Selecciona Edición
Iniciar sesión

Siete Ayuntamientos crean el primer ‘macromunicipio’ de España

Los alcaldes firmaron un documento cuyo objetivo es compartir las instalaciones y los servicios deportivos y culturales de todos

Desde la izquierda, los alcaldes César Muñoz (Villanueva de Perales), Asensio Martínez (Sevilla la Nueva), Borja Gutiérrez (Brunete), Florentino Serrano (Quijorna), Andrés Samperio (Navalagamella) y Juan Antonio de la Morena (Villamantilla) y el edil delegado de Valdemorillo, Luis Hernández.

Siete Ayuntamientos se unieron el martes para formar el primer macromunicipio de España. Los alcaldes de Brunete, Sevilla la Nueva, Quijorna, Villanueva de Perales, Villamantilla, Valdemorillo y Navalagamella firmaron un convenio que permitirá a todos sus vecinos utilizar las instalaciones deportivas y culturales a precio de empadronado, independientemente de donde vivan. En un futuro, los municipios integrarán también servicios administrativos y policiales.

El conjunto de los siete municipios se extiende por 281,1 kilómetros cuadrados, en un radio de 14, y alcanza una población de 40.100 habitantes. Este martes, sus alcaldes firmaron un documento cuyo objetivo es compartir las instalaciones y los servicios deportivos y culturales de todos, aunque el plan es mucho más ambicioso. De hecho, el documento rubricado especifica que se trata solo de un primer paso.

Un macromunicipio se diferencia de una mancomunidad (de las que existen varias en la región) en que el primero trata a todos los residentes, con independencia de donde vivan, como iguales cuando utilizan los servicios municipales que paga cada Ayuntamiento, mientras que la mancomunidad es una unión de pueblos que comparten gastos a la hora de financiar un servicio. Por ejemplo, pagar la recogida de basuras.

El convenio firmado este martes contempla, además, “la constitución de una agrupación de municipios para el posible sostenimiento en común del personal” municipal de todos los pueblos para agrupar y distribuir los costes de los servicios de seguridad y policiales, así como “la elaboración de un plan de mejora de las comunicaciones interurbanas entre los firmantes”.

Los alcaldes, pues, planean poder sacar a concurso, como una única entidad, los servicios básicos para mejorar el nivel de las ofertas recibidas y reducir así costes. Aspiran también a compartir estructuras y personal administrativo como, por ejemplo, arquitectos o tesoreros que puedan trabajar de manera transversal en todos los Consistorios del macromunicipio.

El alcalde de Brunete e impulsor del proyecto, Borja Gutiérrez (PP), admite que tanto la armonización del servicio de las fuerzas de seguridad como el potenciamiento de la red de transporte que conecta los pueblos son competencia autonómica, pero añade que la unión está comprometida a trabajar con la Comunidad para impulsar esos cambios. El documento que firmaron los siete regidores evoca “el principio de autonomía municipal reconocido por la Constitución española”, y explica que se puede alcanzar solo si se obtienen “los medios económicos necesarios para el cumplimiento de sus fines”.

La cercanía entre esos pueblos, que permite desplazarse entre ellos en un tiempo que oscila entre 15 y 20 minutos, fue el origen de la idea de Gutiérrez. “Me metí en el coche y me fui de mi pueblo a Villanueva de Perales. Tardé 20 minutos, mucho menos de los que, por ejemplo, se necesitan para desplazarse de un barrio a otro de Madrid. Así que se me ocurrió que nuestros vecinos podían hacer lo mismo para aprovechar instalaciones en muchos casos infrautilizadas”. La intuición se convirtió hace cuatro años en un acuerdo inicial entre Brunete, Sevilla la Nueva (PP), Quijorna (entonces PP), Villanueva de Perales (PSOE) y Villamantilla (PP).

El experimento funcionó: el polideportivo municipal de Brunete, por ejemplo, incrementó un 12% el número de usuarios. En la piscina municipal cubierta esta subida ha llegado hasta el 25%, con un aumento del 8% del número de inscritos en el club deportivo de natación.

Más usuarios, más ingresos

El beneficio de la piscina, además, se incrementó un 13,5%. “El aumento del número de usuarios ha implicado poner en marcha nuevos cursos de natación. Por ello, la empresa que gestiona la piscina ha podido contratar a dos nuevos monitores”, explica Gutiérrez. En 2014, los ingresos de las instalaciones deportivas y culturales de Brunete subieron 60.000 euros, un 19% más que el año anterior. Fue el éxito de este primer acuerdo el motor en la base del convenio que se firmó este martes. Al núcleo original se han unido Valdemorillo y Navalagamella, ambos gobernados por listas locales.

César Muñoz, alcalde socialista de Villanueva de Perales, subraya que la diferencia de color político no es un obstáculo: “Lo que tratamos de hacer es colaborar para garantizar más servicios a nuestros ciudadanos y una mejora general. Hemos conseguido rentabilizar instalaciones que no estaban utilizadas al 100% y activar indirectamente la economía gracias al consumo de vecinos de otros pueblos”.

El Ministerio de Administraciones Públicas explicó este martes que este es el primer convenio de estas características, aunque explican que el término “macromunicipio” no está recogido en ninguna ley.

Más información