Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las perlas xenófobas de Xavier García Albiol

El nuevo candidato del PP en Cataluña ha protagonizado numerosas polémicas por declaraciones que vinculan inmigración y delincuencia

El nuevo candidato del PP en Cataluña, Xavier García Albiol, alcanzó la alcaldía de Badalona en 2011 gracias a un discurso xenófobo que caló en los barrios con más índices de inmigración de la ciudad, la tercera en número de habitantes en Cataluña. En mayo pasado fue desalojado de la alcaldía con un pacto de las izquierdas. Estas son algunas de las perlas xenófobas de Xavier García Albiol. 

"Limpiando Badalona". La campaña de las últimas municipales estuvo envuelta de polémica por uno de los lemas que el PP usó en sus carteles, "Limpiando Badalona". El entonces alcalde, que siempre había jugado con la ambigüedad del verbo "limpiar" -entre quitar la suciedad o expulsar a los inmigrantes- aseguró que el lema se debía a que había aumentado los servicios de limpieza en la localidad. El lema no era nuevo: durante su mandato Albiol ya presumió de "limpiar Badalona". 

Primero los de casa. Durante su etapa en la alcaldía, Albiol intentó promover hasta tres veces un reglamento que restringía ayudas no imprescindibles para inmigrantes: desplazamientos por empleo; el material y actividades extraescolares; las mejoras para la vivienda o a las personas con dietas especiales. Su justificación: primero, los de casa. “Es de justicia que quien lleva años pagando impuestos acceda a las ayudas por delante de quien acaba de llegar”. Durante su mandato, emprendió otras medidas como actualizar el padrón para reducir el número de inmigrantes o el freno a una mezquita en la localidad.

El tríptico de la polémica. En 2010, cuando preparaba su estrategia para ascender a la alcaldía, García Albiol editó unos panfletos que vinculaban los gitanos rumanos con la delincuencia. En el tríptico aparecía una foto de rumanos de etnia gitana con una pregunta impresa. "¿Tu barrio es seguro?". Tras ello, una promesa: "Podremos salir por el barrio con la seguridad de no ser acosados o atracados. Albiol fue llevado a juicio por SOS racismo, y finalmente fue absuelto pese a reconocer que "ofendió" a los gitanos rumanos. "Me parece el mundo al revés. Aquellos que defendemos y luchamos contra los que delinquen somos los culpables por dar nuestra opinión", dijo en pleno proceso judicial.

Los gitanos rumanos, "una plaga que solo ha venido a delinquir". El tríptico no fue la única acción contra los gitanos rumanos, uno de los colectivos a los que más atacó, con la connivencia de la dirección de su partido: "Han venido exclusivamente a ser delincuentes", dijo Albiol mientras era jefe de la oposición. Tachó al colectivo de "plaga" y prometió no darles "ni un euro" en ayudas.

"Aquí no tenemos campamentos de gitanos, aquí es peor: están en los barrios". La decisión de Nicolas Sarkozy de expulsar a los gitanos rumanos de Francia motivó que Albiol se fijara en ese colectivo para azuzar su discurso xenófobo. El entonces jefe de la oposición municipal invitó a una eurodiputada francesa a pasear por Badalona para vincular la situación en Francia con la de la ciudad catalana. Meses más tarde, Albiol aseguró que en la localidad la situación todavía era peor:  "Aquí no tenemos campamentos de gitanos como en Francia, aquí la situación es aún peor, están repartidos por los barrios, haciendo la vida imposible a los vecinos y, encima, cuando nos quejamos, nos atacan y nos tachan de racistas".

"O aceptan nuestros valores o que se vuelvan por donde han venido". Albiol ha sido una pieza importante en el PP catalán desde que los sondeos lo situaban en una buena posición para gobernar Badalona, meta que alcanzó en 2011. Cuando llevaba un año en el mando, como edil más importante del partido en Cataluña, logró que el PP aceptara sus tesis sobre inmigración en el ideario del partido. Durante el congreso del PP catalán logró que la ponencia en política social fijara la reducción de ayudas a los inmigrantes y proclamó: "Nuestra capacidad de acogida no es ilimitada. O aceptan nuestros valores o que se vuelvan por donde han venido”.

 

Más información