Selecciona Edición
Iniciar sesión

La Policía Nacional reprime un motín en el centro de extranjeros de Valencia

Motín protagonizado por 54 internos del Centro de Internamiento de Extranjeros

La Generalitat solicita una investigación de los sucedido en la que participen las ONG

 Nacho Frejo

La policía ha frustrado esta medianoche con material antidisturbios un motín en el que han participado 54 internos del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores, en Valencia, seis de los cuales llegaron a encaramarse al tejado. Según fuentes policiales, en el suceso han resultado heridos leves cinco agentes. La vicepresidenta valenciana, Mònica Oltra, ha pedido una "investigación" de los hechos por parte de una ONG como Cruz Roja y se ha manifestado a favor de la clausura del centro.

Ana Fornés, portavoz de la campaña CIEs No que reclama desde hace años el cierre de las instalaciones, ha afirmado por su parte que también hay lesionados entre los inmigrantes. Un extremo que han negado fuentes de la Delegación del Gobierno. La activista, que ha estado en los exteriores del edificio junto a otros miembros del grupo durante la noche, ha señalado que el motivo probable de la revuelta de los inmigrantes ha sido "llamar la atención sobre su situación y sobre las condiciones del CIE, que son muy duras". "Saben que el centro está dentro de un complejo policial y que es imposible escapar".

El motín, sofocado a la una de la madrugada, ha comenzado a las once y media de la noche cuando medio centenar de internos ha forcejeado con los agentes del centro. A uno de ellos le han golpeado en la cara y a otro le han arrebatado las llaves, según fuentes policiales. A continuación han logrado acceder a la puerta de salida del patio y varios de ellos han subido hasta el tejado a través de un falso techo.

El resto de amotinados ha permanecido en la parte baja del centro, donde han vaciado extintores y han prendido fuego a varias colchonetas. Desde el tejado, media docena de internos ha lanzado piedras a los agentes que permanecían abajo y, según fuentes policiales, han preparado ramas de árbol de un metro de largo para arrojárselas a modo de lanzas.

Los policías han efectuado disparos de fogueo y, posteriormente, han disparado de forma disuasoria varias pelotas de goma hacia los árboles cercanos al tejado donde permanecían encaramados los amotinados. La Policía ha solicitado entonces tanto la ayuda de los bomberos -para poder acceder con sus escaleras hasta el tejado- como de la Unidad de Intervención Policial (UIP).

Los amotinados se han rendido sobre la una de la madrugada tras la llegada de la UIP y la situación en el CIE ha quedado totalmente restablecida sin que se haya producido fuga alguna, según las mismas fuentes.

Investigación independiente

La vicepresidenta de la Generalitat valenciana, Mònica Oltra, ha reclamado al Gobierno español, a preguntas de los periodistas, "una investigación" de lo sucedido y de las condiciones del centro. Oltra ha añadido que a la vista de lo sucedido anoche y de las peticiones realizadas por ONG y otros colectivos, el centro "en este momento está para cerrar". La número dos del Consell ha criticado el uso de pelotas de goma por parte de la policía.

Oltra ha denunciado que la dirección del CIE de Zapadores no permite la entrada de Cruz Roja a sus instalaciones a pesar del convenio que la organización tiene suscrito con el Gobierno español. Esta era una de las cuestiones que Oltra quiere trasladar al delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana. "Difícilmente se puede ser ciudad acogedora [de refugiados] cuando a personas inocentes se las encierra, se las tiene en condiciones infrahumanas y no se deja entrar a las ONG para ver en qué condiciones están", ha dicho rotunda la vicepresidenta, quien ha advertido además de la posible presencia de menores. 

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, se ha manifestado también a favor de la clausura del centro. "Al Ayuntamiento "no le gusta tener un centro de internamiento de personas que no han cometido más delito que no tener los papeles en regla", ha declarado. Tanto Ribó como Oltra pertenecen a Compromís, que gobierna la ciudad y el Gobierno autonómico en alianza con los socialistas.

Una treintena de activistas de la campaña CIEs No han acudido a las inmediaciones del edificio "alertados por vecinos que informaban de que se escuchaban distintos tipos de disparos", según su portavoz. Fornés y otros miembros de la campaña han regresado esta mañana al centro para intentar contactar con los internos y ofrecer "una reconstrucción de lo que ha sucedido".

En el CIE de Valencia hay unos 75 internos, la mayor parte de ellos magrebíes, debido a la cercanía con el puerto de Alicante, desde donde son expulsados a sus países de origen. Según Fornés, en estos momentos CIEs No estaba tramitando la salida de dos menores de nacionalidad argelina "que no pueden estar en el centro" por estar reservado para mayores de edad.

El 17 de septiembre del pasado año se registró un intento de fuga en este mismo CIE por parte de medio centenar de inmigrantes, que fue abortado por la Policía aunque varios de ellos lograron escapar. Desde entonces las instalaciones han sido sometidas a reformas.

A finales de agosto, el grupo parlamentario Podemos-Podem presentó en Les Corts una iniciativa en la que reclama que el Consell inste al Ejecutivo central al cierre inmediato de los CIE. La plataforma CIEs NO mantiene una campaña en las redes sociales con la etiqueta #VLCsenseCIE (Valencia sin CIE).

Más información