Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez no puede culpar a las químicas del mal semen en Tarragona

Admite que existe un "hecho delictivo" pero ve imposible individualizar al culpable

No se puede culpar a las industrias químicas de la calidad del semen de los varones de Tarragona. El juzgado de instrucción 1 de Tarragona ha archivado la denuncia que había interpuesto una entidad ecologista y en la que se reportaba que el esperma de los vecinos de la zona es deficiente por culpa de las emisiones de la industria petroquímica. El auto de archivo finiquita un largo proceso judicial que acumulaba cinco años saltando entre juzgados. En la resolución el juez instructor razona que "la presente causa plantea un problema evidente de causalidad" y no esconde que resulta "extremadamente difícil" afinar lo suficiente como para poder aislar a las empresas que emiten vertidos tóxicos. Porque haberlas, haylas.

El texto del juzgado recoge la exhaustiva investigación llevada a cabo por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y en la que se identificaba "la existencia de cerca de 200 empresas" que pueden emitir alguno de los productos o subproductos que tienen incidencia en las alteraciones de la fertilidad. Catalogado como el principal polo petroquímico del sur de Europa, el polígono industrial de Tarragona da cobijo a varias de las compañías más pujantes del sector. La calidad que tiene en la calidad del aire de la zona debido a la concentración de plantas industriales y la consecuente emisión de gases contaminantes ha generado no pocos debates. En septiembre de 2010 la organización ecologista “El Escurçó” decidió llevar el asunto a los tribunales e interpuso denuncia por un presunto delito contra el medioambiente. Un informe del Institut Marquès, clínica especialista en ginecología y tratamientos de fertilidad, sustentaba la teoría de la mala calidad del semen de los varones de Tarragona. En el que se presentaba como el primer estudio poblacional efectuado en España sobre la calidad del semen, se resolvía que el 53% de las muestras de esperma analizadas en Tarragona no cumplían con los parámetros de normalidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El juzgado resuelve ahora que la presencia de industria química "no es suficiente" para atribuir el resultado apreciado en el informe a las empresas que operan en el polígono. El auto de archivo se ampara en un informe forense que abre la puerta a "otras múltiples causas" de la mala calidad del semen, tales como los hábitos alimenticios, el consumo de drogas, alcohol, tabaco u otros tóxicos, el empleo de determinados detergentes o, simplemente, el uso de ropa particularmente ceñida. El juez instructor termina sentenciando que en el presente caso, "aun cuando de las actuaciones practicadas se infiere la existencia de hecho delictivo", no encuentra motivos sólidos para acusar a determinadas personas como autores, cómplices o encubridores.