Selecciona Edición
Iniciar sesión

Las cinco medidas de Manuela Carmena para sus primeros 100 días

Ahora Madrid intentará frenar los desahucios y garantizará luz y agua a los necesitados

Manuela Carmena hoy en el Metro de Madrid. BERNARDO PÉREZ | VÍDEO: EL PAÍS - LIVE!

Manuela Carmena obtuvo el 31,8% de los votos en las elecciones municipales celebradas el domingo en Madrid y, con 20 concejales, podrá ser alcaldesa si logra el respaldo del socialista Antonio Miguel Carmona (15,3% y nueve ediles). Desplazaría así al Partido Popular, que lleva gobernando la capital desde hace 24 años; ayer Esperanza Aguirre fue la más votada (34,5%) y consiguió 21 concejales, pero ni siquiera con los siete de Ciudadanos (11,4%) llegaría a la mayoría absoluta (29).

A largo plazo, Ahora Madrid promete auditar la deuda pública e incluso aprobar quitas; revisar los contratos municipales para devolver al Ayuntamiento los servicios de recogida de basura, limpieza viaria, etcétera; paralizar las principales operaciones urbanísticas de la ciudad; subir los impuestos a las grandes empresas; intentar que la iglesia pague el Impuesto de Bienes Inmuebles; convertir en públicas y gratuitas las escuelas municipales; bajar el precio del transporte público; o quitar el nombre de figuras del franquismo de las calles de la capital.

Pero el mismo día en que era elegida Carmena como candidata, el 30 de marzo, Ahora Madrid presentó las cinco medidas más votadas dentro del proceso abierto a toda la ciudadanía para la elaboración de su programa electoral. La formación se comprometió entonces a “implementarlas en los primeros 100 días de gobierno municipal”, o lo que es lo mismo, antes de que empiece el otoño el próximo 21 de septiembre. Esas cinco medidas son:

  1. “Poner todos los medios y recursos municipales para la paralización de desahucios y desalojos de primera vivienda y para garantizar una alternativa habitacional”.
  2. “Parar la privatización de los servicios públicos, la externalización de servicios municipales a grandes empresas y la venta de patrimonio público”.
  3.  “Garantizar los suministros básicos (luz y agua) a todos los hogares que no puedan pagarlos”.
  4.  “Garantizar el acceso a las prestaciones sanitarias municipales y a acciones de prevención y promoción de la salud a todas las personas con independencia de su situación administrativa”.
  5.  “Desarrollar un plan urgente para la inserción laboral de jóvenes y parados de larga duración”.

Otras claves del programa electoral

El programa electoral de Ahora Madrid es sin embargo mucho más extenso (45 páginas, y otras 23 dedicadas a los distritos). Entre sus propuestas más importantes o llamativas, destacan las siguientes (que aparecen casi textualmente en sus páginas):

