Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓN

El TSJA obliga a Educación a ofertar Religión en el Bachillerato de Artes

El tribunal insta a la Junta a abrir un plazo extraordinario de matriculación en esta materia

Aula de un colegio de Valladolid.
Aula de un colegio de Valladolid. EFE

El enfrentamiento entre la Iglesia y diferentes Gobiernos autonómicos por la impartición de la asignatura de Religión sigue librándose en los tribunales. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha obligado a la Junta a mantener esta materia como optativa en el Bachillerato de Artes. Los itinerarios académicos diseñados por la Consejería de Educación de cara a la LOMCE no contemplan esta asignatura en Artes Escénicas y Artes Plásticas, pero sí en el resto de bachilleratos. Ahora, el alto tribunal andaluz resuelve suspender cautelarmente las instrucciones de la consejería y obliga a la Administración autonómica a abrir un plazo extraordinario para que estos alumnos que quieran cursar Religión puedan matricularse.

Los magistrados señalan en el auto que la supresión de esta asignatura en este Bachillerato supone un "evidente" perjuicio para las Archidiócesis de Sevilla y Granada —que interpusieron el recurso contencioso administrativo— en su "interés en la difusión de su doctrina". "Derecho que, por otra parte, viene refrendado por disposiciones legales, incluso, de mayor rango", señalan los magistrados en referencia al acuerdo entre el Estado y la Santa Sede sobre enseñanza o la Ley Orgánica 2/2006 de Educación. Asimismo, el TSJA suma "un claro y directo perjuicio" a alumnos y padres por no poder cursar esta materia. 

En su resolución, con dos votos discrepantes, los magistrados rechazan el argumento de la Administración de que "no se ha probado que haya alumnos o familias interesados en la asignatura". "Si durante el curso 2011/12 hubo 53.061 alumnos que cursaban la asignatura de Religión Católica, en el curso 2012/2013, 52.774 alumnos; y 54.620 alumnos durante el curso 2013/14, es evidente de toda evidencia que en los cursos siguientes tiene necesariamente que haber alumnos interesados en cursar la asignatura de Religión, y es que los hechos notorios están exentos de prueba", según el auto notificado esta semana. Asimismo, los magistrados consideran que mantener la asignatura no producirá "ninguna perturbación" a terceros o a los intereses generales.

Con esta resolución, el tribunal revoca en parte un auto anterior de la Sección Primera de la misma sala, fechado en agosto de 2015, en el que se denegaba la cautelar de suspensión de las instrucciones que reclamaban las Archidiócesis. Dos magistrados han expuesto su voto particular oponiéndose a otorgar la medida cautelar, al entender que la "provisionalidad" en que dicha decisión dejaría a la comunidad educativa supone una "grave perturbación" de los intereses generales, mientras que el interés de las Archidiócesis recurrentes "no puede ser valorado exclusivamente y agotarse en el curso escolar en el que se plantea".

La Secretaría Técnica de Enseñanza de la Asamblea de Obispos del Sur interpuso dicho recurso al considerar que la medida de Educación recortaba "la opción que, constitucionalmente, asiste a las familias para que los poderes públicos garanticen el derecho a los padres para educar a los hijos en la opción religiosa y moral acorde con sus propias convicciones", según una nota de prensa. Esta institución recuerda que el año pasado Religión fue cursada como optativa por 54.620 estudiantes en Bachillerato, lo que supone un 45% del alumnado de esta modalidad.

Por otro lado, la consejera de Educación, Adelaida de la Calle, ha confirmado que el Ejecutivo ha recurrido ya ante el Tribunal Supremo la resolución del TSJA de fallar en varios casos a favor de los conciertos a los centros andaluces que imparten educación diferenciada por sexo, informa Europa Press. La consejera ha recordado que los modelos de enseñanza más beneficiosos "son siempre los más integradores e inclusivos", realidad a la que, en su opinión, se contrapone la LOMCE. "El Gobierno andaluz no cree que esto se tenga que pagar con dinero público", ha resumido De la Calle.