La brecha entre ricos y pobres en Madrid, la más grande de Europa

La región se enfrenta a una polarización entre el norte y el sur, cada vez más separados

pulsa en la foto
Gráfico: Diferencias entre el norte y el sur en Madrid

Madrid se ha convertido en la última década en la capital más segregada de Europa y en la segunda con mayor desigualdad social, según un estudio paneuropeo que analiza 13 países. En sólo 10 años, la ciudad y su corona metropolitana han pasado de estar en la media europea a situarse en el puesto más alto. “La Comunidad de Madrid se ha fracturado. Una diagonal del suroeste al noreste parte la región: al norte, las categorías profesionales más altas y al sur, las más bajas. Cada vez están más separadas”, analiza Daniel Sorando, doctor en Sociología Urbana. La causa es la crisis y la falta de políticas sociales.

Las 15 poblaciones de la Comunidad de Madrid con más porcentaje de directivos y altos profesionales entre sus residentes son también las que menos desempleados tienen. Todas están al norte, por encima de una línea divisoria que parte la región en dos. “A partir de 2011 comienza la polarización: los directivos están sobrerrepresentados en el norte y los desempleados en el sur”, razona Sorando, investigador de la Universidad Complutense que ha dirigido, junto al catedrático de Sociología Urbana Jesús Leal, el estudio en España.

Cuando, en 2011, la media de directivos en toda la región era del 5%, en Pozuelo de Alarcón, Boadilla del Monte o Las Rozas esta categoría profesional llegaba al 16%. En cambio, en Parla o en Fuenlabrada apenas superaba el 1%. El paro marcaba entonces un 22,9% de media: era un 31,6% en Parla y un 27,6% en Fuenlabrada. En el otro extremo, Pozuelo, Boadilla y Las Rozas tenían menos del 17% de habitantes sin trabajo.

“En 2001, directivos y desempleados estaban mezclados. Ahora cada vez hay menos posibilidades de que los dos estratos vivan en los mismos sitios. Los directivos se concentran en zonas con directivos y allí cada vez hay menos desempleados. Las clases profesionales ya no coinciden en los mismos barrios: la segregación está alcanzando cotas máximas”, expone Sorando. “Y la consecuencia es la fractura social”, añade.

“El caso de Madrid es muy sorprendente, ha experimentado la segunda subida más agresiva del mapa en los índices de segregación”, explica Maarten van Ham, de la Universidad de Tecnología de Delft y coordinador a nivel europeo del estudio Socio-Economic Segregation in European Capital Cities (Segregación socioeconómica en las capitales europeas).

Falta de viviendas sociales

Solo Tallin (Estonia) supera a Madrid como ciudad donde más ha aumentado la segregación. Las causas son muy distintas, según explica Van Ham. En el caso de la capital báltica, el crecimiento desigual se debe a las consecuencias de salir del socialismo, mientras que en la ciudad española el origen es otro: la crisis. En 10 años, ha estallado la burbuja inmobiliaria, ha aumentado el desempleo y en la carrera de riqueza, un gran número de población se ha quedado atrás. Las consecuencias han sido, según los sociólogos, un gran aumento de la desigualdad. “Durante el boom inmobiliario, las promociones de viviendas iban dirigidas cada una a un tipo de público. El propio mercado colocaba, por el precio del suelo, a los habitantes según su estrato social y su capacidad económica”, sintetiza el investigador de la Universidad Complutense.

13 capitales europeas

  • El estudio Socio-Economic Segregation in European Capital Cities. East Meets West (Segregación socioeconómica en las capitales europeas. El Este se encuentra con el Oeste) analiza la evolución de la brecha entre ricos y pobres de 2001 a 2011 en 13 capitales.El resultado del análisis es un alza generalizada de la desigualdad y la segregación.
  • La lista (de mayor a menor) de urbes según la segregación es: Madrid, Milán, Tallín, Londres, Estocolmo, Viena, Atenas, Ámsterdam, Budapest, Riga, Vilna, Praga y Oslo.

Sorando y Van Haam coinciden en un aspecto clave que ha provocado el aumento de la segregación y desigualdad: la falta de viviendas sociales públicas.

“En Madrid hay un vacío total de viviendas sociales. Estas son la herramienta clave de la Administración para minimizar los efectos de la globalización y la diferencia de clases”, describe el sociólogo holandés. Ámsterdam (Holanda) es la única ciudad europea en la que, en esta década de crisis, ricos y pobres están más cerca que en 2001. “Han apostado por las políticas sociales y las viviendas públicas para mezclar a todas las categorías”, desarrolla Van Ham. En Madrid, en cambio, las políticas neoliberales han dificultado este desarrollo conjunto. Sorando resume así lo que está ocurriendo en la región: “El norte y el centro son como el salón de una casa donde todo se cuida y el sur es la buhardilla en la que guarda lo que no se quiere ver”.

Tetuán y Centro, antiguos espacios de cohesión

El fenómeno de diferencia norte-sur, que se da a escala regional, también se produce en los distritos de la capital. Zonas como Chamartín, Salamanca o Retiro se han consolidado como “inaccesibles” para la población de menor categoría profesional, con menos capacidad económica, según explica el sociólogo Daniel Sorando. Estos distritos casi doblan el porcentaje medio de altos profesionales y directivos en la ciudad (5,4%). En Usera o Puente de Vallecas, ese porcentaje no alcanza el 2%.

La gentrificación (proceso de revalorización) de Centro y Tetuán ha provocado que la población original de estos distritos se vea desplazada por otra de mayor poder adquisitivo. Estas dos zonas eran antes espacios de cohesión en los que convivían distintos tipos de madrileños. “Están desapareciendo los espacios de transición, los espacios hebilla que permitían tener las dos partes de la ciudad unidas”, describe Sorando. El caso de Centro es el más emblemático: es en el que más ha aumentado la segregación desde 2011.

Más información