Selecciona Edición
Iniciar sesión

En libertad tras ser detenido por espiar a su novia con una ‘app’

El chico regaló a su pareja un móvil con una aplicación que rastreaba su ubicación

Muchas aplicaciones móviles sirven estos días para espiar otros celulares ATLAS

Le regaló a su novia un móvil envenenado. Dentro instaló una aplicación que permite tener control absoluto del usuario, y ella no lo sabía. Llamadas, mensajes de Whatsapp, correos, redes sociales, ubicación, cuentas corrientes y acceso remoto al micrófono y la cámara del móvil eran vistos y activados permanentemente por un chico de 20 años que ha sido detenido y puesto en libertad con cargos por un juez de Jaén por espiar mediante la aplicación a su pareja, de 27 años. "Tenía un control del 100% sobre ella. Quería comprobar en cada momento qué hacía y donde estaba", informan fuentes policiales, que recuerdan que utilizar una aplicación para espiar es ilegal.

El chico, que ha admitido los hechos durante las declaraciones judiciales, fue detenido por un delito de violencia de género y otro contra la intimidad de las personas, cargos que ha mantenido el juez, informa Europa Press. "La mujer estaba sometida a un riguroso control, así como un desgaste grave psicológico por parte del detenido", informa la Policía Nacional, que le detuvo en Jaén la semana pasada.

Tras nueve meses de relación, la víctima se personó en las dependencias policiales para denunciar abusos psicológicos, y en su declaración añadió que sospechaba que su pareja le estaba controlando el teléfono, por lo que se vio que podía haber más delitos. "Ella consideraba que no era normal que él supiera el lugar y determinadas situaciones que le sucedían en la vida cotidiana", apunta la policía, que añade que la chica intentó romper la relación con él en varias ocasiones pero él insistía. "Cuando ella consiguió definitivamente romper la relación, él le confesó que la iba a seguir vigilando porque le tenía pinchado el teléfono", informan las fuentes.

Pero el control iba más allá de las llamadas de teléfono. Posteriormente fue detectada la aplicación, que amplía los ámbitos de control sobre la víctima. "Él llegaba incluso a ridiculizarla ante sus amistades, así como chantajearla emocionalmente. "Si hubiese difundido los datos, las penas podrían agravarse", añade la policía.

Por otro lado, el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha hecho público este lunes que el teléfono de información 900 200 999 ha atendido durante el primer semestre del año 4.519 consultas relacionadas con violencias de género, un 10,6% más que las realizadas por este motivo en el mismo periodo del año anterior. "Esta evolución refleja el creciente nivel de concienciación de la ciudadanía, además de un mayor conocimiento de los recursos a lo que hay que recurrir para pedir ayuda", ha declarado la directora del IAM, Carmen Cuello, en relación a estos datos.

Más información