Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Círculo de Economía rechaza la vía unilateral y pide respeto a la ley

El 'lobby' empresarial exige al Estado una consulta "legal y acordada" si ganan los partidos independentistas

Antón Costas.
Antón Costas.

El lobby empresarial del Círculo de Economía ha advertido hoy de si las formaciones que apoyan la independencia ganan las elecciones del 27-S deberán respetar “la pluralidad social” y las “reglas del Estado de Derecho” al considerar que “cualquier cambio estructural –y la independencia sería la máxima expresión- requiere una mayoría cualificada”, que “en ningún caso” puede desprenderse de estos comicios. En una nota difundida esta mañana, los empresarios ven “con preocupación” las consecuencias que podrían tener las “decisiones unilaterales”, que han avisado que no comparten, “para la economía, las finanzas, las inversiones y la presencia de sedes empresariales en Cataluña”. Aun así, también han avisado de que en caso de una mayoría “clara” de los partidos que apoyan la secesión debería obligar a los poderes públicos a hallar “una vía legal y acordada” para celebrar una “consulta específica” sobre el encaje de Cataluña en España.

En la nota, el prestigioso foro empresarial barcelonés evita tomar posición por uno de los partidos, pero ha resaltado los principios en los que se inspira desde su fundación: “la defensa de un modelo de sociedad plural, de una democracia liberal y de una economía de mercado abierta e integrada en Europa”. Por ello, la institución que preside Antón Costas ha abogado por “el diálogo, el acuerdo y la reforma” como método para “el progreso político”.

A pesar de que el Círculo recuerda que las elecciones sirven para elegir un nuevo Parlamento y un Gobierno, admite que se celebran en “un clima político excepcional”. Por ese motivo la entidad se dirige a todos los partidos, los partidarios de la independencia, los detractores y los que optan por otras fórmulas. A los primeros les advierte de que, pese a que estarán legitimados para gobernar, no lo estarán para saltarse las reglas de juego. “No compartimos decisiones unilaterales que puedan poner en riesgo el principio de legalidad y la pertenencia a las instituciones europeas y al euro”. A los contrarios a la independencia les advierte de que si logran una mayoría no pueden interpretar que la sociedad catalana “es partidaria del statu quo”. “No es así”, remacha. “En Cataluña existe un deseo ampliamente mayoritario de mejora del autogobierno, de cambio del modelo de financiación y de reconocimiento político de su personalidad. Esto no implica privilegios en prejuicio del resto de españoles”, señala la nota, que insta a aprovechar la “venta de oportunidad” que dan las elecciones del 27-S y las generales para dialogar, llegar a acuerdos y efectuar reformas.

Por ello, el Círculo insta a las administraciones a “reconciliar el principio de legalidad del Estado de Derecho con el principio democrático” y, en caso de una vitoria de las fuerzas independentistas, avisa de que eso “obligaría a los poderes públicos” a encontrar una vía para realizar una consulta para “conocer el sentir preciso de los ciudadanos respecto al encaje de Cataluña en España”. “Hay vías legales para introducir en nuestro ordenamiento una norma de claridad de este tipo”, concluye.

El Círculo de Economía es un foro económico que agrupa a grandes empresas y académicos, especialmente de Barcelona. Presidido por el catedrático de Política Económica de la Universidad de Barcelona (UB) Antón Costas, en su junta están las grandes corporaciones catalanas, empezando por las tres vicepresidencias. Estas las ocupan el presidente de Banc Sabadell, Josep Oliu; el de Puig, Marc Puig, y el de Agrolimen, Artur Carulla. En la junta directiva están también, entre otros, el consejero delegado de Roca, Ramon Asensio; el presidente de Inmobiliaria Colonial, Juan José Brugera; el director ejecutivo y economista jefe de La Caixa, Jordi Gual; el presidente del grupo hotelero Hotusa, Amancio López; el consejero-director general de Miquel i Costas, Jordi Mercader, y el vicepresidente del despacho Roca Junyent, Joan Roca. También figuran en ese órgano el presidente de la consultora RJCE y exconsejero de Economía de Jordi Pujol, Francesc Homs, y la directora general de la fundación La Pedrera, Marta Lacambra, que también ocupó cargos de responsabilidad en los gobiernos de CiU.

Las reacciones a la nota no se han hecho esperar demasiado. El candidato de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), Ramon Espadaler, ha afirmado que se "siente muy difentificado con el documento", informa Camilo S. Baquero. Espadaler ha afirmado que coincide en todos los puntos con el Círculo: a su juicio, las elecciones no son plebiscitarias, hay que dar una salida dialogada al conflicto con una consulta y evitar una marcha de la Unión Europea.