Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CSIC hace una remodelación total del Palacio de Doñana sin licencia

Almonte abre expediente al ente del Gobierno tras siete meses de trabajos

Ampliar foto
Palacio de Doñana en obras en una imagen tomada el pasado mes.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), adscrito al Ministerio de Economía y Competitividad y que se define como la mayor institución pública dedicada a la investigación en España y la tercera de Europa, lleva desde octubre del pasado año realizando obras sin licencia en el Palacio de Doñana, un edificio del siglo XVI con la máxima protección, sede de la Reserva Biológica del Parque Nacional (Patrimonio Mundial) y por la que han pasado presidentes y numerosos jefes de Estado. Las obras están presupuestadas en siete millones de euros y están financiadas por el Ministerio de Economía y los Fondos Feder de la UE El Ayuntamiento de Almonte (Huelva), municipio al que pertenece esta zona de Doñana, gobernado por el PP, ha reconocido que carecen de permiso y ha comenzado ahora a abrir un expediente ahora, siete meses después. El máximo responsable de la Estación Biológica, Juan José Negro afirmó que “se está intentando arreglarlo”.

Remodelación

Las obras suponen la remodelación total del edificio, que tiene reconocidos en el ordenamiento urbano de Almonte (Huelva) usos de “residencia de investigadores e invitados institucionales”. El proyecto es convertirlo en un centro tecnológico.

Los trabajos comenzaron en octubre del pasado año y la solicitud de licencia tiene fecha de 25 de febrero de 2015.

El presupuesto de los trabajos, contratados con Condisa, según la solicitud de permiso, es de siete millones de euros que financian el Gobierno central y la UE a través de fondos Feder.

El Ayuntamiento aún no ha concedido el permiso y ha observado anomalías que lo impiden por ahora.

El inmueble tiene grado de protección uno, que permite solo obras de conservación y mantenimiento.

El concejal del PSOE José Villa dio la voz de alerta ante el volumen que adquirían los trabajos y la “dejación” del Ayuntamiento. “Conocen las obras y no las paran. El gobierno municipal no ha hecho nada y, encima, la irregularidad es de una institución del Ministerio”, lamentó Villa, quien alertó de la “falta de transparencia” de las administraciones gobernadas por el PP, que le han denegado de forma sistemática información sobre las obras.

Fuentes municipales confirmaron que la remodelación carece del permiso, aunque se solicitó el día 25 de febrero, cinco meses después del comienzo de los trabajos. Sin embargo, la documentación presentada contiene irregularidades que impiden conceder la licencia. De hecho, el municipio va a empezar ahora a abrir un expediente contra los promotores y la semana que viene tienen prevista una visita a las obras.

La licencia de obras se solicitó a nombre del CSIC y se adjuntó la adjudicación definitiva de los trabajos y el contrato de los mismos con Condisa.

El edificio es un cortijo andaluz de más de 400 años que fue durante generaciones pabellón de caza de las familias reales y de la aristocracia. Su protección es máxima, de grado uno, lo que impide realizar cualquier trabajo que no sea de mantenimiento.

Negro afirmó que los permisos son responsabilidad de la contrata y que se pagó incluso la tasa correspondiente. Pero el pago no implica la concesión del permiso definitivo de los trabajos.

El responsable de la reserva apuntó que las obras de Patrimonio del Estado están exoneradas, pero se pidió el permiso por “deferencia”. Técnicos de bienes culturales negaron esta circunstancia y afirmaron que en todos los bienes catalogados la licencia es necesaria, así como los permisos de las comisiones de Patrimonio.

Las obras, que cuentan con un presupuesto de siete millones de fondos públicos, suponen una remodelación completa del edificio para convertir las instalaciones de esta sede Científico Tecnológica Singular (ICTS) del CSIC en un centro de alta tecnología “para la protección, gestión y uso sostenible de la biodiversidad”, según el proyecto de la institución.

El edificio que está siendo remodelado se encuentra incluido en el catálogo de bienes y espacios protegidos y en el expediente consta que el estado de conservación es “bueno”. El inmueble está incluido en los planes de ordenación del territorio del ámbito de Doñana desde 2004 y en el rector de uso y gestión del parque de 1991. Su grado de protección, según el documento que consta en el PGOU de Almonte solo permite “obras de conservación y mantenimiento”.

De González y Gorbachov a centro tecnológico

Palacio de Doñana en obras en una imagen tomada el pasado mes.

Los vestigios más antiguos del edificio que remodela el CSIC pertenecen a un torreón que controlaba el paso entre Moguer (Huelva) y Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

Desde 1957, fue sede de las primeras expediciones científicas auspiciadas por José Antonio Valverde, ornitólogos europeos y los entonces propietarios, la familia bodeguera jerezana González Gordon.

Felipe González, cuando era presidente del Gobierno, pasó sus vacaciones de verano en este edificio, por el que pasaron también Mijail Gorbachov, François Mitterrand o Helmut Kohl. Es un uso que prevé el Plan General de Ordenamiento de Almonte (Huelva).

“Estamos montando una infraestructura de última generación para dar cobijo a la necesidad de mucha computación al mismo tiempo y adaptando este edificio, que tiene muchísimos años, a esa necesidad”, afirmó la vicedirectora técnica de la Estación Biológica de Doñana, Guyonne Janss, a la agencia Efe cuando presentó las obras el pasado mes de abril.

Las instalaciones contarán con centenares de sensores o equipos de seguimiento de especies desplegados por Doñana que podrán ser transmitidos al instante a través de un centro de proceso de datos con capacidad de un millón de gigabites.

La Reserva Biológica de Doñana está situada a 89 Km de la sede central de Sevilla. Se encuentra dentro del Parque Nacional de Doñana y consta de dos fincas. La Reserva Biológica de Doñana propiamente dicha, con 6.794 hectáreas, que pertenece y es gestionada por el CSIC y la Reserva Biológica del Guadiamar.