Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paralizadas las obras de reforma en la antigua galería Joan Prats

Los técnicos aseguran que no se han eliminado elementos protegidos

Interior de la galería en la actualidad.
Interior de la galería en la actualidad.

“Los técnicos del distrito del Eixample han comprobado esta mañana in situ que no se han eliminado elementos protegidos del interior del local del número 54 de la Rambla de Catalunya, ya que las obras no afectan a la fachada del inmueble ni a unas puertas de armario que piso inferior, que son los elementos que están incluidos en el plan especial de protección”, aseguraron ayer fuentes del Ayuntamiento de Barcelona. El pasado sábado saltaron las alarmas cuando unas fotografías del interior de la que fue histórica galería Joan Prats hasta julio de 2014 aparecían publicadas en una red social mostrando como el establecimiento, obra del arquitecto Josep Lluís Sert, habían desaparecido bajo el poder de la piqueta

Según la misma fuente municipal: “A finales de julio se envió al distrito del Eixample un comunicado diferido de obras, para realizar obras menores que se admitió el día 27”. Según han comprobado los técnicos, prosigue el Ayuntamiento, “las obras se están haciendo con cuidado y no se están afectados elementos protegidos”.

Pese a todo, y para poder valorar de forma correcta los trabajos, el Ayuntamiento “ha decidido pedir al promotor que paralice las obras hasta que el departamento de patrimonio arquitectónico del Ayuntamiento corrobore lo que aseguran los técnicos del distrito y elabore un nuevo informe, algo que estará listo en un par de días”.

El informe de los técnicos del distrito contrasta con la evidencia que mostraban las fotografías en la que los falsos techos del prestigioso arquitecto, autor entre otras del edificio de la Fundación Miró, habían desaparecido y dejaban ver las vigas de madera y las bovedillas pintadas originales del edificio, la Casa Dolors Calm, construido por Josep Déu i Busquets a finales del siglo XIX.

Las puertas de armario a las que aluden desde el ayuntamiento corresponden a las originales que tenía la primera tienda de los años cuarenta, que hacían juego con la fachada del local y que fueron trasladadas al reformarse el local hasta el sótano del establecimiento.

El inmueble había permanecido intacto hasta finales del mes pasado, ocupado desde octubre por una tienda de la diseñadora Isabel de Pedro. Según explicó a este diario, y dado que el espacio estaba protegido ella y su socio, Rafael Tous restauraron el espacio de forma escrupulosa, sin abrir ni un solo agujero en las paredes. Para poder abrir su tienda, de Pedro tuvo que respetar el acuerdo municipal que le obligada, para mantener el espíritu de la antigua galería, a continuar exhibiendo arte combinándolo con la moda. El mismo acuerdo le obligó también a no poder abrir ni una simple ventana, algo que le fue denegado. De Pedro tuvo abierta su tienda hasta el pasado día 31 de julio. Al día siguiente apareció un cartel en el escaparate que anunciaba la próxima apertura de una tienda de la marca internacional de sport wear y relojes Nautica, firma que, al parecer, no ha tenido ningún impedimento, ni miramiento, a la hora de realizar unas obras radicales en el interior del local.

Más información