Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fiscalía denuncia por presunta estafa a una sociedad vinculada a los Cotino

Bancaja concedió al menos 35 millones a la sociedad Share Capital, vinculada a la familia del expresidente de las Cortes Valencianas, para adquirir viviendas en países de Europa del Este

El empresario Vicente Cotino, sobrino del expresidente de las Cortes Valencianas, acompañado de su abogado en una de sus visitas al TSJ en 2012.

La Fiscalía Provincial de Valencia ha denunciado una presunta estafa y apropiación indebida en créditos de unos 35 millones que la extinta Bancaja otorgó a la sociedad Share Capital, vinculada a la familia de Juan Cotino, expresidente de las Cortes Valencianas y ex director general de la Policía.

Uno de los cuatro destinatarios de la denuncia es su sobrino, el empresario Vicente Cotino, que está imputado por el Tribunal de Justicia de la Comunidad Valenciana en la financiación irregular del PP, dentro del caso Gürtel. Aunque la investigación de la Fiscalía apuntó en un primer momento hacia delitos fiscales, la denuncia presentada por Fiscalía en el juzgado es estafa y apropiación indebida.

En septiembre de 2013 el secretario del Consejo de Administración de Bankia y su matriz, el Banco Financiero de Ahorros (BFA), Miguel Crespo, desveló ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu que el banco había informado a Fiscalía de 15 operaciones sospechosas, principalmente créditos irregulares concedidos por Bankia a empresas de la familia de Cotino. Crespo indicó entonces que las operaciones se remontaban a actividades de las antiguas cajas de ahorro, entre ellas Bancaja. La entidad concedió al menos 35 millones a Share Capital, participada por dos empresas de los Cotino, para la adquisición de viviendas en países de Europa del Este.

La sociedad Share Capital, SL, se constituyó en diciembre de 2006 y entre sus accionistas figura Bankia Habitat. Aparte de la adquisición y promoción de viviendas, la sociedad impulsó la construcción del circuito que tenía que albergar el Gran Premio de Motociclismo de Hungría con la participación del ex campeón del mundo de Motociclismo Jorge Martínez Aspar, como presidente de Worldwide Circuit Management, una firma compartida con Sedesa, la empresa matriz de los Cotino. El proyecto, que la Administración húngara llegó a considerar demasiado arriesgado, fue paralizado.

Sedesa se ha dedicado a la obra pública, trabajando entre otros proyectos en la ampliación del puerto de Valencia, la construcción de parte de la Ciudad de las Artes y las Ciencias y los accesos a Terra Mítica. El grupo ha edificado viviendas, ejecutado depuradoras y gestionado residencias para la tercera edad.

Las sospechas sobre las relaciones de la empresa que preside Vicente Cotino con Bancaja ya fueron advertidas en el último informe del Banco de España sobre la entidad, en 2010. El él se alertaba de los riesgos o pérdidas que entrañaban para Bancaja diversas operaciones hechas con las empresas de los Cotino. Cisa, firma instrumental de Bancaja, adquirió activos del Sedesa por 97,7 millones, canceló deudas por 63,6, y realizó pagos por parte del grupo por 29,6 millones y le entregó otros 4,5 en efectivo. Según el Banco de España, los fondos adquiridos presentaban un deterioro de 7,3 millones en la entidad y un déficit, según la inspección de otros 17,8.

Vicente Cotino está pendiente, asimismo, de sentarse en el banquillo junto al expresidente de la Generalitat y de Bancaja, José Luis Olivas, acusado de delito fiscal y de falsedad documental, en un procedimiento abierto por un extraño pago de 500.000 euros que el presidente de Sedesa realizó a una sociedad propiedad de Olivas cuando este dirigía uno de los principales grupos financieros españoles. La fiscal solicita para ambos una pena de tres años de cárcel.