Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas advierte a Rajoy que “ahogar” a las autonomías da alas a los radicales

"El problema más grave no es el debate soberanista sino la gobernabilidad de los Ayuntamientos", dice el presidente catalán

Artur Mas, Luis de Guindos, en el centro, y Antón Costas, en las jornadas del Círculo de Economía de Sitges.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado hoy que los resultados de las elecciones autonómicas del pasado domingo obedecen a haber cargado a las autonomías el grueso de los ajustes económicos. “Ahogar a las comunidades autónomas tiene las consecuencias que vimos el domingo”, ha asegurado. Mas ha realizado estas manifestaciones este jueves las XXXI Jornadas del Círculo de Economía de Sitges (Barcelona).

El presidente aprovechó el acto para valorar el resultado de la jornada electoral del pasado domingo. Mas ha descartado que en la derrota de CiU en la ciudad de Barcelona haya influido el discurso soberanista. “Madrid también puede tener una alcaldesa de Podemos y allí no hay discurso independentista”, ha dicho.

Según Mas, los recortes están detrás de los malos resultados de la mayor parte de presidentes autonómicos que el pasado domingo se sometieron a la reelección. El presidente catalán ha lanzado este mensaje ante los empresarios a pesar de que en Cataluña todavía no se han celebrado elecciones autonómicas. Con todo, ha reiterado la queja al Gobierno: “Han puesto sobre las autonomías toda la presión de la reducción del gasto”.

El mensaje de fondo que Mas ha querido transmitir ante el empresariado catalán es que aunque su Gobierno resulte incómodo por la apuesta soberanista, las cosas pueden ir a peor si hay una Generalitat en manos de partidos como Podemos o Esquerra Republicana. Y también ha advertido contra la fragmentación política. “El problema más grave no es este debate [el soberanismo], sino la gobernabilidad de los ayuntamientos”.

 “Al Gobierno de Cataluña se le ha obligado a hacer muchos recortes, y haciendo esto hemos hecho muchos puntos para quedar mal ante los electores”, ha dicho. En otro momento de la conferencia ha admitido que sus políticas a favor del “derecho a decidir” le han provocado encontronazos con el Gobierno y con los empresarios. Pero ha alertado que hay alternativas peores.

“Mejor que esta situación la conduzca quien puede hacerlo bien”, ha dicho en referencia a él mismo. Se ha reconocido “escéptico” con la posibilidad de que el Gobierno central ofrezca una propuesta que pueda solucionar el problema catalán, pero ha asegurado que él no es “intransigente”. A partir de aquí ha advertido: “Otros quizás no sean solo escépticos, sino que pueden ser radicalmente intransigentes”, ha dicho en referencia a ERC y los partidos emergentes.

 

Más información