Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Roig: “Hay quien cree que cuando se va al otro mundo se lleva su dinero”

El presidente de Mercadona amplía su mecenazgo abriendo una "fábrica de empresarios"

La Marina de Empresas se ubica en las antiguas bases de la Copa América

Sobre los restos de la Copa del América, la competición mundial de vela que Valencia alojó en 2007, ha echado a andar este jueves la mayor acción de mecenazgo de Juan Roig, presidente de Mercadona y cuarta fortuna de España. Roig ha reconvertido tres bases de equipos de regatas en “una fábrica de empresarios y directivos”. Un complejo de 18.000 metros cuadrados que recorre el “círculo del emprendimiento”. La formación, con oferta de carreras universitarias, una incubadora de empresas y su sociedad de inversión a largo plazo en negocios.

“Hoy se empieza a hacer realidad uno de mis sueños, que es ayudar a otros emprendedores a alcanzar los suyos”, ha afirmado Roig al inaugurar Marina Empresarial. El dueño de la primera cadena española de distribución ha dicho que el espacio, en el que ha invertido 30 millones de euros, responde a dos de las lecciones que le han hecho triunfar: “Primero hay que dar y después recibir. Y si recibes tienes que devolver sin preguntar si hay otros que lo están devolviendo”.

La revista Forbes atribuye a Roig una fortuna de 5.400 millones de euros. Y a su esposa, Hortensia Herrero, otra de 2.500 millones. Ambos están destinando en los últimos tiempos parte de su patrimonio a rehabilitar edificios históricos, como el Colegio del Arte Mayor de la Seda de Valencia del siglo XV. Y a impulsar iniciativas deportivas como el circuito de running 5K que discurre por el viejo cauce del río Turia y con el que quieren contribuir a convertir la ciudad en una referencia internacional del atletismo popular.

“Hay quien cree que cuando se va al otro mundo se lleva su dinero. A mí me han dicho que al 99,999% no te llevas un duro. Hay que gastar e invertirlo aquí”, afirmó ayer Roig animando a los empresarios que asistieron a la inauguración a contribuir al proyecto con dinero y becas para alumnos.

El nuevo complejo es producto de “un proceso de reciclaje urbano” al haberse construido aprovechando las estructuras de las antiguas bases de los equipos Shosholoza, +39 y BMW Oracle, cuya fotografía en plena batalla deportiva decora el recibidor. El centro empresarial está ubicado a pie de agua de la Marina Real Juan Carlos I, la obra erigida con motivo de la Copa del América que costó 500 millones de euros y cayó casi completamente en desuso tras la cancelación en 2012 del Gran Premio urbano de Fórmula 1 que la recorría. Uno de los objetivos de la iniciativa, ha afirmado Roig, es revitalizar la fachada marítima de Valencia. Algo que han agradecido el presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, y el alcalde, Joan Ribó, de Compromís, que intervinieron en el acto.

La mitad del complejo, 9.000 metros cuadrados, está destinado a la Escuela de Empresarios (EDEM). Una fundación sin ánimo de lucro nacida hace 15 años cuyo patronato lo forman 27 empresas y que a su oferta de formación de emprendedores y directivos sumó hace poco dos carreras universitarias dirigidas a jóvenes salidos del instituto. Un grado en Administración y Dirección de Empresas y otro de Ingeniería y Gestión Empresarial avalados por las dos universidades públicas de la ciudad.

La otra mitad del espacio se lo reparten Lanzadera y Angels. La primera es un “acelerador de empresas” que cada año selecciona un grupo de proyectos de negocio. En la edición de 2015 fueron 25 en los que Roig ha invertido cinco millones de euros. Desde su nacimiento hace dos años la incubadora ha recibido más de 6.000 solicitudes y ha elegido 67, de las que 26 “han sido lanzadas a mar abierto”.

Angels es la sociedad de inversión de Roig en negocios a largo plazo, en los que trata de imprimir su “modelo de calidad total”. La base de la filosofía de Mercadona que tiene su núcleo en la “búsqueda de la satisfacción del jefe (el cliente)”.

“¿Por qué lo hacemos?”, se ha preguntado hoy Roig. “Porque creemos que si hay emprendedores, habrá empresas. Si hay empresas, habrá empleo. Si hay empleo, habrá riqueza. Y si hay riqueza y la sabemos gestionar con honradez, habrá bienestar”. Y porque, según Roig, se siente obligado “a devolver a la sociedad parte de lo que me ha dado”.

El presidente de Mercadona, que se ha emocionado al hablar de la contribución de su esposa para dotar de "calidez a las instalaciones", ha afirmado que los valores que debe transmitir Marina Empresarial son "el esfuerzo y el trabajo", "la honestidad, no todo vale", "que las cosas solo ocurren si tú haces que pasen" "y que el fracaso no es malo". "Esto me lo enseñó un entrenador de basket. Me dijo que no se puede acertar siempre, sino intentar reducir al máximo el porcentaje de fallos".