Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy culpa a la prensa de su caída por el “martilleo con la corrupción”

El presidente acusa a Artur Mas de generar "inestabilidad" con las elecciones del 27-S

Mariano Rajoy, durante su discurso en Sitges.

La culpa la tienen las televisiones y la corrupción. Mariano Rajoy no dudó ayer en atribuir el descenso del atribuir el descenso del PP en las elecciones municipales y autonómicas del domingo  a los escándalos que han rodeado a su partido los últimos años. Pero el fenómeno en sí mismo no es lo que habría hundido las perspectivas electorales de la televisión. El factor añadido, según recalcó el presidente del Gobierno es el “martilleo constante de las televisiones” con el conjunto de casos que acechan al PP.

No es la primera vez que Rajoy apunta a los medios de comunicación por la mala imagen que los españoles tienen sobre los partidos políticos. El pasado noviembre lo hizo desde la tribuna del Congreso. Ayer, lo dijo en el cierre de las jornadas del Círculo de Economía de Sitges, ante un nutrido grupo de empresarios catalanes que le habían preguntado por las causas de la pérdida de votos del PP. Rajoy situó la corrupción y el “martilleo constante de las televisiones” como primer motivo. “Sobre todo por la forma como lo han tratado”, añadió. El otro factor que apuntó son los problemas para hacer llegar la recuperación económica a todas las capas de la sociedad. “Esto tampoco ayuda al Gobierno”, dijo.

Pese a admitir el daño que la corrupción ha hecho a las opciones electorales del PP, Rajoy no apuntó a cambios sustanciales de cara al futuro. Se limitó a recordar las medidas que ha impulsado el Gobierno y el Congreso como la prohibición de las donaciones de empresas a partidos o la limitación del gasto electoral. También aseguró que el PP ha “tomado decisiones” apartando a personas afectadas por casos de corrupción. “Haré cuando esté en mis manos”, insistió.

 Más allá de la corrupción, Rajoy añadió que está dispuesto a alterar aspectos del partido y del Gobierno para afrontar las elecciones generales. “Tenemos cosas que cambiar y lo haremos, pero no en política económica”, dijo añadiendo que no lo puede hacer “en 24 horas”. Rajoy llamó a “aprender de los errores y corregir los defectos”, pero insistió en pedir tiempo después de las críticas que le han llegado tanto desde dentro como desde fuera del PP por falta de autocrítica.

 Reforma constitucional

 Rajoy se refirió a la cuestión soberanista a petición del presidente del Círculo, Antón Costas, quien abogó por una solución que pasaría por un blindaje de determinadas competencias para Cataluña como lengua, cultura y educación. El presidente del Gobierno reiteró que está “dispuesto a hablar” con vistas a la próxima legislatura sobre una reforma constitucional, pero no aportó ningún detalle al respecto. También dijo que la próxima legislatura servirá para desencallar la nueva financiación autonómica, pendiente desde hace dos años. Añadió que si no lo ha hecho hasta ahora es por falta de dinero.

El presidente sí tuvo un mensaje claro para Artur Mas. Dijo que las elecciones anticipadas de Cataluña en septiembre “son un error porque no tocan”. “Estas elecciones no ayudan a la recuperación y generan inestabilidad, cuando hoy, lo que más conviene es la estabilidad”, insistió.

Más información