobierno regional, del PP), entre otros puntos, para que el transporte público sea gratuito esos días.
Por el interior de la M-30 se producen 230.000 desplazamientos en vehículo privado al día, a los que hay que sumar otros 230.000 entre la almendra central y el resto de la ciudad, según el Plan de Movilidad (los datos son de 2012). Entre otros municipios y la capital se producen al día 1,1 millones de desplazamientos en vehículo privado. La tasa de ocupación de cada uno de estos vehículos es de 1,35 personas. 

La Empresa Municipal de Transportes y Metro transportan a diario a tres millones de viajeros. Según fuentes municipales, los autobuses urbanos podrían aumentar un 40% el número de viajeros transportados sin poner más vehículos en las calles; de media, la EMT lleva a 1,1 millones de viajeros al día. Así, el Ayuntamiento no cree que haya problemas en que el transporte público absorba a los ciudadanos que no puedan usar el coche o la motocicleta, aunque está en conversaciones con la Comunidad y el Gobierno central para aumentar la frecuencia tanto del metro como de los cercanías esos días.

Más información