Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Terremoto editorial

En Madrid se editan más títulos que en Barcelona. La capital no solo ha tomado el relevo en edición, sino que varias editoriales jóvenes madrileñas lideran un cambio global

Día del libro 2015 Ampliar foto
Interior de la librería Cervantes y compañía.

Dentro de la librería Cervantes y Compañía hay de todo. Como si fuera un antiguo almacén de barrio, en este recién abierto local de la calle Pez se agolpan sobre las estanterías títulos de todas formas, gustos y colores. Pero hay unos pocos que conforman la sección gourmet, en la que los libreros aconsejan La muerte de la bienamada, de Marc Bernard; El color de la justicia, de Michelle Alexander; London Calling, de Juan Pedro Aparicio... Volúmenes que tienen algo en común: Todos provienen de sellos independientes, nacidos en Madrid.

En España, el motor de las letras ha sido tradicionalmente catalán: Tusquets, Lumen o Anagrama insuflaron, en el tardofranquismo, modernidad a un sector anquilosado por la censura. Pero el mapa está cambiando. Desde 2001, Madrid es la región que más títulos produce (18.195 en 2013, 2.000 más que Cataluña) y una nueva generación de editores releva a la anterior. La Noche de los Libros, el 23 de abril, cumple 10 años celebrando este dulce momento de las letras con 600 actividades que atraerán a más de 100.000 asistentes.

Nórdica (2006), Impedimenta (2007), Errata Naturae (2008), Capitán Swing (2009), Gallo Nero (2010) o Nevsky (2009) son algunos de los que integran esta nueva oleada de editores. Reivindican otra forma de trabajar: sin deudas, sin ansias de crecimiento y en equipo. No reniegan de sus predecesores; abogan por la renovación. “Alfaguara y Alianza han sido estandarte de la edición cultural, más que de la comercial. Dejaron de serlo y las releva gente que tenemos la necesidad de continuar ese camino”, dice Enrique Redel, de Impedimenta.

Y hoy se celebra el Record Store Day

Si hay una industria que se asemeja a la del libro es la del disco. Y si la semana que viene se celebra La Noche de los Libros, hoy es el Record Store Day (RSD), el día de las tiendas de discos.

El RSD se empezó a celebrar en 2007 en Estados Unidos como un intento de potenciar la compra de discos. Para ello, los sellos presentaban lanzamientos especiales que solo se vendían ese día y solo en las tiendas que se sumaban a la iniciativa.

En 2011 la iniciativa llegaba a España. En esta edición participan un total de 12 tiendas de la Comunidad. El listado completo puede encontrarse en recordstoreday.es

Además de la venta de discos editados para esta edición, las tiendas participantes programan una serie de conciertos y actuaciones en directo.

El RSD se ha convertido en un proyecto polémico. Sobre todo por la ingente cantidad de lanzamientos que se producen. Este año son 592, muchos de los cuales tienen un valor artístico cuestionable.

La tecnología ha sido clave en esta emergencia editorial. Comenzaron con un portátil, una idea y un pequeño capital. En muchos casos la oficina está en casa, y su plantilla oscila entre uno y cinco trabajadores. “Antes, los costes eran mayores, solo podía editar gente con capacidad económica y era más fácil de encontrar en Barcelona por su tradición burguesa”, cuenta Diego Moreno, de Nórdica. Se ha roto aquel chiste (o maldición) de Constantino Bértolo: “Para ser editor lo mejor es ser catalán y rico”.

Este proceso de democratización permitía, en teoría, crear más allá de los grandes centros de producción: un sello en Aragón ( Xordica) o Galicia (Kalandraka). Sin embargo, algunas casas nacidas fuera del eje Madrid-Barcelona se han visto atraídas al centro. Periférica nació en Cáceres, pero en 2010 abrió oficina en la capital. Ahí trabaja Paca Flores, la mitad del equipo. La otra mitad, Julián Rodríguez, habla desde “la soledad del editor” en Extremadura: “Económicamente, tenía más sentido hacer parte del trabajo desde allí”.

El otro gran motivo para elegir Madrid es precisamente esa red de nuevos editores que se ha transformado en un gran equipo de trabajo. El ejemplo más claro es Contexto, que esconde cinco sellos: Nórdica, Impedimenta, Periférica y Sexto Piso, con sede en Madrid, y Libros del Asteroide, desde Barcelona. “No venimos de un entorno empresarial normal, sino del mundo de los fanzines [publicaciones underground de pequeña tirada]. Estamos acostumbrados al trabajo colaborativo”, explica Enrique Redel. Su apuesta dio resultado: en 2008, el proyecto ganó el Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural del Ministerio, “por su irrupción innovadora” en el sector.

