Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE quiere quitar la gestión privada al hospital de Villalba

Los socialistas llevarán al pleno de la Asamblea de la semana que viene la reversión de la concesión por 30 años y 1.817 millones de euros del último complejo hospitalario construido

Acceso al hospital de Collado Villalba. Ampliar foto
Acceso al hospital de Collado Villalba.

El PSOE quiere revertir el modelo de concesión 100% privada, por 30 años y 1.817 millones de euros, del hospital de Villalba, gestionado por IDC Salud y abierto en octubre de 2014 con tres años de retraso, en los que la Comunidad ha pagado más de 25 millones por su mantenimiento. Los socialistas defenderán el próximo jueves en la Asamblea de Madrid, con el probable apoyo de Podemos y Ciudadanos, integrar la atención especializada de la zona de referencia del hospital de Villalba con la de los de Majadahonda y El Escorial. Por primera vez en 20 años, el PP perdió todas las votaciones en el pleno de julio.

El hospital de Villalba es el undécimo construido por el Gobierno regional desde 2003 (hay 36 de titularidad pública) y uno de los cuatro que funcionan en Madrid bajo la fórmula de gestión privada conocida como modelo Alzira —creada por el Gobierno del PP en la Comunidad Valenciana—, tras los de Valdemoro, Torrejón de Ardoz y Móstoles. Esto quiere decir que su titularidad es pública y gratuita para los usuarios, pero que su personal sanitario depende de la empresa adjudicataria, IDC Salud, que también lleva los centros de Valdemoro y Móstoles (Sanitas se encarga de Torrejón de Ardoz). Una diferencia sustancial respecto a las plantillas de los otros 32 hospitales de la red pública del Servicio Madrileño de Salud (Sermas).

“Sin estudio de planificación sanitaria”

El Ayuntamiento de Villalba y la Comunidad firmaron en 2008 un convenio a fin de reservar una parcela para el futuro hospital. El PSOE recalca que “no consta estudio alguno de planificación sanitaria”.

La adjudicación definitiva se realizó en septiembre de 2010 a Capio (ahora IDC Salud) por 30 años y 1.817 millones. La inversión total prevista fue de 201 millones (108 millones iniciales más 93,2 de reposición), con un plazo de ejecución de 18 meses.

La apertura, prevista para 2011, se produjo en 2014, con un coste extra del 25% de la inversión inicial.

El PSOE entiende que la concesión del hospital de Villalba “incrementa injustificadamente el gasto” del sistema sanitario. Por ejemplo, al restar más del 24% de la población que tenía asignada el hospital de Puerta de Hierro en Majadahonda, y el 23% de su población de referencia al de El Escorial cuando, además, ambos hospitales “distaban mucho de estar trabajando al límite de su capacidad”.

Los socialistas proponen como alternativa al modelo de gestión privada un “sistema multihospital público” para el noroeste de Madrid, en el que el hospital de Villalba se coordine con los de Majadahonda (el centro de referencia para 451.558 personas a 31 de diciembre de 2013) y El Escorial (130.521) antes que encargarle a IDC Salud su gestión. “Ello permitirá realizar economía de escala, racionalizar los recursos sanitarios y mejorar la eficiencia de los tres hospitales, al tiempo que optimiza la oferta de servicios hospitalarios a los casi 600.000 habitantes del noroeste de la Comunidad de Madrid”, esgrime el PSOE.

Villalba da servicio a unos 111.000 habitantes de los municipios de Collado-Villalba, Alpedrete, Moralzarzal, Cercedilla, Navacerrada, Los Molinos, Becerril de la Sierra y Collado Mediano, con una renta per cápita inicial de 580 euros por persona y año. El PSOE critica que “no existe documentación técnica que enmarque con racionalidad” el modelo del hospital de Villalba “en el sistema sanitario de su entorno”.

El PP perdió en las elecciones del pasado mayo la mayoría absoluta en el Parlamento regional, donde cuenta con 48 de los 129 diputados (la legislatura anterior tenía 72). Los socialistas, con 37 escaños, dan por descontado el respaldo de Podemos (27) y esperan el de Ciudadanos (17) pese al pacto que permitió la investidura de Cristina Cifuentes como presidenta regional. EL PAÍS adelantó durante la campaña electoral que Ciudadanos era partidario de revisar el modelo de gestión enteramente privada de los hospitales de Valdemoro, Torrejón de Ardoz, Móstoles y Villalba. La aprobación de la proposición no de ley del PSOE no es vinculante, es decir, que no obligaría a su cumplimiento al Gobierno regional. Pero sí sería un significativo revés político y dejaría en una posición incómoda al Gobierno.

Madrid cuenta con siete modelos distintos de gestión para los 36 hospitales de la red pública. El Tribunal Constitucional avaló en mayo, sin entrar al fondo del asunto, la ley que inició la privatización sanitaria. El Gobierno de Ignacio González (PP) renunció a entregar a empresas privadas la gestión de seis hospitales, el mayor plan de privatización sanitaria puesto en marcha en España, tras año y medio de protestas. Cifuentes ha descartado extender el modelo Alzira a otros hospitales.