Decenas de empresas pagaron a la fundación de Convergència

Las principales adjudicatarias de la Generalitat y de Ayuntamientos del partido de Mas donaron a CatDem tres millones de euros entre 2008 y 2013

Registro de la sede de la fundación CatDem en Barcelona, el pasado 28 de agosto.

Constructoras y empresas de servicios adjudicatarias de grandes contratos de la Generalitat y de Ayuntamientos de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) copan el listado de los mayores donantes a CatDem, la fundación del partido, de 2008 a 2013, años investigados por la Fiscalía Anticorrupción por el supuesto pago de comisiones ilegales del 3% desde la firma Teyco. CatDem recibió en esos seis ejercicios más de 6,5 millones en donaciones. Las aportaciones de empresas adjudicatarias de las Administraciones controladas por el partido superan ampliamente la mitad de esa cifra. Las constructoras Copisa, Teyco, Tau y ACS, así como el grupo de servicios Agbar y el farmacéutico Esteve, figuran en los primeros lugares de la lista.

El Grupo Agbar, responsable de la gestión de aguas en buena parte de Cataluña a través de sus filiales ha sido el mayor donante de la fundación CatDem. Documentos a los que ha tenido acceso EL PAÍS muestran que Sorea y Aquagest, dos filiales del grupo, aportaron a la fundación 715.000 euros, con donaciones superiores a los 100.000 euros entre 2008 y 2011, que descendieron bruscamente hasta desaparecer por completo en el último ejercicio.

Copisa, con 580.000 euros, es la mayor contribuyente de entre las constructoras, el sector que en su conjunto más fondos aportó a CatDem. Las donaciones de esa firma, una de las mayores de la comunidad autónoma, resultan constantes a lo largo del periodo investigado, en las que oscilan entre 75.000 y 115.000 euros por ejercicio. En esos mismos años, la empresa recibió decenas de adjudicaciones del Gobierno catalán. En una, por 10,4 millones, Copisa participa en una UTE para hacer un tramo de la Línea 9 del Metro de Barcelona. Este proyecto ya se ha visto vinculado con otro caso de supuesta financiación ilegal de CDC, el caso Palau, por el que el partido recibió 6,6 millones de Ferrovial, según el juez.

El tercer gran donante a la fundación CatDem es otro grupo constructor catalán, el Grup Soler, radicado en Manresa (Barcelona) y con varias filiales de obras públicas, energía y servicios relacionados. A través de al menos cuatro filiales, Soler hizo donaciones a la fundación por 539.000 euros. Las adjudicaciones a esta constructora en los últimos años copan varias páginas del Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC), con contratos millonarias en áreas como la construcción de equipamientos, el mantenimiento de comisarías de los Mossos o las telecomunicaciones de sedes de la Generalitat.

Teyco y las empresas de la familia Sumarroca —fundadora de CDC junto con Jordi Pujol— figuran con 335.000 euros en el cuarto lugar de los donantes. Las investigaciones que llevan a cabo la Fiscalía Anticorrupción y la Guardia Civil, bajo las órdenes del Juzgado de Instrucción 1 de El Vendrell, empezaron hace dos años por el supuesto pago de comisiones ilegales al exalcalde de Torredembarra (Tarragona), Daniel Masagué. Estas investigaciones, inicialmente centradas en el ámbito local, han dado posteriormente el salto a CatDem tras el hallazgo de un documento en el que se detallaban supuestas comisiones del 3% a la fundación por parte de la constructora. Esta línea de investigación es la que provocó el registro de la sede de CatDem y de CDC el pasado 28 de agosto.

Laboratorios y juego

En los años investigados, Teyco aportó 118.000 euros en 2008 y 2009, mientras que su filial Bluegreen Village donó otros 168.000 en 2012 y 2013. El coordinador general de CDC, Josep Rull admitió ambas donaciones tras la operación de la Guardia Civil y defendió que eran "legales" y no comisiones. Rull, sin embargo, no informó de que una tercera empresa de los Sumarroca, Emte, hoy fusionada con Comsa, donó otros 50.000 euros a CatDem entre los años 2008 y 2009.

La multinacional farmacéutica Esteve, con 325.000 euros, figura como la quinta sociedad con mayores contribuciones a CatDem entre 2008 y 2013. Las aportaciones fueron hechas a través de tres filiales: Laboratorios Esteve, Esteve Química y la filial inmobiliaria Amilcar SA. La sexta mayor contribuyente a la fundación es la multinacional del juego con sede en Terrassa (Barcelona) Cirsa Gaming Corporation, quien dio 100.000 euros en cada uno de los tres últimos ejercicios recogidos en los documentos.

Entre las empresas que donaron más de 100.000 euros les siguen TAU Ingeniería y Construcciones Especiales (228.000 euros); la Fundación ACS (210.000); la antigua constructora Comsa (aportó 175.000 euros a través de su filial Tamisa); Acertis Corp (135.000), Construcciones Deco (125.000), el grupo FCC (105.000) y GBI Serveis, sociedad, propiedad de una firma inversora radicado en Holanda. En esta lista de grandes donantes destaca también una empresa textil: el grupo internacional Pronovias.

La práctica totalidad de grandes donantes a CatDem han recibido en los últimos años adjudicaciones millonarias por parte de las Administraciones controladas por Convergència en los campos de las obras públicas, servicios e incluso la sanidad pública.

Los investigadores consideran que la fundación CatDem actuó en los últimos años como receptora de supuestas comisiones ilegales por obra pública encubiertas en forma de donaciones aparentemente legales. Posteriormente, el dinero pasaba al partido por el pago de supuestos servicios que CDC prestó a su fundación. El Tribunal de Cuentas, que cifra en 2,2 millones el dinero cobrado por el partido de su fundación, considera que los trabajos que justificarían estos pagos no han quedado acreditados, en un esquema casi calcado al del caso Palau.

 investigacion@elpais.es

190.000 euros en pagos de otra entidad

La fundación CatDem no solo recibía pagos de constructoras y empresas adjudicatarias de contratos de la Generalitat. Entre 2008 y 2013, el think tank convergente recibió 190.000 euros de una segunda fundación también vinculada al partido. Se trata de Fòrum Barcelona, que pagó un total de 70.000 euros en 2008 y otros 120.000 euros en 2012.

La fundación Fòrum Barcelona, que ya está liquidada, pagó a Convergència Democràtica un total de 1,3 millones entre 2007 y 2013. El Tribunal de Cuentas reprocha en sus informes a Convergència que no ha justificado ni aclarado los trabajos por los cuales cobró el dinero desde su fundación. El partido alega que cobraba de esta entidad porque le aportaba la estructura "administrativa y contable" de la que esta carecía.

Más información