Juan Casamayor ha visto evolucionar esta explosión silenciosa. Su sello, Páginas de Espuma, especializado en relato, surgió a finales de los noventa, con la anterior oleada de editoriales, como Lengua de Trapo o Acantilado. “Han sabido unirse, identificar una visión de negocio. Algo que nosotros no hicimos”, admite. Alaba su labor, pero también hace una crítica: “Se están centrando en recuperar clásicos y en traducir, pero están en deuda con los escritores españoles”. De las nombradas, solo Periférica —en la colección Largo Recorrido— publica regularmente autores contemporáneos en español.

Casamayor reconoce la voluntad de recuperar a autores inéditos en el país (Nórdica incluyó a Tomas Tranströmer en su catálogo antes de que recibiera el Nobel) y de realizar traducciones de calidad (Nevsky las hace del lenguaje original, cuando en España la literatura rusa se ha tomado tradicionalmente desde el francés). Pero también ve un motivo comercial: “Para sacar las cuentas adelante; se venden mejor, e incluso son exportables”.

Los números de Nórdica cuadraron gracias al álbum ilustrado. Diego Moreno, su fundador, quería dedicarse a la literatura escandinava, pero intuía que no iba a ser rentable. Desde el segundo título apostó por la ilustración y al segundo año ya tuvo beneficios. Periférica comenzó lanzando “clásicos modernos”, que incluían a Galdós o Balzac. Gallo Nero se apoya en nombres como Pasolini o Robert Crump. Capitán Swing ha publicado a Kirk Douglas, y Errata Naturae es conocida por sus libros sobre series.

Lejos de ser una concesión, sus responsables lo ven como un triunfo: “En pocos años hemos conseguido lo que muchas editoriales en veinte, pero creo que tiene que ver con las tecnologías”, incide Redel. “Es más fácil hacer un libro y también es más fácil comunicarlo”. “Queremos crecer, pero no más de lo que podríamos abarcar como lectores”, asegura Julián Rodríguez, de Impedimenta. Gallo Nero, con la italiana Donatella Ianuzzi como pilar, publica unos 10 nuevos números al año. Quizás por eso Cataluña edita más títulos de literatura, historia y crítica que Madrid: en 2013, 7.431 frente a 4.529.

Ninguno parece preocupado por el futuro. Han crecido dentro de la crisis y sus ventas se han visto afectadas (cayeron más de un 10% en 2013 con respecto a 2012, según la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros). Pero menos que las de las grandes, asegura Casamayor. Una galaxia de librerías culturales, lectores y medios los apoyan y las cuentas están saneadas. Pero hay un miedo: Haber vivido demasiado deprisa. “Si las editoriales tienen ciclos de vida de 40 años, quizás el nuestro lo estamos quemando más rápido”, teme Redel. El veterano Casamayor les concede una victoria, pase lo que pase: “Dentro de 20 años podremos decir que esta oleada ha conseguido enriquecer las bibliotecas de los lectores”.

Una semana de 700 páginas

“Un salón de lectura al aire libre”. En eso pretende convertirse Madrid el próximo 23 de abril, durante la décima Noche de los Libros, organizada por la Comunidad para conmemorar el Día Internacional del Libro. Mientras, el distrito de Vallecas se adelanta a la fiesta con su Calle del Libro, que desde el jueves y hasta el 30 de abril organiza talleres, conferencias y exposiciones literarias.

Bajo las nubes. La plaza frente al Museo Reina Sofía hará las veces de biblioteca al aire libre, con espacios para leer, comprar y escuchar música (de 11.00 a 22.00). La yincana Caso Getafe Negro recorrerá Madrid siguiendo las pistas de la novela negra (inscripción y salida en El Corte Inglés de Preciados, 19.30).

Más allá de las letras. La literatura extiende sus tentáculos hasta la música. En este caso la copla (con una conferencia de Martirio, Alcalá, 21, 22.30) y las series (charla entre Rodrigo Fresán, Agustín Fernández Mallo y Manuel Vilas, Alcalá, 31, 19.45).

Todo es política. Arcadi Espada, Félix Ovejero y Andrés Trapiello hablan sobre escribir en castellano viviendo en Cataluña (Alcalá, 31, 21.00). Manuela Carmena, candidata de Ahora Madrid, estará en la Biblioteca Luis Rosales (18.30) y Clara Janés hablará del papel de la mujer en la literatura (Librería Mujeres, 19.00).

Cara a cara. A lo largo del día, el público podrá conversar con autores como Hanif Kureishi, Belén Gopegui, Manuel Vicent, Andrés Trapiello, Luis Alberto de Cuenca, Ray Loriga o Javier Gomá.

Platero vallecano. El barrio acoge la exposición Aquel chopo de luz, cedida por la Fundación Zenobia - Juan Ramón Jiménez (Centro Cultural Paco Rabal, hasta el 30 de abril), y organiza lecturas y talleres en torno al Premio Nobel. Es parte de la XVI edición de Vallecas Calle del Libro.