Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas y CiU se defienden del ‘caso Innova’ desafiando a la oposición

El presidente catalán recuerda que el consorcio lo creó el tripartito de la izquierda

Artur Mas, ayer en el Parlament.
Artur Mas, ayer en el Parlament.

En el caso Innova la mejor defensa también es pasar al ataque. Esto ha pensado Convergència i Unió tras la detención de la primera teniente de alcalde de Reus, Teresa Gomis, en la operación policial llevada a cabo esta semana en los Ayuntamientos de Reus, Cambrils y Amposta, todos gobernados por CiU. El argumento de los nacionalistas catalanes es que CiU está pagando los platos rotos de un caso de presunta corrupción que ha combatido y que es producto de los años de gobierno del tripartito de la izquierda en Reus. Por este motivo, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, defendió ayer la celebración de un pleno monográfico sobre sanidad en el Parlament que habían pedido Iniciativa, el PSC, la CUP y Ciutadans. Mas abogó porque este debate incluya una parte específica para hablar del caso Innova. “Tenemos muchas ganas de ello”, dijo con tono desafiante en respuesta a Joan Herrera.

Los grupos del PSC, PPC, ICV-EUiA y CUP dedicaron parte de sus preguntas en la sesión de control al presidente catalán al caso Innova. En respuesta a estos grupos, Mas retó a la oposición: “Hagamos el pleno extraordinario y dediquemos un rato a este caso concreto. El Govern no tiene nada que esconder. Y todo el mundo dará las explicaciones que deba dar. Hablemos a fondo, no tenemos ningún problema”, señaló el presidente catalán.

Mas recordó a Herrera que Innova y la empresa Sagessa fueron impulsadas por gobiernos de los que ICV-EUiA formaba parte, y que el actual Ejecutivo catalán está “intentando arreglar” las “chapuzas” que había, que eran “muy grandes”.

El pleno monográfico sobre Sanidad lo solicitaron el pasado 9 de abril Iniciativa, PSC, Ciutadans y la CUP tras conocerse la disposición del Gobierno a mantener el proyecto para crear el Consorcio Sanitario de Lleida, que estos partidos ven como una fórmula para privatizar la sanidad. Estos grupos quieren que este debate ponga en evidencia el interés de CiU de llevar adelante un proyecto que cuenta con una fuerte oposición en el territorio y que amenaza con minar las expectativas electorales de la federación en toda la provincia de Lleida.

Mas dejó claro que no permitirá que el consorcio sanitario de Lleida monopolice todo el debate. Por su parte, Iceta abogó por la “máxima transparencia y mejor control” y que, por lo tanto, se impulse “lo que haga falta”, mientras que el líder de ERC, Oriol Junqueras, pidió que el pleno concluya con “mayorías muy sólidas y muy amplias en defensa de la transparencia y el control”.

Pero Mas sugirió en respuesta a Junqueras que en dicho pleno “se deberá hacer una valoración de los consorcios que se han creado en los últimos años y en algunos de ellos ustedes (ERC) estaban”. “Lo que no podemos entender —reiteró—- es que en otras épocas los consorcios fueran buenos y, cuando gobernamos nosotros, sean malos”, insistió Mas.

El portavoz de CiU en el Parlament, Jordi Turull, apoyó la idea de Mas e intentó desmontar las críticas de Iniciativa a la comisión de investigación sobre Sanidad que el Parlamento celebró en 2013 y que acabó con unas conclusiones votadas solo por CiU y PSC. “No puede ser que cuando una conclusión se aprueba con sus votos sea verdad divina y si no es con sus votos sea una cacicada”, dijo Turull al ecosocialista Joan Herrera. La mesa del Parlament tendrá que decidir ahora el calendario del pleno extraordinario, pero no será hasta después de las elecciones municipales del 24 de mayo.

Más información