Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andorra se compromete a reformas para salir de la lista de paraísos fiscales

El jefe de Gobierno, Toni Martí, avisa de que el mundo no admite "excepcionalidades"

Califica de "ejemplar" la actuación de las autoridades financieras en el caso BPA

Antoni Martí, ayer durante su conferencia.

El jefe de Gobierno de Andorra, Toni Martí, se comprometió ayer a seguir adelante con las reformas en materia de transparencia después de que la Comisión Europea lo incluyera dentro de la lista de países “no cooperantes” en materia de lucha contra el fraude y evasión fiscal. En una conferencia en el XXVI Encuentro Empresarial en el Pirineo, Martí afirmó que Andorra puede seguir siendo “competitiva”, pero advirtió de que el mundo ya no admite “excepcionalidades”. Por ello, el jefe de Gobierno de Andorra garantizó que en 2018 el intercambio de información fiscal será automático y que está ya “culminando” las negociaciones para firmar un Acuerdo de asociación con la UE. Además, Martí anunció que hará más pasos para homologar el país fiscalmente a los países de la OCDE.

Un día antes de la visita del primer ministro francés, Manuel Valls, Martí mostró su compromiso con la agenda reformista. Lo hizo después de que la Comisión incluyera el miércoles a Andorra en la lista negra de 30 paraísos fiscales y, sobre todo, tras la crisis de BPA, por la que tuvo que intervenir al banco. En el terreno fiscal, Martí dijo que Andorra se insertaría dentro de un “marco de buenas prácticas fiscales”, que aunque no serán “uniformes” sí serán “homologables”. El jefe del Ejecutivo andorrano citó, en concreto, el programa BEPS de la OCDE, contra la erosión de bases y trasvase de beneficios. Consciente de las resistencias que hay en sectores del país para abrirse al exterior, Martí avisó: “Es el momento de seguir avanzando, porque la alternativa es el aislamiento”.

Martí atribuyo su inclusión en la lista de la Comisión a que ha sido elaborada “cruzando las listas nacionales” de los estados miembros de la UE. Andorra aparece en la lista negra de Bélgica, Bulgaria, Croacia, Estonia, Grecia, Italia, Letonia, Lituania, Polonia y Portugal. España también lo incluyó entre los países que considera “no cooperadores”, lo cual Martí atribuyó a un “error”, puesto que Andorra fue “eliminada de la lista de paraísos fiscales de España”. Frente a ello, abogó por seguir firmando convenios para evitar la doble imposición (CDI) con más estados, después de haberlo hecho ya con los vecinos España y Francia. “Ante los miedos y las dudas lo que nos deberíamos preguntar es en qué situación nos hallaríamos si no hubiéramos hecho nada. Si hubiéramos cedido al inmovilismo, si hubiéramos mantenido una economía cerrada, la opacidad o la ausencia de fiscalidad”, insistió.

El jefe del Ejecutivo andorrano también se ha referido a la crisis de BPA, que tuvo que ser intervenido después de que la unidad antifraude (FinCen) del Tesoro estadounidense acusara a la entidad de favorecer el blanqueo de capitales procedentes del crimen organizado. Martí ha juzgado la actuación de las autoridades del Principado de “ejemplar” y ha recordado que a finales de año el banco, una vez saneado de los activos ilícitos, será vendido. “Es para nosotros una prioridad que los clientes que confiaron en BPA recuperen sus ahorros”, ha añadido.

Martí ha señalado que la nota del FinCen se refería solo a la “preocupación” por una entidad y por “las supuestas prácticas de unos directivos en concreto”. “La plaza financiera andorrana en su conjunto hace años que hace unos grandes esfuerzos para adaptarse a los estándares internacionales de cooperación y transparencia”, ha remachado.