Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Proyectos académicos y ajustes de cuentas

El autor sostiene que en la Universidad Complutense no ha habido en los últimos cuatro años "política universitaria", ni académica, sino solo "un ajuste de cuentas"

Leo con sorpresa el artículo publicado por el pasado sábado en su diario por el todavía rector de la Universidad Complutense José Carrillo en el que se argumenta la importancia de la política frente a algún candidato a rector que presenta solo un proyecto académico.

Como seguramente muchos lectores saben, el miércoles próximo se celebrará la segunda vuelta de las elecciones al rectorado en las que ya solo dos candidatos, José Carrillo, actual rector, y yo mismo nos disputaremos la confianza del electorado, tras los resultados de la primera, en los que la comunidad universitaria se pronunció a favor del proyecto que yo lidero con una diferencia superior a nueve puntos. Habida cuenta de que el profesor Carrillo no parece referirse a sí mismo, y de que efectivamente nuestro proyecto se define como académico, deduzco que nuestro rector y candidato debe referirse a mí en su argumentación.

"Carrillo confunde aquello que critica con lo que inicialmente parece querer defender"

Pero me sorprende el contenido porque creo que confunde aquello que critica con lo que inicialmente parece querer defender. Precisamente la percepción de la comunidad universitaria en estos cuatro años es que no ha existido una política universitaria. No ha habido política académica, ni de actuación con los estudiantes, ni de captación de recursos. Ha habido exactamente lo que el artículo enuncia: un ajuste de cuentas.

El profesor Carrillo intenta descalificar lo que había cuatro años atrás, errando el tiro, porque lo que la comunidad universitaria va a valorar en estas elecciones es esencialmente la gestión de estos cuatros años, es decir, su gestión, y está cansada, entre otras cosas, de que se saque fuera del ámbito de la universidad lo que debe ser un debate universitario.

En cualquier caso, hace cuatro años claro que había un plan de jubilación de profesores (que fue negociado con la Junta de Personal y aprobado por unanimidad en el Consejo de Gobierno de la universidad como corresponde a falta de normativa de ámbito superior, según reconoce el Tribunal de Cuentas). Precisamente porque había una política académica de profesorado de la que dicho plan formaba parte para abordar el problema de la elevada edad media de los profesores y la incorporación de jóvenes profesores en la figura de Profesor Ayudante Doctor, sin aumentar la plantilla. Plan de jubilación que, por cierto, existió en la mayoría de las universidades públicas españolas y cuya recuperación lleva ahora, curiosamente, José Carrillo en su programa.

"No es propio de un rector lanzar acusaciones falsas que además parecen arrojar dudas sobre la honorabilidad de las personas"

Al igual que formaba parte de la política académica la definición de una carrera docente y de promoción a través de las sucesivas figuras de profesorado. O la transformación de los contratos administrativos en contratos laborales en aplicación de la LOU. O la aplicación en la UCM del convenio colectivo del profesorado laboral respetando las mejores condiciones para estos. O la definición de un Plan de Dedicación Académica para reconocer la investigación en la dedicación del profesorado. Por no hablar de la elaboración del proyecto de Campus de Excelencia Internacional en colaboración con la Universidad Politécnica. Naturalmente que había política … académica y universitaria.

Se tilda también algunas actuaciones en 2011 de carísima campaña electoral. Y resulta sorprendente esta afirmación cuando ahora mismo todos vemos que se acaban de convocar 80 plazas de Profesor Ayudante Doctor mientras que en los años anteriores no hubo ninguna. Cuando ahora mismo, tras tres años de inactividad, están realizándose obras en la práctica totalidad de los centros con cargo a los 43 millones de euros de la sentencia interpuesta en su día por el anterior rectorado y cuya ejecución casualmente se ha demorado hasta ahora. Cuando en estos cuatro años no se ha celebrado ningún concurso de traslados para el Personal de Administración y Servicios y ahora mismo, en pleno proceso electoral, hay uno en marcha.

"No ha habido política académica, ni de actuación con los estudiantes, ni de captación de recursos"

No es propio de un rector lanzar acusaciones falsas que además parecen arrojar dudas sobre la honorabilidad de las personas. Él sabe perfectamente lo que corresponde a gastos de representación en 2011 porque es el concepto 226.01 de los presupuestos de la universidad, al igual que sabe que la cantidad actual que anuncia de 10.000 euros es también falsa. Por cierto, que creo recordar que él fue vicerrector primero del equipo rectoral anterior y nunca le escuché decir nada al respecto.

Tengo el honor de representar un proyecto académico e institucional que hemos denominado +COMPLUTENSE, que encierra muchísima política académica y que ha sido elaborado participativamente a partir de las más de 1400 propuestas recibidas de la comunidad universitaria. La grandeza de la democracia es que la comunidad decide según su criterio y no el de los candidatos. Escucharemos de nuevo su voz en unos días y acataremos, con dignidad, como corresponde, su veredicto.

Carlos Andradas es candidato a rector de la Universidad Complutense de Madrid