Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iceta da el primer paso para ser candidato a la Generalitat

El líder socialista dice que "hay PSC para rato" y cierra filas con Pedro Sánchez

Miquel Iceta, a Barcelona.

Miquel Iceta ha cumplido este sábado el formalismo y ha anunciado que quiere ser el candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat. Casi nadie cuestionaba que eso fuera a ocurrir, pero el primer secretario de los socialistas catalanes quiso solemnizar su decisión al anunciarla en el consejo nacional extraordinario que celebró el partido. “Me dejaré la piel como candidato socialista”, dijo Iceta, al tiempo que le faltó tiempo para anunciar que el PSC está dispuesto a entrar en el futuro gobierno catalán que se forme tras el 27 de septiembre.

El anuncio de Iceta es el primer paso de un proceso al que seguirá la recogida de avales y que debería concluir el 26 de julio. Ese día, los militantes y simpatizantes socialistas catalanes están llamados a una triple votación para elegir el candidato a la Moncloa, el de la Generalitat y el cabeza de lista por Barcelona en las elecciones generales.

Pero esa triple votación sobre el papel podría quedar en nada si, como parece, Pedro Sánchez no tuviera oponente, ni Miquel Iceta tampoco. La exministra Carme Chacón ya ha anunciado que no competirá con el líder del PSOE y se da por hecho que tampoco lo hará con el del PSC. A cambio sí parece probable que vuelva a encabezar la lista por Barcelona para el Congreso, pero sin oponente.

Esa tesitura evitaría también las primarias y Chacón sería proclamada candidata por la dirección del partido. La exministra, presente en el consejo nacional, sabe que pasó su tiempo para liderar el socialismo español tras la derrota en la orilla en el congreso de Sevilla en febrero de 2012 y que el PSC que entonces cerró filas con ella no volverá a hacerlo.

Para despejar cualquier duda, Iceta no dejó pasar la oportunidad para lanzar un aviso a aspirantes. “El único que puede sustituir a Mariano Rajoy al frente del Gobierno de España es Pedro Sánchez”, advirtió. “Tiene todo nuestro apoyo”, remachó, dando a entender con la primera persona del plural que se estaba refiriendo a todo el PSC.

Iceta es socialista desde antes de que se fundara el partido, en 1978, pues con anterioridad a esa fecha ya militaba en el PSP de Enrique Tierno Galván. Ha estado en la sala de máquinas de todas las campañas desde 1980, y ahora cree que le toca poner la cara en el peor momento de la historia del PSC. La dirección da por hecho que en las elecciones autonómicas continuará la caída y que repertir los 20 diputados de Pere Navarro en 2012 resulta una quimera.

7 consejeros con 1.972 votos y 5 con 2.193

Iceta ha reiterado que el PSC no apoyará la ley electoral que tramita el Parlament si no garantiza el mismo valor de todos los votos porque, a su entender, el texto vigente, penaliza a los habitantes de la provincia de Barcelona, sean de la capital o de los pequeños municipios. “Ninguna excusa”, dijo, para mantner el sistema actual.

A modo de ejemplo de la injusticia del sistema recordó el Consejo General de Arán, con un presidente de Convergència Democràtica, que con 1.972 votos logró siete consejeros, mientras que Unitat de Aran, la marca del PSC, consiguió 2.193 votos y tiene 5 consejeros.

De la magnitud del descalabro dependerá la continuidad o no de Iceta al frente del PSC, con un congreso ordinario que se celebrará nada más pasar las generales, previstas para finales de año. Podría ser entonces el momento de Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet que hace ahora un año se echó atrás para dirigir el PSC cuando se daba por hecho que lo haría.

En clave de análisis interno, Iceta vio el vaso medio lleno tras el 24-M, porque los socialistas siguen siendo la segunda fuerza en unas municipales. Obvió recordar que han perdido 190.000 votos respecto a 2011 (531.000 ahora frente a 721.000). “Hay PSC para rato”, dijo y cargó contra los que daban al partido por amortizado. “Hay PSC para rato”, repitió en dos ocasiones, y no se estuvo de cargas contra los que daban al partido por amortizado. “¡Que Santa Lucía les conserve la vista! O mejor, que se la aumente”, inquirió.

Sí reconoció que el PSC presentó 538 candidaturas, 230 menos que en 2011 y que eso implicaba, de entrada perder 420 concejales y 36.000 votos. Pese al enorme retroceso, reclamó que en 2019 no se vuelva a repetir el espectáculo de las 128 listas fantasma del 24-M, con 36 municipios sin un solo voto.

Hubo poca autocrítica en el discurso de Iceta. “A mejores candidatos, mejores resultados”, sentenció, aunque aclaró, sin citar a Jaume Collboni, que Barcelona era una de las excepciones. El PSC no ha firmado ningún acuerdo genérico con otras fuerzas políticas, pero está dispuesto a entrar en los gobiernos municipales para facilitar la estabilidad política, incluida Barcelona y Badalona, insistió.

 

Más información