  • Llevar a cabo una auditoria ciudadana de la deuda pública bajo control técnico y social, incidiendo en los sobrecostes de las obras públicas, los contratos de mantenimiento y de servicios, los alquileres “injustificados” y los intereses de la financiación de la deuda.
  •  También se auditarán las ventas de patrimonio municipal de los últimos años, estableciendo una estrategia de reversión; y la legalidad y pertinencia de las modificaciones urbanísticas, “megainversiones” y transmisiones de suelo, para detectar posibles “sobrecostes injustificados y gestiones perversas”, de cara también a su reversión.
  • Reestructurar la deuda, renegociando los tipos de interés, alargando los plazos de amortización, implementando moratorias y quitas selectivas, y estableciendo incluso responsabilidades políticas y penales.
  • Fijar una estrategia para la recuperación progresiva de la gestión pública de los servicios municipales externalizados a grandes empresas y grupos económicos.
  • Eliminar las cesiones, subvenciones y exenciones de tasas “injustificadas” a entidades y organismos no municipales; y reestructurar las tasas que regulan el uso del espacio público (terrazas, vados, cajeros, etcétera) con “baremos progresivos en función del tipo e intensidad de uso”.
  • “Reinstaurar” la tributación asociada a la actividad económica de las grandes empresas, “activando el IAE”; y exigir al Estado la competencia sobre los impuestos a las empresas de telecomunicaciones, eléctricas, etcétera.
  • Crear un banco público municipal-regional “que sirva como herramienta de financiación de proyectos sociales, empresas y cooperativa”.
  • Imponer tasas que penalicen la acumulación de viviendas con fines especulativos en manos de grandes empresas, inmobiliarias y entidades financieras.
  • Frenar todo tipo de venta de patrimonio público.
  • Reducir y limitar los cargos de asesores y puestos de libre designación.
  • Crear un observatorio ciudadano de la corrupción.
  • Asegurar que los agentes de policía estén identificados de forma visible y que faciliten su identificación ante el requerimiento ciudadano.
  • Poner todos los medios y recursos municipales para la paralización de desahucios y desalojos forzosos de primera vivienda (de hipoteca, alquiler o derribo).
  • Incentivar la puesta en uso de viviendas permanentemente desocupadas de la Sareb.
  • Poner en marcha la agencia municipal del alquiler para facilitar el alquiler de viviendas vacías o en venta.
  • Crear una red municipal de puntos de acceso a Internet.
  • Integrar la educación infantil como una etapa educativa gratuita; remunicipalizar las escuelas privatizadas; e introducir desayunos escolares comunitarios gratuitos para las personas que lo necesiten.
  • Revisar las concesiones de las instalaciones deportivas municipales a empresas,  revertirlas y cederlas a entidades arraigadas en cada distrito.
  • Ampliar el horario de apertura de las instalaciones municipales educativas, deportivas y culturales.
  • Crear una Concejalía de Cultura y otra de Equidad de género.
  • Retirar el Plan General de Ordenación Urbanística elaborado por el PP y paralizar las operaciones urbanísticas “especulativas de expolio de suelo y patrimonio público”. La Operación Calderón y la construcción del centro comercial Madrid Río 2 serán “auditadas”, al igual que la Operación Canalejas, el derribo parcial del edificio España y las obras del paseo de la Dirección.
  • Aplicar la Ley de Memoria Histórica respecto a la simbología y la nomenclatura que aún se mantienen en Madrid.
  • Mejorar la red de medidores de la contaminación y cerrar un pacto ciudadano por la gestión del aire.
  • Crear un observatorio del agua y realizar una auditoria ciudadana de su gestión por parte del Canal de Isabel II.
  • Reestructurar las líneas y tarifas del transporte público, e incluir sistemas de autobuses de alta capacidad en ejes principales que carezcan de metro.
  • Ampliar las zonas de velocidad limitada a 30 kilómetros por hora, “revisar” el Servicio de Estacionamiento Regulado y ampliar el actual sistema de prioridad residencial y peatonal.
  • Convertir la antigua fábrica de Clesa en un polo cultural a modo de Matadero del Norte y promover el uso de los terrenos de la cárcel de Carabanchel para fines sociales.

La suma de Ganemos y Podemos

Ahora Madrid es un “partido instrumental” (sólo existe en principio para estas elecciones) creado para integrar a Ganemos y Podemos. Ganemos, cuyo germen fue hace un año una docena de personas “emocionadas” con la movilización social del 15 de mayo de 2011, se presentó como plataforma electoral en noviembre para “recuperar la política y ponerla al servicio de la gente”. Logró entonces 30.000 firmas de ciudadanos y el respaldo implícito o explícito de asociaciones como Ecologistas en Acción, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, la Federación de Asociaciones de Vecinos, las mareas blanca y verde por la sanidad y la educación públicas, etcétera. A finales de enero, cerró un acuerdo para presentarse a los comicios junto a Podemos, cuyo secretario general, Pablo Iglesias, había optado en otoño por “no arriesgar el prestigio” de su partido en las elecciones municipales y limitarse así a concurrir en coaliciones como ésta.

Carmena se colocó al frente de Ahora Madrid el pasado 30 de marzo, tras ganar unas elecciones primarias en las que participaron 15.319 personas. Pero ya entonces lideraba una candidatura común dentro de esa formación, con integrantes clave de Ganemos (Guillermo Zapata) y Equo (Inés Sabanés), y con Mauricio Valiente y Jorge García Castaño, que habían dejado poco antes Izquierda Unida (Valiente incluso fue elegido candidato de esa formación en las primarias de noviembre; tuvo que ser sustituido a última hora por la concejal Raquel López).

Más información