La Generalitat vuelve a adeudar a las farmacias 224 millones de euros

La Administración les debe la factura de los medicamentos que dispensaron en abril y mayo

Una farmacia dispensa medicamentos.

La Generalitat vuelve a aumentar la deuda que tiene con las farmacias catalanas desde 2011. La Administración debería haber pagado ayer los 112 millones de euros correspondientes a la factura de los medicamentos que dispensaron los boticarios en el mes de mayo. Este impago se suma también al retraso en el abono de la factura de abril (112,7 millones). En total, la Generalitat debe a los farmacéuticos 224,7 millones.

Según informó el Consejo de Colegios Farmacéuticos de Cataluña (CCFC), las farmacias están cobrando “con una media de 55 días de retraso respecto al día de pago que marca el concierto y casi tres meses después de haber dispensado los medicamentos”. Los representantes de los boticarios exigieron en un comunicado “que se acabe con estos atrasos que padecen desde hace cuatro años” y pidieron que el pago de los medicamentos “sea una prioridad para las administraciones de la misma manera que lo es para los pacientes”.

El tesorero del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, Joan Calduch, dijo ayer que están en una situación de “indefinición” y añadió que los boticarios se encuentran en un “estatus de indefensión”. “Pasan los meses y no mejoramos las condiciones negativas que llevamos arrastrando tanto tiempo. Lo que se pone claramente de manifiesto es una infradotación presupuestaria en alguna parte”, señaló.

Las farmacias catalanas son, junto a las valencianas, las boticas que más tardan en cobrar los medicamentos de todo el Estado. Los farmacéuticos catalanes suman ahora mismo 55 días de retraso, los valencianos están a un mes y el resto de boticarios del Estado a un máximo de 22 días. “No puede ser que haya estas desigualdades entre las comunidades”, protestó Calduch.


Cobro de intereses


El conflicto entre la Generalitat y las farmacias, que se remonta a 2011 y alcanzó el momento más tenso en noviembre de 2013 con el máximo de deuda histórico de cuatro meses, se enquistó todavía más a finales de mayo cuando las boticas reclamaron intereses por el retraso en los pagos. Unas 2.000 farmacias exigieron más de 22 millones de euros por las demoras continuas en el abono de las facturas de medicamentos desde 2011.

Calduch criticó que la recuperación económica que tanto ensalzan las Administraciones todavía no se ha dejado ver entre los farmacéutico.s “En vez de tener un plan de ruta marcado, no tenemos nada. Ya toca que antes de afrontar nuevos retos, se pongan al día con lo que deben”, apuntó.